viernes, 19 de octubre de 2018

La lección del maestro de Henry James

La lección del maestro
Henry James
Trad. Iñigo García Ureta, Martínez-Lage
Espasa, 2016
"La lección del maestro"supone la máxima expresión de la depuración narrativa del genial escritor norteamericano. La trama gira alrededor de tres personajes para quienes el arte y la creación constituyen elementos esenciales en sus vidas. La caracterización psicológica es deslumbrante y el recurso del punto de vista se convierte en un callejón sin salida desde el que el autor observa el movimiento de sus personajes.

Sólo tres personajes son los protagonistas de esta novela. Paul Overt es un joven escritor con mucho talento. Henry St. George es un escritor ya consagrado, pero que lleva ya unos años viviendo de las rentas, sin escribir una buena novela. Y entre ellos, Miss Fancourt, una joven con una cultura notable, a la que ambos aman. La literatura es la gran protagonista. Es el pilar de las vidas de los tres personajes, o como creadores o como receptores. Pero sin la literatura, sus vidas no tendrían sentido. 

Paul encontrará en Henry un maestro y aceptará sus consejos. Pero, ¿son estos los correctos? Eso lo deja el autor a nuestra elección. En ocasiones, parece Henry sentir verdadero afecto por Paul y todo lo que le dice parece sólo perseguir una cosa. Que sea capaz de escribir la gran novela que todo el mundo espera de él. Pero en otras, parece querer engañarle para lograr sus propios fines, que no son otros sino conseguir el amor de Miss Fancourt. Magnífico el modo en que Henry James consigue perfilar a cada personaje. Y magnífico final que nos hace pensar cuál era la verdadera "lección del maestro". 

Una historia cortita, pero que atrapa igual que las mejores novelas de Henry James. 

miércoles, 17 de octubre de 2018

La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey de Mary Ann Shaffer / Annie Barrows

La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey
Mary Ann Shaffer / Annie Barrows
Trad. Mª Cristina Martín Sanz
Salamandra, 2018
En un Londres devastado por las bombas y que empieza a recuperarse de las terribles heridas de la Segunda Guerra Mundial, Juliet Ashton, una joven escritora en busca de inspiración novelesca, recibe la carta de un desconocido llamado Dawsey Adams. El hombre, que vive en la isla de Guernsey, un pequeño enclave en el canal de la Mancha, está leyendo un libro de Charles Lamb que había pertenecido con anterioridad a Juliet. ¿Cómo ha llegado ese ejemplar hasta Guernsey? ¿Por qué Dawsey decide ponerse en contacto con Juliet? Dawsey es miembro del club de lectura La Sociedad Literaria del Pastel de Piel de Patata de Guernsey, creado en circunstancias difíciles durante la contienda, una rareza en tiempos de la ocupación alemana. Cuando Juliet acepta la invitación de estos excéntricos lectores para visitar Guernsey, entiende que ellos y su increíble sociedad literaria serán los personajes de su nueva novela, y su vida dará un vuelco para siempre.
Encantadora, deliciosa, maravillosa, delicada... Todos estos calificativos se merecen y mejores, en mi opinión, esta novela. Creo que se nota, un poquito, que la he disfrutado un montón. 

Y es que me ha encantado perderme entre sus páginas. Contada de forma epistolar, la historia atrapa desde las primeras líneas. Porque no hay mejor forma de enterarte de algo y de conocer a los personajes que a través de sus cartas. Y pronto nos encariñamos de todos, hasta del personaje más antipático y gruñón. Y aunque nos lleve a los años de la Segunda Guerra Mundial, no se recrean las autoras en el dolor, en el horror de estos años. Nos muestra como fue la vida de cada personaje, pero sin hacer hincapié en las miserias. Nos muestra la fortaleza de cada uno de ellos y cómo lograron sobrevivir. Y lo hacen con un tono ligero, desenfadado, con humor.  

Se lee tan fácil, que poco me ha durado este libro en las manos. La trama es previsible, algunos personajes pecan de ser un tanto planos... Eso no lo voy a negar. Pero es que nos va a dar igual y la vamos a disfrutar página tras página. Porque hay una buena historia y está bien contada. Porque nos enamora la amistad existente entre los personajes que van apareciendo en esta novela y nos encantaría ser uno más de ellos. Y escribir y recibir cartas...

Absolutamente deliciosa esta novela. No la dejéis pasar. Y pronto se estrena película. ¡No os dejéis tentar y leed antes el libro!

lunes, 15 de octubre de 2018

Estos días leo...#84

La semana pasada no he podido leer mucho, que ando de nuevo preparando oposiciones y me tocaba ya hacer limpieza general en casa, que ya me la estaba pidiendo, así que de tiempo he estado escasa. Así que sigo con uno de los libros de la semana pasada, y creo que me va a durar toda ésta.

Ahora Danny Torrance, aquel niño aterrorizado del Hotel Overlook, es un adulto alcohólico atormentado por los fantasmas de su infancia. Un día se siente atraído por una ciudad de New Hampshire, donde encontrará trabajo en una residencia de ancianos y donde se apuntará a las reuniones de Alcohólicos Anónimos. En ese lugar le llega la visión de Abra Stone, una niña que necesita su ayuda. La persigue una tribu de seres paranormales que vive del resplandor de los niños especiales. Parecen personas mayores y totalmente normales que viajan por el país en sus autocaravanas, pero su misión es capturar, torturar y consumir a estos niños. Se alimentan de ellos para vivir y el resplandor de Abra tiene tanta fuerza que les podría mantener vivos durante mucho tiempo.
Danny sabe que sin su ayuda Abra nunca conseguiría escaparse de ellos; juntos emprenderán una lucha épica, una batalla sangrienta entre el Bien y el Mal, para intentar salvarla a ella y a los demás niños que sacrifican.

  Y vosotr@s, ¿qué estáis leyendo?

viernes, 12 de octubre de 2018

El jardín de los Finzi-Contini de Giorgio Bassani

El jardín de los Finzi-Contini 
Giorgio Bassani
Trad: Juan Antonio Méndez
Acantilado, 2007
En la ciudad de Ferrara, cuando la comunidad judía vive amenazada por el antisemitismo del gobierno fascista, los Finzi-Contini—una familia judía de abolengo—llevan una vida apartada en una lujosa villa, rodeada por un jardín majestuoso. Alberto y su hermana Micòl, los hijos de la familia, deciden invitar a algunos amigos a su casa, después de que a muchos de ellos los hayan expulsado del club de tenis de la ciudad. El protagonista de la historia, un joven judío de clase media, accede así a esta hermética comunidad—aparentemente inmune a las leyes raciales—, en cuyas reuniones convergen la política y la vida privada, y aflora el amor entre el muchacho y la joven Micòl. Sin embargo, el curso de la historia parece arrastrarlos hacia un destino funesto y abocarlos a precipitarse al abismo que se abre bajo sus pies. Pocas novelas italianas del siglo XX han ocupado un lugar tan especial en el corazón de los lectores como El jardín de los Finzi-Contini, una conmovedora historia que entrelaza la suerte individual y colectiva de Italia en los albores de la Segunda Guerra Mundial. 

A veces me pregunto qué tiene que tener una buena novela para que te llegue. Y no lo sé. Porque me encuentro con libros como éste,  que lo tiene todo para ser una novela redonda, pero no. No me ha llegado, no me ha calado. ¿Por? Pues no sabría decirlo. Creo que es algo totalmente subjetivo, ¿verdad? Hay novelas la mar de sencillitas que te llegan directas al corazón. Y otras que, por más que se empeñe el autor y por más que se empeñe una, se desvían del camino. 

El jardín de los Finzi-Contini tiene todos los ingredientes para ser una buena novela. Y lo es. Pero el tono con el que es narrado la historia me ha resultado demasiado frío. Pese a la magnífica ambientación, en la que resulta imposible no sentir el miedo ante el auge del fascismo en Italia. Pese a la tragedia que se intuye en cada página de la novela. Sabes que algo va a ocurrir, que no se puede evitar. Y que no va a ser bueno para casi nadie. Pese a esa historia de amor sobre la que gira la novela. El protagonista, un joven judío de clase media, se enamora de Micol, una bella judía que pertenece a una de de las mejores familias del país. Primer obstáculo: la diferencia de clases.  Un obstáculo que a nuestro protagonista le resulta imposible de salvar. Le cuesta acercarse a ella, hablarle, confesarle sus sentimientos. Pero es que ni él se los confiesa pero es que tampoco sabemos a qué juega ella. ¿De verdad no se da cuenta de los sentimientos de él hacia ella? A veces parece que sí se da cuenta y se aprovecha de él, juega con él. En otras parece que no. Y dudamos de si ella siente lo mismo por él. Es mucha la ambigüedad en esta relación. Es un quiero y no puedo constante, que termina cansando un poco. 

Y es que sobran descripciones y faltan emociones. Y aunque conocemos bien a los personajes, me han resultado un tanto lejanos. Y quería acercarme a ellos, pero parecía haber una barrera que me lo impidiera. Y no he podido sentir empatía por el protagonista y su amor no correspondido. Ni por el trágico destino de los distintos personajes que van apareciendo en esta novela. Y me ha dado pena. Porque es que tiene cosas muy buenas. 

¿A vosotros os pasa? ¿Estar leyendo una novela, daros cuenta de que es buena, pero no lográis conectar con ella?

miércoles, 10 de octubre de 2018

Mini-reseñas: Mayte Esteban y Thomas Montasser

Oasis de arena
Mayte Esteban
Amazon, 2018
Cuando vas a ser madre te preparas para muchas cosas. Para cambiar tu vida por ese pequeño ser que se gesta dentro de ti. Para sacarlo adelante y enseñarle a vivir. Para acompañarlo en las alegrías y recoger en tus brazos sus tristezas. Para cuidar de sus alas para que un día aprenda a volar solo.
Pero hay algo para lo que nunca te preparas...  

Oasis de arena es un pequeño relato con una gran historia. Una historia que habla de una gran pérdida. De la pérdida por la que ninguna madre debería pasar. Y nos habla de dolor, sin recrearse en él. Nos habla de ternura, de amor, de vacío... Y nos habla de superación, de esperanza, de vida...

Y Mayte tiene el don de tocarte con sus palabras. De transmitir todo ese torbellino de emociones de la protagonista y hacer que lo sientas. Sentimos su dolor, su enfado, su tristeza... Las palabras de Mayte nos llegan al corazón, nos pellizcan, nos sacuden. Pero al mismo tiempo nos deja respirar, no nos hunde. Porque a través de esas palabras no sólo hay tristeza. A través de ellas empieza a vislumbrarse una nueva oportunidad para ser feliz. 

Si no lo has leído, anímate ya. Te aseguro que tardas más en decidirte que en leerlo. Porque es cortito y cuando menos te lo esperas, ya lo has terminado. Porque atrapa sin remedio. Dos veces lo he leído ya...

Una librería con magia
Thomas Montasser
Trad: María Dolores Ábalos
Maeva, 2016
Para la gente sin imaginación, una librería es un lugar donde se venden libros, y un librero, tan solo la persona encargada de venderlos.
Eso es lo que piensa Valerie, una ambiciosa estudiante de económicas, cuando entra en la librería un tanto anticuada de su tía, que ha desaparecido dejando solamente una nota en la que nombra a la joven responsable de su negocio.
Valerie se propone ordenar el caos reinante lo más rápidamente posible y liquidar las existencias. Sin embargo, está claro que ha subestimado el poder de los libros y la magia de la pequeña librería y de su samovar.
Tras pasar una tarde de lluvia atrapada entre las páginas de El castillo de Kafka, empieza a darse cuenta no solo del poder de los libros para expandir la mente y reconfortar el alma, sino también de que su tía era una librera extraordinaria que sabía encontrar al lector perfecto para cada libro y localizar cada título en el aparente desorden de su tienda.

Una librería con magia pretende ser todo un canto de amor por los libros. Y digo pretende porque, para mi gusto, falla en el intento. Sí, los libros son los grandes protagonistas, pero en esta ocasión me ha faltado algo. Hay muy buenos ingredientes en esta novela, con un misterio que resolver, que no queda bien resuelto. Con una protagonista que podría haber dado más juego pero se queda a la mitad. Con personajes interesantes que aparecen para luego no aparecer más y te preguntas "¿por qué?".  Y a pesar de estos peros, sí voy a decir a su favor que es un libro que se lee y se devora rápido. Quizás porque piensas que en cualquier momento se va a producir ese clímax, esa explosión que dé sentido a todo. Pero pasan las páginas y llegas al final y te quedas esperando... Y, sobre todo, me ha faltado magia.

lunes, 8 de octubre de 2018

Estos días leo...#83

Con nueva lectura empiezo la semana:

Heredera que huye, padre implacable, madre angustiada, novio en un aprieto. ¿Qué más se puede pedir para empezar? Pues aún hay más: una escritora empeñada en contar una buena historia; un hombre, dedicado a la adoración del cuerpo, a quien le diagnostican un cáncer; quizás, un impostor; un cadáver fugitivo y un detective kantiano de los que piensan que la razón pura es el bien esencial para descubrir las trampas de este caótico mundo.










 
Ahora Danny Torrance, aquel niño aterrorizado del Hotel Overlook, es un adulto alcohólico atormentado por los fantasmas de su infancia. Un día se siente atraído por una ciudad de New Hampshire, donde encontrará trabajo en una residencia de ancianos y donde se apuntará a las reuniones de Alcohólicos Anónimos. En ese lugar le llega la visión de Abra Stone, una niña que necesita su ayuda. La persigue una tribu de seres paranormales que vive del resplandor de los niños especiales. Parecen personas mayores y totalmente normales que viajan por el país en sus autocaravanas, pero su misión es capturar, torturar y consumir a estos niños. Se alimentan de ellos para vivir y el resplandor de Abra tiene tanta fuerza que les podría mantener vivos durante mucho tiempo.
Danny sabe que sin su ayuda Abra nunca conseguiría escaparse de ellos; juntos emprenderán una lucha épica, una batalla sangrienta entre el Bien y el Mal, para intentar salvarla a ella y a los demás niños que sacrifican.

  Y vosotr@s, ¿qué estáis leyendo?

viernes, 5 de octubre de 2018

La librería de Penelope Fitzgerald

La librería
Penelope Fitzgerald
Trad: Ana Bustelo
Impedimenta, 2010
Novela finalista del Booker Prize, La librería es una delicada aventura tragicómica, una obra maestra de la entomología librera. Florence Green vive en un minúsculo pueblo costero de Suffolk que en 1959 está literalmente apartado del mundo, y que se caracteriza justamente por «lo que no tiene». Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.


Se me cruzó este libro. Y aunque había visto reseñas poco entusiastas, sentía curiosidad por él. Y al final, me animé a leerlo. Pero me voy a sumar a esas reseñas...

El libro es fácil de leer, pero me ha faltado algo. Quizás más emoción, más sensaciones, sentir un poco de empatía por los personajes. Pero no lo he conseguido. Ni siquiera por Florence con su perseverancia  para seguir con su librería en el pequeño pueblo de Hardborought. Y mira que me ha parecido un buen personaje, luchador, tenaz, valiente... Siempre intentando superar todos los obstáculos que casi toda la gente del pueblo le van a poner en el camino. Que apoyo para continuar con su negocio va a encontrar poco. Aquí, la autora demuestra una gran maestría para mostrar el comportamiento humano. Frente a la bondad, la tenacidad y la generosidad de la protagonista, la envidia, los celos, la ambición de poder...

Pero me ha faltado lo que ya he indicado. Más emoción, más pasión... Me ha resultado todo demasiado frío, demasiado distante. Si no fuera por esto, hubiera resultado una novela perfecta.

miércoles, 3 de octubre de 2018

21 maneras de hervir una rana de Rafa Moya

21 maneras de hervir una rana
Rafa Moya
Amazon, 2018
Si ponemos una rana en una olla con agua hirviendo, inmediatamente intenta salir, pero si la ponemos en agua a temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila y a medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida y aunque nada se lo impide, se queda ahí y hierve. Reaccionamos a los cambios bruscos, al dolor repentino, pero no a los cambios progresivos que pueden llevarnos a una situación insoportable. 21 Maneras de hervir una rana de Rafa Moya contiene veintiún relatos inquietantes que hierven lentamente en la olla de la empresa hasta provocar una ebullición de los aspectos más relevantes de este mundo: la competitividad, la motivación, el liderazgo, el poder, la envidia, el lenguaje empresarial, la estupidez, el aburrimiento, la burocracia, el machismo y todo aquello que hacen de la empresa (y de la vida) un lugar idóneo para hervir ranas sin ninguna compasión. Todo ello narrado a través del humor negro, el sarcasmo, la ironía y una sutil perspectiva crítica con el fin de que el lector pueda mirar a su alrededor y saltar de la olla antes de que hierve.
21 maneras de hervir una rana está formado por 21 relatos que plasman diferentes situaciones que se producen en el mundo laboral actual. Un mundo cada vez más estresante, cada vez más competitivo, cada vez más insoportable. Y el autor se vale de mucho humor negro, de la ironía, del cinismo, para plasmarlo. No nos cuesta nada imaginar que cosas así puedan suceder, aunque haya historias que tienden a la exageración. Pero tal y como está la vida, ya no nos extrañaría que cosas así pudieran pasar. Porque este mundo está muy mal y la gente anda, cada vez, más desquiciada. 

No nos va a costar nada leer estos relatos, porque todos tienen una historia llevada con muy bien ritmo y el autor va a al grano en todo momento y no se entretiene en cosas innecesarias. Porque los personajes van a rozar, en muchas ocasiones, el esperpento y nos van a arrancar más de una sonrisa. Y por la aguda y cínica crítica que el autor hace del mundo que estamos construyendo.