viernes, 29 de agosto de 2014

Claroscuros de Liliana Galvanny

Claroscuros
Liliana Galvanny
Editorial Universo, 2013

"Dentro de la oscuridad más profunda, hay una puerta entreabierta arrojando hilos de luz".

La vida es un mundo repleto de claroscuros.

Hay días marcados por el caos y la tristeza, por el dolor y el miedo, pero también hay otros que nos devuelven la sonrisa.

Los protagonistas de estos diecisiete relatos son personajes atormentados, que viven y sufren, que luchan o se rinden, pero que dejan su huella de alguna manera.

Abarcando varios géneros, Claroscuros te invita a sumergirte en sus historias y a nadar contracorriente para que no te arrastren con ellas para siempre a su mundo de luces y sombras.
Diecisiete relatos son los que encontramos en este primer libro de Liliana Galvanny. Diecisiete historias que tienen como nexo común personajes, en su mayoría femeninos, trágicos pero luchadores. Personajes que siempre van a encontrar algún motivo para seguir luchando, para seguir viviendo. Porque siempre en sus historias va a haber algún rayito de esperanza. Porque sus historias son como la vida, con sus cositas buenas y sus cositas malas. 

Muchos temas desarrolla la autora en sus relatos: la violencia del género, los conflictos matrimoniales donde la gran víctima son los hijos, el alzheimer, el suicidio, el alcoholismo, los sueños rotos, la drogadicción... Y todos sabe tratarlos muy bien. Sabe meternos de lleno en sus historias; sabe perfilar a la perfección sus personajes, con los que logramos empatizar desde el principio; sabe meternos en la piel de cada uno de ellos y comprender sus conductas, aunque no la aprobemos... Es el principal acierto de estos relatos. Que sus personajes nos resultan muy cercanos, muy creíbles, que sus historias no nos parecen nada irreales. Que pueden estar sucediendo cerca de ti. 

Me ha gustado también mucho el estilo de la autora, sencillo, ligero, sin apenas adornos.  No le hace falta para convencernos y meternos de lleno en ese mundo de "luces y sombras" que plasma en cada uno de sus relatos. No le hace falta para demostrarnos que tiene mucho talento a la hora de contar, a la hora de narrar, a la hora de crear buenas historias.



miércoles, 27 de agosto de 2014

La pena máxima de Santiago Roncagliolo

Santiago Roncagliolo
La pena máxima
Editorial Alfaguara, 2014

Lima 1978. Un hombre que porta una mochila sospechosa es perseguido por las calles de uno de los barrios más populares de la ciudad y asesinado a plena luz del día. Pero nadie ha visto nada. El asesino ha elegido el momento perfecto para cometer su crimen: la ciudad se halla en ese instante desierta y concentrada ante el televisor. La selección peruana se juega mucho en el Mundial de fútbol de Argentina.
Ocho años después de la publicación de Abril rojo (Premio Alfaguara de novela 2006), su protagonista, Félix Chacaltana, se enfrenta a una nueva serie de crímenes. Estamos en un momento crucial para la historia de Perú. Con la operación Cóndor como telón de fondo, el país se esfuerza por salir de la oscuridad de la dictadura militar con la celebración de las primeras elecciones democráticas en mucho tiempo. Parece que también ha llegado el momento del cambio para Chacaltana, quien se debate entre la obediencia a una madre dominante y su amor por Cecilia, entre el reparo a salir de la protección que supone una vida ordenada y monótona, llena de reglas y procedimientos, y la lealtad a su amigo Joaquín.
Me ha sorprendido y mucho esta novela. No es una novela en la que me hubiera fijado, ya que el fútbol y yo no nos llevamos bien. Pero la excelente reseña que María realizó de este libro en su blog hizo que me fijara en él. Y después de su lectura, coincido totalmente con su opinión. Un libro magnífico, que va a hacer que no me olvide del nombre de su autor y busque pronto su anterior novela, Abril rojo, para reencontrarme de nuevo con su protagonista.

Un protagonista con el que enseguida simpatizamos. Félix Chacaltana trabaja como ayudante en el archivo de Justicia en Perú. Es un personaje muy inocente, íntegro, con un alto concepto del honor, de la justicia. Incluso una sencilla mentira le costará sudores. E incluso le gustaría llegar al altar vírgen... Y esto le ocasionará más de un problema con su novia, Celia. Sí, más de una sonrisa nos va a arrancar este protagonista. Un protagonista al que veremos crecer en esta novela. Y es que las situaciones que va a tener que vivir, todo lo que va a descubrir le van a cambiar mucho. Aunque no perderá su integridad, no perderá su sentido del deber. Cumplir la ley es lo más importante para él. Aunque se trate de un formulario mal rellenado o traspapelado. Poco a poco vamos conociendo cosas de su vida. Conoceremos a su madre, muy católica, autoritaria, posesiva, severa... Una madre que, como toda buena madre, quiere lo mejor para su hijo...  Una madre a la que no le gusta nada esa novia que su hijo se ha echado... Su padre murió hace tiempo. Su presencia se limita a una foto que su madre venera pero que él no puede ni ver. Sólo le recuerda una infancia llena de abusos y maltratos. 

Me ha gustado mucho también la estructura de la novela. Dividida en seis capítulos, cada uno de ellos se corresponde con cada uno de los partidos que Perú jugó en el Mundial, exceptuando el último, que se corresponde a la final de ese año. Y es que no hay mejor momento para el crimen, cuando todo el país está paralizado viendo jugar a su selección. Pero a Félix el fútbol no le gusta. Y mientras todo el mundo a su alrededor está frente al televisor, él se dedica a investigar la muerte de su amigo. Aprovechará el autor para ofrecernos una buena descripción de la situación política de su país en aquellos años. A medida que vamos avanzando, el peligro será mayor para nuestro protagonista. Habrá más muertes. No sabrá ya en quién puede confiar. Hasta lo que descubre de su amigo le revela facetas de él que no conocía y que le sorprenden muchísimo. Le costará seguir manteniéndose íntegro, le costará mantener su confianza en la justicia. 

El estilo del autor también me ha gustado mucho. Con una prosa sencilla, directa, con muchos diálogos, la novela se lee de forma muy ligera. Además, la acción es continua, siempre está pasando algo, siempre está nuestro protagonista avanzando en la investigación. Y esto hace que no podamos soltar este libro hasta llegar al final. Un thriller tremendamente adictivo.

martes, 26 de agosto de 2014

Un lector indiscreto está de sorteo


¿Queréis leer el último libro de Almudena Navarro? Pues corred, corred, que mañana acaba el plazo para participar en el sorteo de dos ejemplares en formato digital  que Francisco organiza en su blog, Un lector indiscreto.
Las bases están aquí. Y recordad, ¡mañana 27 de agosto acaba el plazo para participar!

lunes, 25 de agosto de 2014

Leemos el Quijote... Capítulos XXXIII


http://librosquehayqueleer-laky.blogspot.com.es/2013/12/en-2014-leemos-el-quijote.html




Esta primera parte del Quijote es una novela manierista. Si en la novela renacentista no se pierde en ningún momento el hilo narrativo principal, no hay interrupciones, el desarrollo es lineal; en la novela manierista este hilo se interrumpe en muchas ocasiones. Se intenta integrar en la novela todas las formas literarias posibles, tanto las novelescas como las no novelescas. Y esto ocurre en el Quijote de 1605. Es una historia de historias. Estamos ante la lectura principal de un caballero que se vuelve loco por culpa de las novelas de caballería y se van intercalando historias que no tienen nada que ver con este hilo principal. Ya nos hemos encontrado con La historia de Marcela y Grisóstomo (capítulos 12 y 13) y ahora nos topamos con la historia de El curioso impertinente (capítulos 33, 34 y 35). Nos falta aún una, la historia de El cautivo (capítulos 39, 40 y 41).


Y cada una de estas  historias es intercalada de forma distinta.  La historia de Marcela y Grisóstomo es una novela corta que Cervantes dinamiza al introducir continuas interrupciones de los oyentes. Esta llena de recursos orales porque el cabrero está contando la historia oralmente. No es una historia leída. Cervantes introduce así rasgos propios de la oralidad.

En el capítulo que toca hoy, el cura está leyendo la novela que encontraron en la venta. Nos encontramos con otro modo de interpolar historias. El narrador, que es el cura, invoca a los oyentes a la atención al igual que un prologuista de novela corta hace. No hay interrupciones por parte de los oyentes. Se limitan a escuchar lo que el cura lee. No hay, por tanto, rasgos de oralidad.

¿Y de qué trata esta historia? Pues de dos amigos, Anselmo y Lotario.  Tras muchos años de gran amistad, Anselmo se casa con Camila, una mujer bellísima. Pero una vez casado, le surge la duda sobre el honor, la honra de su mujer.  Aunque ella nunca le ha dado motivos para la duda. Así que le pide a su amigo que la ponga a prueba. Y le dará todas las facilidades del mundo, dejándolos solos en más de una ocasión. Y aunque al principio Lotario se negará, luego empezará a enamorarse de Camila y no podrá evitar cortejarla. Y hasta aquí puedo contar, que la historia sigue ya en el próximo capítulo.

Las razones del viajero de Luis García Montero

Está solo. Para seguir camino
se muestra despegado de las cosas.
No lleva provisiones.

Cuando pasan los días
y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
tan sólo le conmueve
ese acierto imprevisto
del que pudo vivir la propia vida
en el seguro azar de su conciencia,
así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

Una vez dijo amor.
Se poblaron sus labios de ceniza.

Dijo también mañana
con los ojos negados al presente
y sólo tuvo sombras que apretar en la mano,
fantasmas como saldo,
un camino de nubes.

Soledad, libertad,
dos palabras que suelen apoyarse
en los hombros heridos del viajero.

De todo se hace cargo, de nada se convence.
Sus huellas tienen hoy la quemadura
de los sueños vacíos.

No quiere renunciar. Para seguir camino
acepta que la vida se refugie
en una habitación que no es la suya.
La luz se queda siempre detrás de una ventana.
Al otro lado de la puerta
suele escuchar los pasos de la noche.

Sabe que le resulta necesario
aprender a vivir en otra edad,
en otro amor,
en otro tiempo.

Tiempo de habitaciones separadas.

viernes, 22 de agosto de 2014

Ecos del pasado de Pat Casalà


El encuentro fortuito entre Jessie y Noah inicia una relación para la que ninguno de los dos está preparado. Ella ha dedicado su vida a los libros, sin interesarse demasiado en salir ni relacionarse con los demás. Él es un mujeriego, alguien que disfruta de noches de pasión sin ataduras. El destino los unirá para recomponer las piezas del macabro secreto que esconde la madre de Jessie. 





Qué me cuesta resistirme cuando leo en una sinopsis la palabra "secreto". Mi naturaleza cotilla se revela y ya no para hasta descubrirlo. Y si encima me encuentro con una novela que, desde que empieza, tiene un ritmo frenético y la acción no tiene descanso, poco he tardado en enterarme de todo, todito, todo. Y es que esta novela te deja sin aliento. No se anda por las ramas Pat Casalà. En seguida nos introduce en el nudo de esta historia. La trama no para de avanzar. Y una historia sórdida de asesinatos, violaciones, traiciones y venganzas se va descubriendo ante nuestros ojos. Sí, no le falta de nada, lo que hace que esta novela se lea en un suspiro.

Además, se nota que la autora se ha volcado en la trama, ofreciéndonos una historia bien elaborada y completa, a la que ni le sobra ni le falta un detalle. No ocurre lo mismo con los personajes. Me ha faltado un poco de más profundidad en ellos. Sus reacciones ante determinadas situaciones me han parecido un tanto planas, poco creíbles. Y la historia de amor, un tanto precipitada. Todo surge de forma bastante rápida y me ha costada trabajo creérmela. Pero esto no me ha impedido disfrutar de la novela. Y es que estaba tan enganchada a la historia que no me han importado estos detalles. La tensión que la autora ha sabido plasmar en cada página hace que te cueste soltar el libro. Una tensión que llega a su punto álgido en las últimas páginas, que ya no se leen, se devoran. En definitiva, una lectura muy adictiva. 








miércoles, 20 de agosto de 2014

Estuario de Joaquín DHoldan


Estuario
Joaquín DHoldan
Novela
Editorial Anantes
2013

En los albores de la II Guerra Mundial el acorazado alemán Almirante Graf Spee siembra el pánico en el Atlántico sur. Su velocidad, potencia de fuego y su habilidad para camuflarse como transporte aliado lo convierten en un corsario perfecto. En diciembre de 1939 la armada británica logra acorralarlo y tiene lugar la batalla del río de la Plata. El Graf Spee se enfrenta a tres navíos británicos y sale victorioso, pero debe atracar en el puerto de Montevideo para reparar sus daños. Tras días de movimientos diplomáticos hostiles y sabotaje de las reparaciones para retrasar su huida a mar abierto, el capitán Hans Langsdorff, rodeado por fuerzas enemigas muy superiores, se ve obligado a salir de puerto y hundir el acorazado en el estuario desembarcando antes junto a su tripulación. Días más tarde se suicida en la habitación de hotel en la que lo confinan. Cuatro décadas después, otro suicidio mucho menos llamativo, el de un tripulante de un barco pesquero, lleva a un periodista convertido en detective accidental a descubrir una inquietante relación entre estos dos hechos aparentemente inconexos.

Basándose en un hecho real, el hundimiento del acorazado aleman Admiral Graf Spee en aguas uruguayas, el autor crea una historia ficticia pero totalmente creíble. Una historia que bien podría haber ocurrido. Aquí no encontramos a un detective que sabe bien lo que hace, que es un auténtico héroe. Aquí nos encontramos con un joven periodista que se ve metido en la investigación del suicidio de uno de los tripulantes de una embarcación pesquera casi sin querer. Y a partir de ese momento, su vida dará un giro radical. Corrupción política, tráfico de drogas, nazismo... Muchas cosas empieza a descubrir Ismael. Tantas que llegará a temer por su propia vida. Demasiadas para un joven cuya única formación como detective es la lectura de las Historias extraordinarias de Edgar Allan Poe. 

Con una estructura sencilla, basada en capítulos cortos, que te dejan al final de cada uno con las ganas de comenzar el siguiente para ver cómo continúa la historia, este libro se lee de forma muy rápida. Además, es corto, apenas doscientas páginas. Así que poco dura este libro en las manos. Y  el autor consigue ofrecernos una historia muy completa, bien acabada, a la que no le falta nada. Una historia que, en manos de otros escritores, podría haberse convertido en un gran tocho. Pero Joaquín DHoldan ha preferido no adornar su novela. Ha preferido ofrecernos la trama de una forma directa y sencilla.Y esto la convierte en una lectura adictiva.

lunes, 18 de agosto de 2014

Leemos el Quijote... Capítulos XXXII


http://librosquehayqueleer-laky.blogspot.com.es/2013/12/en-2014-leemos-el-quijote.html

Volvemos con nuestros protagonistas a la venta. Esta vez la presencia de don Quijote es escasa, que pronto se retira a descansar. Y en su ausencia, el cura y el barbero discuten con el ventero sobre las novelas de caballería, al ser el género favorito de éste último. 

Y como el cura dijese que los libros de caballerías que Don Quijote había leído le habían vuelto el juicio, dijo el ventero: No sé yo como puede ser eso, que en verdad que a lo que yo entiendo no hay mejor lectura en el mundo, y que tengo ahí dos o tres dellos, con otros papeles que verdaderamente me han dado la vida, no sólo a mí, sino a otros muchos, porque cuando es tiempo de la siega, se recogen aquí las fiestas muchos segadores, y siempre hay alguno que sabe leer, el cual coge uno destos libros en las manos, y rodeámonos dél más de treinta, y estámosle escuchándole con tanto gusto, que nos quita mil canas. A lo menos de mí sé decir que cuando oigo decir aquellos foribundos y terribles golpes que los caballeros pegan, que me toma gana de hacer otro tanto, y que querría estar oyéndolos noches y días. Y yo ni más ni menos, dijo la ventera, porque nunca tengo buen rato en mi casa sino aquel que vos estáis escuchando leer, que estáis tan embobado que no os acordáis de reñir por entonces. Así es la verdad, dijo Maritornes, y a buena fe que yo también gusto mucho de oir aquellas cosas, que son muy lindas, y más cuando cuentan que se está la otra señora debajo de unos naranjos abrazada con su caballero, y que les está una dueña haciéndoles la guarda, muerta de envidia y con mucho sobresalto. Digo que todo esto es cosa de mieles.
No le gusta al cura este placer en la lectura de estos libros. Y más cuándo ve de qué libros se tratan. Sólo salva la historia del Gran Capitán Gonzalo Hernández de Córdoba, por tratar de un hecho histórico, real. Pero no logra convencer al ventero, aunque a favor de éste hay que decir que estos libros no le llevan a la locura, como le ha ocurrido a don Quijote:

Ya os he dicho, amigo, replicó el cura, que esto se hace para entretener nuestros ociosos pensamientos; y así como se consiente en las repúblicas bien concertadas que haya juegos de ajedrez, de pelota y de trucos, para entretener a algunos que ni quieren, ni deben, ni pueden trabajar, así se consiente imprimir y que haya tales libros, creyendo, como es verdad, que no ha de haber alguno tan ignorante que tenga por historia verdadera ninguno destos libros. Y si me fuera lícito ahora, y el auditorio lo requiriese, yo dijera cosas acerca de lo que han de tener los libros de caballería para ser buenos que quizá fueran de provecho y aún de gusto para algunos; pero yo espero que vendrá tiempo en que lo pueda comunicar con quien pueda remediallo, y en este entretanto creed, señor ventero, lo que os he dicho, y tomad vuestros libros, y allá os avenid con sus verdades o mentiras, y buen provecho os hagan, y quiera Dios que no cojeéis del pie que cojea vuestro huésped Don Quijote. Eso no, respondió el ventero, que no seré yo tan loco que me haga caballero andante, que bien veo que ahora no se usa lo que se usaba en aquel tiempo cuando se dice que andaban por el mundo estos famosos caballeros.
Entre los papeles que el ventero traía, el cura curiosea y descubre una pequeña novela, El curioso impertinente. Y como no parece mala novela (no tiene abuela Cervantes), entre todos deciden que el cura la lea en voz alta, para poder disfrutarla.