viernes, 26 de mayo de 2017

Los hombres mojados no temen la lluvia de Juan Madrid

Los hombres mojados no temen la lluvia
Juan Madrid
Alianza, 2014
Liberto Ruano, abogado mujeriego y perdidamente romántico, socio del bufete Feiman & Ruano se mueve con igual soltura por juzgados y bajos fondos. Todo va a cambiar cuando se ve envuelto en el asesinato de una prostituta, amenazada a causa de un DVD comprometedor, distraído a un magnate de turbios negocios. Para aclarar el caso y escapar a las sospechas, Liberto sólo cuenta con la ayuda de su informante, Aurelio Pescador, un hombre extraño de no muy claro pasado, y Andrés Feiman, un exiliado argentino de exquisita cultura, socio del bufete. Pero nada, ni nadie es lo que parece. ¿Qué contiene en realidad el DVD? ¿Qué tiene que ver la ´ndrangheta, la misteriosa organización mafiosa calabresa, con los grandes banqueros, fuera de toda sospecha? En "Los hombres mojados no temen la lluvia", Juan Madrid alcanza su cima literaria gracias a sus certeros y brillantes diálogos, a una prosa medida y eficiente, tramas con giros inesperados y personajes inolvidables, como el abogado Liberto Ruano, enfrentado a su pasado y a los tentáculos inmisericordes de las altas finanzas, aliadas de las mafias que operan en el mundo de los negocios. Esta novela cuenta lo que ocurre en estos momentos: la corrupción y el engaño de las grandes fortunas, amasadas gracias a la doble verdad, la doble moral y la doble contabilidad.
Los hombres mojados no temen la lluvia es una lectura vertiginosa, que apenas da tiempo para respirar. La acción es continua, sin apenas descanso, siempre avanzando. Un libro que empiezas y que cuesta trabajo soltar. Sin apenas descripciones, conocemos los personajes a través de sus diálogos. Y se agradece también que el autor no alargue la historia innecesariamente. El resultado es una novela, diría que breve, comparado con los tochos que hay hoy día. Tiene las páginas justas para contar esta historia, ni más ni menos.

Una historia que tiene como protagonista a Liberto Ruano, un abogado que tiene un serio problema con las mujeres. Y es que le gustan, se enamora de ellas. Y en esta ocasión se enamora de una mujer casada. Pese a los consejos de su compañero de bufete, él está empeñado en continuar con su relación. Y aunque Liberto es el absoluto protagonista de la novela, el autor tampoco descuida al resto de personajes. Personajes de distintas clases sociales, banqueros, políticos, empresarios, escritores, prostitutas, drogadictos... Todo un reflejo de la sociedad en la que estamos viviendo. Personajes de los que se sirve para realizar una certera crítica a este mundo en el que vivimos, en el que la corrupción campa a sus anchas y la justicia prefiere mirar hacia otro lado.

Brillantes son los diálogos, que se suceden sin parar, haciendo que la lectura sea rápida y fácil. Y brillante también es la ambientación. Juan Madrid logra trasladarnos a Madrid. El bufete del protagonista está en plena Gran Vía y, junto al abogado, recorremos esta calle y sus alrededores, sus plazas, sus bares...  

Sólo el final me ha decepcionado un poquito. Me ha resultado un tanto forzado y rebuscado. Bien explicado, eso sí. No deja ningún fleco suelto. Todo está perfectamente atado y no deja nada al azar. 

En definitiva, un libro que he disfrutado mucho y que, pese a ese pequeño pero, me deja con ganas de repetir con este gran autor. 

miércoles, 24 de mayo de 2017

El halcón maltés de Dashiell Hammet

El halcón maltés 
Dashiell Hammet
Trad: Fernando Calleja
Alianza, 2014
La audaz mezcla de realismo descarnado y de sentimientos románticos característica de Dashiell Hammett (1894-1961) alcanza en "El halcón maltés" (1930) su mejor expresión. Una estatuilla con figura de halcón que los caballeros de la Orden de Malta regalaron al emperador Carlos V en 1530 ha sido objeto, durante más de cuatro siglos, de robos y extravíos. Cuando tras mil peripecias llega a la ciudad de San Francisco, un grupo de delincuentes trata de apoderarse de ella, lo que da lugar a conflictos, asesinatos y pasiones exacerbadas. A ello contribuye el detective Sam Spade empleando sin escrúpulos la violencia más cruda y propiciando la creación de situaciones arriesgadas e imprevisibles, aunque siempre esclarecedoras. Basada en esta obra, John Huston realizó en 1941 una magistral película protagonizada por Humphrey Bogart, Mary Astor y Peter Lorre.

“Samuel Spade tenía una mandíbula larga y huesuda, con la barbilla en forma de V, debajo de otra V, la de la boca, esta más flexible. Las aletas de la nariz retrocedían ligeramente formando, a su vez, otra V más pequeña. Los ojos, de un gris pálido, eran horizontales. El motivo V lo retomaban unas cejas tirando a pobladas que nacían de dos surcos idénticos sobre la nariz ganchuda, y el cabello castaño muy claro partía de unas sienes altas y achatadas para terminar en punta sobre la frente. Tenía un simpático aspecto de Satanás rubio.”
Esta es la descripción que el autor da de Sam Spade. Todo parecido con Humphrey Bogart es pura coincidencia... Pero, ¿puede leer alguien esta novela sin tener su imagen en la cabeza? Porque yo no... 

Si la película hace años ya que la ví, con el libro aún no me había atrevido. Y ha sido ahora, cuando tengo ya un vago recuerdo de la peli, cuando me he animado. Y sí, puedo afirmar que esta novela es un clásico. Un clásico con mayúsculas. Aunque como siempre me sucede con este tipo de novelas, me cuesta entrar... Para luego costarme salir, despedirme de sus personajes, despedirme de sus historias. 

No se anda con rodeos el autor y ya en la primera página empieza la acción. Para qué esperar más. Una bella joven acude a la agencia de detectives que Spade tiene con su compañero, Archer. Y les cuenta una extraña historia sobre su hermana pequeña, una historia que no tiene mucho sentido. Pero como va a pagar bastante bien, la pareja de detectives no duda en aceptar el caso. Y en esta investigación, Archer perderá la vida.  Spade será uno de los principales sospechosos, ya que sus relaciones no eran buenas. Sobre todo porque Spade mantenía cierto idilio con la esposa de Archer. Así que Spade tendrá ahora más razones para seguir con la investigación. Porque tendrá que demostrar su inocencia. Y porque tendrá que descubrir la verdad que hay tras todas las mentiras de esa guapa pero extraña joven. 

Hammet toma todos los buenos elementos de la novela negra y los combina a la perfección. Sam Spade es un personaje descrito con mucho mimo. Un personaje al que conocemos sobre todo por sus diálogos, brillantes, concisos, cínicos... Unos diálogos que no tienen desperdicio. Y en que se nos muestra un personaje amargado, inteligente, astuto, desenvuelto, muy seguro de sí mismo, honesto... Aunque esa honestidad pueda ponerle en ocasiones en riesgo. Pero no le importa. Porque su palabra importa más. Porque no podría vivir en paz sabiendo que ha traicionado su forma de ser, su forma de pensar.  

No faltan los policías, que no destacan precisamente por su inteligencia. Hay que hacer brillar a Spade. También aparece la mafia, que siempre está detrás de todo. Y las mujeres, bellas, arrebatadoras, que saben manejar a los hombres sin que estos se den cuenta. Que saben mostrarse débiles, aunque no lo son. Auténticas "femme fatale". 

Con brillantes diálogos, con una historia que va enganchándote cada vez más y con un inmejorable final, El halcón maltés es un clásico que no sólo tienes que leer. Es que también se debe releer. 


 

viernes, 19 de mayo de 2017

La dalia negra de James Ellroy


La dalia negra
James Ellroy
Trad: Alberto Luis Sole Company
Zeta Bolsillo, 2009
El 15 de enero de 1947, en un solar de Los Ángeles, apareció el cadáver desnudo y seccionado en dos de una mujer joven. El médico forense determinó que la habían torturado durante días. Elizabeth Short, de 22 años, llamada la Dalia Negra, llevará a los detectives a los bajos fondos de Hollywood, para así involucrar a ciertas personas adineradas de Los Ángeles. Ambos están obsesionados por lo que fue la vida de la Dalia Negra, y, sobre todo, por capturar al individuo que la asesinó…

La dalia negra de James Ellroy no es una lectura fácil. Necesitas estar alerta en todo momento para que ningún detalle se te escape, porque todo es importante. Te das cuenta al final. Además,  es una lectura incómoda, que te llena de desazón, de pesimismo, que te asfixia, con ambientes opresivos, desagradables...

Me ha costado entrar en esta novela. En sus primeras cien páginas nos relata cómo se conocieron Bucky y Lee, dos policías que, antes de entrar en el cuerpo, fueron boxeadores. Y fue en un combate organizado para conseguir fondos para la policía donde empezó su amistad. Esta parte se me hizo un poco tediosa. Una va buscando en estas novelas acción y el crimen tarda en llegar. Pero cuando terminas la novela, toda esta introducción cobra sentido. Y te das cuenta de que en estas páginas está la clave para comprender muchas de las cosas que suceden después. 

Los Ángeles es una de las grandes protagonistas de esta novela. Pero James Ellroy no nos muestra esa ciudad de ensueño, de oportunidades que todos tenemos en la mente. La ciudad que él nos presenta es una ciudad llena de miserias, de pobreza, de crímenes, de corrupción a todos los niveles. En la propia policía, en los políticos, en los medios de comunicación... Nada se salva. Y la violencia campa a sus anchas. Y el autor la muestra tal y como sucede, sin esconder nada, sin tapujos, sin concesiones. 

Los personajes están bien retratados. Sí, llegamos a conocer a Bucky y a Lee, aunque no empaticemos con ellos. Y es que es difícil encariñarnos con ellos en ese ambiente de violencia en el que se mueven y en el que participan. Y tampoco falta ningún personaje típico de la novela negra: el magnate corrupto, la mujer fatal, el ayudante del distrito que sólo ve en el caso de la Dalia un instrumento para ascender... Porque el caso de la Dalia Negra se convierte para todos en un pretexto, en un instrumento, excepto para Lee y para Bucky.

Cuando llegas al final, cuando cierras el libro y lo dejas reposar, es cuando te das cuenta verdaderamente del valor de esta novela. El autor no ha dejado nada al azar. Todo está estudiado al milímetro. Cada personaje, cada trama, cada escena, cada giro... Nos va presentando todas las piezas para ir luego poniendo cada una en su sitio, con absoluta maestría. Y nos regala una historia que va creando adicción poco a poco, sin apenas darte cuenta. Violenta, sórdida, brutal. Imprescindible para todo amante de la novela negra.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Puerto escondido de María Oruña


Puerto escondido
María Oruña
Ediciones Destino, 2015
Oliver, un joven londinense con una peculiar situación familiar y una triste pérdida, hereda una casona colonial, Villa Marina, a pie de playa en el pueblecito costero de Suances, en Cantabria. En las obras de remodelación se descubre en el sótano el cadáver emparedado de un bebé, al que acompaña un objeto que resulta completamente anacrónico. Tras este descubrimiento comienzan a sucederse, de forma vertiginosa, diversos asesinatos en la zona (Suances, Santillana del Mar, Santander, Comillas), que, unidos a los insólitos resultados forenses de los cadáveres, ponen en jaque a la Sección de Investigación de la Guardia Civil y al propio Oliver, que inicia un denso viaje personal y una carrera a contrarreloj para descubrir al asesino.
Iba con las expectativas muy altas con esta novela, porque han sido muchas las reseñas positivas que he leído. Y aunque cumplirlas, del todo no las ha cumplido, sí que me ha resultado finalmente una lectura entretenida y fácil de leer.

María Oruña recurre al típico recurso de dividir la historia en dos líneas argumentales alejadas en el tiempo, dos líneas que van desarrollándose a la par a lo largo de la novela. Y de este modo iremos descubriendo lentamente la relación que tienen una con otra. 

En la línea que se desarrolla en la actualidad nos encontramos con Oliver, un joven inglés, hijo de madre española, que tras el fallecimiento de ésta, hereda una casa en Suances. Y en esta casa ve una oportunidad de cambiar de vida, de empezar de nuevo. Decidirá trasladarse a Cantabria y convertir la casa en un hotel. Pero las reformas tendrán que ser paradas cuando se encuentran el cadáver de un bebé. La encargada del caso es la teniente Valentina Redondo. La investigación no será fácil, ya que tras el descubrimiento de este cadáver, los asesinatos empezarán a sucederse en el pueblo. 

En la otra línea nos trasladamos a 1936. El narrador, en primera persona, a veces dirigiéndose directamente a nosotros como lectores, nos contará la vida de dos hermanas, Jana y Clara, y de su familia. Una vida que no fue fácil, porque les tocó vivir la guerra. Una vida llena de desgracias, de miserias. 

Me ha resultado curioso que en esta ocasión, aunque suela gustarme generalmente la parte desarrollada en el pasado y más si se desarrolla en la guerra civil, este no ha sido el caso. Quizás por la forma de narrar, un tanto fría, impersonal, distante... Me ha costado meterme en esta historia y me ha costado acercarme a sus personajes. Y quería, pero no. No he conseguido vivir esta historia. No he conseguido conectar con sus personajes.

En cambio, sí se ha ganado mi cariño Valentina y, sobre todo, Oliver. Aunque tengo que confesar que su exceso de simpatía y amabilidad, su afán por colaborar en la investigación, a veces, me hacían sospechar... 

Pero si por algo destaca esta novela es por su extraordinaria ambientación. Estuve en Cantabria hace unos años y leer esta novela ha sido como volver a viajar por estas tierras tan bonitas. Y volver a pasear por sus calles, por sus plazas, hablar con su gente...  

Otro aspecto positivo de esta novela es que su trama está muy bien hilvanada. Vamos siguiendo la investigación paso a paso y sacando nuestras propias conclusiones. Es de agradecer en este caso que María Oruña no se saque ningún as bajo la manga y nos proporciona en todo momento las claves para resolver el caso. Y aunque antes del final conocía ya la identidad del culpable, esto no me ha impedido disfrutar de la novela. 

Lo que me ha faltado para convertirla en una novela redonda es una mayor profundidad en los personajes. Aunque sabiendo que habrá más libros, será quizás algo premeditado por la autora, para ir conociéndolos poco a poco. Y también me ha sobrado la historia de amor. Demasiado previsible y un tanto forzada para mi gusto. 

En definitiva, una buena novela que mezcla, a la perfección, crímenes, secretos familiares y una fantástica ambientación.  Ideal para estas fechas veraniegas que se acercan.
 

domingo, 14 de mayo de 2017

El informe Müller de Antonio Manzanera


El informe Müller
Antonio Manzanera
Umbriel, 2013
En plena guerra fría, el MI6 convoca de urgencia al historiador Hugh Trevor-Roper para que, junto a Oughton, un enigmático agente de la CIA, investigue la muerte de Heinrich Müller, un agente doble y ex general de la SS. La tensión entre ambas agencias es máxima, y, más que revelar la identidad del asesino, tanto a la CIA como al MI6 les interesa más saber cuál de las dos organizaciones está más contaminada por agentes dobles y topos.
Pero las investigaciones revelan algo más: Müller era la única persona capaz de revelar la verdad sobre la muerte del jerarca nazi. Y, al parecer, no se llevó su secreto a la tumba. En algún lugar ha dejado un informe que arroja luz sobre uno de los misterios más acuciantes del siglo, además de dejar al descubierto las enmarañadas tramas de contraespionaje entre los servicios secretos.
Basada en hechos reales y respaldada por una impresionante documentación, El informe Müller es el impactante debut en la ficción de Antonio Manzanera, una novela sobre una de las grandes mentiras de la historia reciente.

No suelo leer novelas de espionaje. Y no es que me aburra... Lo admito, soy muy torpe y suelo liarme mucho con estas novelas. Entre  espías, espías dobles y espías redobles... Al final termino con la cabeza hecha un lío y no me aclaro. 

Pero este libro me atraía mucho. No sólo por las buenas reseñas que había leído de él sino por la temática que aborda. Ya sabéis que me gusta mucho leer sobre la II Guerra Mundial. Así que lo empecé, sin tener las expectativas muy altas, pero con ganas. Y me fue ganando poco a poco. De forma sencilla, sin grandes florituras, el autor va desarrollando la trama de forma fluida, sin bajar nunca el ritmo. Y vas enganchándote y metiéndote en la historia. También ayuda que, aunque hay muchos personajes, tanto ficticios como reales,  Antonio Manzanera los va presentando poco a poco y no cuesta nada diferenciarlos y ponerlos a cada uno en su sitio. Y esto para mí es muy importante, porque es lo que más me cuesta en este tipo de novelas. 

Oughton y Trevor-Roper son la pareja protagonista. Ellos son los encargados de descubrir quién asesinó a Müller y para ello, tendrán que averiguar qué sucedió exactamente el día que murió Hitler, porque ahí está la clave de todo. Así, se trasladarán a Alemania, donde interrogarán a todos los posibles testigos de la muerte de Hitler. A través de estos interrogatorios, nos trasladaremos continuamente a 1945, siempre desde la perspectiva de cada personaje. Pero, ¿cuánto de verdad y  de mentira hay en todo lo que dicen? ¿Informan o desinforman? Y sobre todos estos datos, Oughton y Trevor-Roper tendrán que trabajar y averiguar qué sucedió realmente.

Es muchísima la información que el autor nos da. Impresionante la labor de documentación realizada por Antonio Manzanera.  Y aunque tal y como lo he explicado, puede parecer que sea liosa la novela, no lo es en ningún momento. El autor sabe manejar bien toda esta información, dosificarla, combinarla hábil y claramente, haciendo de esta novela una lectura adictiva que te cuesta soltar. Llega un momento en que estás tan metida en la historia que te cuesta ya separar lo real  de la ficción. Llegas a creerte que todo sucede tal y como el autor nos lo está contando. Y quieres saber más y más...

En definitiva, una novela que he disfrutado muchísimo desde la primera hasta la última página. Si os gustan las novelas de espías, tenéis que leerla. Si os gustan las novelas ambientadas en este período, tenéis que leerla.


viernes, 12 de mayo de 2017

La última jugada de Fernando Trujillo

La última jugada
Fernando Trujillo
En Amazon

Cuatro jugadores han sido convocados a una partida de póquer nada habitual. Cuatro completos desconocidos se enfrentarán y jugarán sus bazas para ganar lo único que les une y que no pueden compartir.

Ellos han aceptado participar para tener una oportunidad, tan decisiva como peligrosa, en la que lo único importante es vencer.

Son tres hombres y una mujer muy diferentes, cada uno con su propia estrategia, vigilados por una anfitriona que es mucho más de lo que parece.

Que empiece el juego.
La última jugada es un thriller bastante adictivo y bastante corto. Se puede leer fácilmente en una sola tarde.

Empieza muy bien presentándonos a cada uno de los personajes protagonistas de la trama, viendo como la llegada de una carta cambia todo el rumbo de sus vidas. Es una invitación a una partida de poker un tanto especial. Una partida en la que arriesgan mucho. Cada uno tiene sus razones para jugarla. Y lo que les queda muy claro una vez que empieza la partida, es que ya resulta imposible abandonarla. 

Durante la partida iremos conociendo mejor a cada personaje a través de sus propias palabras: su vida, sus motivaciones, sus faltas, sus flaquezas... Pero, ¿realmente podemos confiar en ellos?  Lo que cada uno nos cuenta, ¿es verdad? 

Y si el modo que vamos conociendo a los protagonistas es todo un acierto, también es cierto que uno de los pequeños fallos de este libro es el poco desarrollo de cada uno de ellos. Falta profundidad en su desarrollo, nos quedamos con ganas de conocerles más, de saber cómo han llegado hasta allí. El autor ha optado por darle ritmo a la historia, por darle acción, vigor... Y por contar una historia potente en muy pocas páginas. Y la verdad es que la idea da para más. Se merece un mayor desarrollo de los personajes. Se merece una historia aún más elaborada. 

Y a pesar de estos "peritos" he disfrutado con esta lectura. Me ha resultado un libro entretenido, que me ha enganchado desde el primer momento.

miércoles, 10 de mayo de 2017

El psicoanalista de John Katzenbach

El psicoanalista
John Katzenbach
Trad: Laura Paredes
Ediciones B
El día de su 53 cumpleaños, el doctor Starks, un psicoanalista con una larga carrera a sus espaldas, recibe un misterioso e inquietante anónimo. Starks tendrá que emplear toda su astucia para, en quince días, averiguar quién es el autor de la misiva. De no conseguirlo, deberá elegir entre suicidarse o ser testigo de cómo, uno tras otro, sus familiares y amigos van siendo asesinados por un psicópata que promete llevar hasta el fin su venganza.
Y con este argumento, ¿cómo no engancharse a esta lectura? Tenemos que averiguar quién está detrás de esa amenazante misiva y el por qué de esa venganza. Y aunque a mediados de la novela nos imaginamos ya su identidad, esto no evita que sigamos con la lectura con las mismas ganas. Porque si al principio es saber quién lo que nos motiva a leer y leer, luego es el cambio que se produce en el protagonista, el doctor Starks lo que nos lleva a devorar el libro. Él es la absoluta estrella de este libro. La evolución que sufre es brutal. Y no quiero contar mucho para no fastidiar a futuros lectores, pero el desarrollo psicológico de este personaje es buenísimo. Pasa de ser un hombre sencillo, tranquilo, dedicado sólo al trabajo a ser una persona totalmente distinta, capaz de cosas que antes ni siquiera habría imaginado. Se convierte totalmente en otra persona.

La historia está muy bien desarrollada. Aunque tengo que admitir que a veces el ritmo decae. Tanto se recrea el autor en perfilar a su protagonista que en ocasiones la trama se ralentiza. Sí, con unas cuantas páginas menos, esta novela sería de diez. Al menos para mi gusto. 

Donde no decae es en las últimas páginas. Estas son frenéticas y cuesta soltarlas hasta llegar al final.  Un final que cierra bien toda la historia, sin dejar ningún cabo suelto. 

En definitiva, una novela que, pese a esos baches en el ritmo, cumple su cometido de entretener con creces.

viernes, 5 de mayo de 2017

Nobleza obliga de Donna Leon


Nobleza obliga
Donna Leon
Trad: Ana María de la Fuente
Seix Barral, 2004
Durante las obras de reforma de una finca abandonada en la campiña veneciana, se desentierra un cadáver parcialmente descompuesto y semidevorado por las alimañas. Cerca del lugar, se encuentra un valioso anillo de sello, pista crucial que permite identificar el macabro descubrimiento: se trata de Roberto Lorenzoni, hijo de una de las familias más poderosas de Venecia, secuestrado dos años atrás y dado por desaparecido.

Encargado de reabrir el caso, el comisario Brunetti necesitará el apoyo de la rama noble de su familia para adentrarse en el palpitante corazón de la aristocracia veneciana, donde los secretos están más que bien guardados. Una vez más, Donna Leon combina con increíble acierto la crudeza de la corrupción italiana, el encanto de sus personajes y el hechizo de la ciudad de Venecia.
Llevaba años sin encontrarme con Brunetti. Y no sé por qué, ya que siempre he disfrutado mucho de su compañía. Cuando me he reencontrado con él, me ha dado cuenta de que le echaba mucho de menos. Su paciencia, su constancia, su tenacidad, su sarcasmo, el amor por su familia, por su ciudad... Aunque no duda en criticar la corrupción de su país, las injusticias que se cometen, las desigualdades... Su cansancio ante todo esto. Sí, echaba de menos a Brunetti.

El gran mérito de Leon es que consigue crear un personaje real, cercano, sencillo. Un personaje al que no nos cuesta creernos. Como su familia, porque su mujer también tiene su encanto. Y aunque aquí no tiene tanto protagonismo como en otras novelas, lo poquito que aparece muestra su carácter, su personalidad, su inteligencia. Y lo mismo sucede con sus hijos. En cada libro la autora consigue siempre con pocos trazos ir perfilando a cada personaje. Y nos muestra a una familia normal, como la nuestra. Y por eso resulta tan fácil identificarnos con ellos, tomarles cariño. E incluso echarles de menos cuando llevamos tiempo sin leer nada de ellos. Porque no son perfectos, porque su vida no tiene nada de idílica. Porque se enfrentan a los mismos problemas que nosotros. Y porque van cumpliendo años, como nosotros.

En esta novela Brunetti tendrá que investigar la muerte de un joven que procede de una familia de la clase alta veneciana. La trama es sencilla, sin sorpresas, sin ases en la manga. Leon va avanzando en la historia sin prisas pero sin pausa. No hay escenas de acción trepidantes. No hay ritmo vertiginoso. Y aún así, nos atrapa. Porque nos gusta acompañar a Brunetti en su investigación. Nos gusta ver su reacción ante las injusticias, ante los abusos, ante la corrupción... Porque nos gusta pasear por Venecia, por sus canales, con sus barcas, sus góndolas... Aunque esta magia es interrumpida por Leon con sus constantes alusiones a la corrupción política, a la corrupción judicial... Quizás éste sea el motivo por el que la autora no quiere que sus novelas se editen en Italia. No encontraría en su país muchos amigos...

En definitiva, una novela sencilla, fácil de leer, entretenida. No está entre las mejores novelas de la serie, en mi opinión, pero si estás enamorada de Brunetti y su familia como lo estoy yo, no puedes dejarla pasar.