viernes, 3 de julio de 2020

Norte y sur de Elizabeth Gaskell

Norte y Sur
Elizabeth Gaskell
Trad: Ángela Pérez
Alba, 2005 
A través de la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al norte, Elizabeth Gaskell plasma los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el sur donde ha nacido simboliza el idilio rural; frente a él, el norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos –desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción_, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos.


¡Cómo he disfrutado con esta novela!  Y he disfrutado leyéndola despacito, disfrutando de cada personaje, de cada historia...

La protagonista es Margaret Hale, quien se ve obligada a mudarse a Milton, una ciudad industrializada, totalmente diferente al ambiente rural en el que ha crecido. Le costará acostumbrarse al humo, a la suciedad, a la falta de educación que muestra la gente, tan diferente de la tranquilidad que ha dejado atrás. 

Y es que las fábricas tienen un gran protagonismo en la novela. Es constante la crítica, denunciando las largas jornadas de trabajo, la explotación infantil, los salarios bajos que no permiten a una familia vivir dignamente... Así seremos testigos de las huelgas y de las luchas que los sindicatos mantendrán por sus derechos. Y una de las cosas más destacables de la novela es que no sólo nos da la perspectiva del trabajador, sino que también nos ofrece la visión del patrono. La autora nos presente las dificultades y los problemas de unos y otros. 

Margaret Hale se revela pronto como un gran personaje, que evoluciona y mucho a lo largo de la novela. Que se ve obligada a cambiar y a adaptarse a una nueva forma de vida. Es una mujer fuerte, que opina, que discute , que expone sus ideas y las defiende. Y que escucha y aprende.

El otro protagonista destacable es Mr. Thornton. Otro personaje fuerte, que se ha ganado todo lo que tiene al pulso. Todo es fruto únicamente de su esfuerzo. Y también se produce una gran evolución en él, sobre todo, claro, a raíz de conocer a Margaret.

Y claro, hay una historia de amor entre estos dos protagonistas. Pero está bien desarrollada e insertada en la historia, sin resultar en ningún momento ñoña. Parece que a la autora le importaba más reflejar todos los problemas que el surgir de la industria conllevó. Hay mucha crítica social en esta novela, algo que me ha sorprendido y me ha gustado mucho.

Y si me ha encantado la novela, también he disfrutado muchísimo con la miniserie. Me ha parecido bastante fiel al libro. Los actores lo bordan y la ambientación es fantástica. Y la crítica social tampoco falta. 

Muy recomendables tanto la novela como la serie. Creo que con el tiempo repetiré con ambas, porque me han gustado mucho, mucho, mucho. ¿Os he dicho que me ha gustado mucho?

jueves, 2 de julio de 2020

La niña del cuaderno de Bart Van Es

La niña del cuaderno
Bart Van Es
Trad: Josep Escarré Reig
Duomo, 2020
En la sala de estar de una familia holandesa, una niña trata de no sentirse observada. No se celebra nada, no es su cumpleaños ni nada parecido, pero sus padres, tíos y tías no dejan de abrazarla y sentarla en su regazo. Luego hablan entre susurros y la miran con ojos graves. A la mañana siguiente, una señora llama a la puerta. Le explica que cuando salgan a la calle, debe abrazarse a ella y no decir nada sobre su familia. Junto a su madre, descosen las estrellas de sus vestidos. Ahora ya no es judía, sino simplemente una niña de Róterdam.
Esta es la extraordinaria historia real de Lientje de Jong, una joven en la Holanda ocupada que se escondió de los nazis en las casas de una red clandestina de familias adoptivas, entre ellas, la de los abuelos del autor.


La sinopsis de este libro invita a engaño. Parece que nos vamos a encontrar con una novela, pero no. Nos encontramos con un trabajo de investigación realizado por el autor, Bart Van Es, acerca de una niña que vivió con su familia durante un tiempo. Pero nadie de su familia le dice nada. Ni siquiera por qué se fue, por qué nadie habla de ella. 

Así descubre que se trataba de una niña judía que su familia había escondido durante la guerra. Logra ponerse en contacto con ella, con Lien. Ya tiene 80 años. Y le cuenta todo lo que vivió en esos duros años. Todo lo que tuvieron que vivir muchos niños como ella. Separados de su familia, fueron acogidos por otras, escondiendo su identidad judía. Para evitar ser descubierta y no poner en peligro a las familias, Lien estuvo con varias. Y esto me sorprendió bastante. La cantidad de familias que se implicaron y ayudaron, arriesgando sus propias vidas.

Y cuando acaba la guerra, no acaban los problemas. Toda su familia ha fallecido en los campos de concentración. ¿Dónde va ahora? Será la familia de Van Es quien decida acogerla. Pero la vida con ellos no va a resultar del todo fácil. Algo va a pasar que va a provocar el enfriamiento de las relaciones entre la familia Van Es y Lien. Y no voy a contar más que sería destripar toda la historia. 

Me ha gustado este libro porque me ha mostrado como fue la vida para estos niños que tuvieron que vivir estos duros momentos. Pero me ha costado conectar con él. Es una narración fría, distante... Le alta alma. Se hace densa y aburrida en muchas ocasiones. No, no es una novela de lectura fácil, pero la historia que encierra sí que merece la pena.

miércoles, 1 de julio de 2020

Resumiendo junio y vacaciones

Me quedan un par de reseñas pendientes que saldrán estos días, pero necesito ya descansar, tomarme unas vacaciones y desconectar un poco.  Posiblemente las vacaciones duren hasta septiembre, pero no sé si os vais a librar de mi durante tanto tiempo así que no cantéis victoria. Que soy muy pesada y sé que os voy a echar de menos.

Pero antes de despedirme os cuento cómo me ha ido junio, que ha sido un mes en el que ha habido de todo. Grandes lecturas como Norte y Sur de Elizabeth Gaskell y El chico de las bobinas de Pere Cervantes. Novelas que han estado bien como La suerte de los idiotas de Roberto Martínez Guzmán,  Cenizas de plata y sangre de Almudena de Arteaga y La dama desaparece de Ethel Lina White.  Y un libro cuya historia me ha gustado, pero ha fallado su narrativa y me ha costado conectar con ella, como es La niña del cuaderno de Bart Van Es.




Y en series destaco Dark, cuya última temporada ha estado a la altura de las anteriores y el final me ha convencido mucho. ¡Por fin! Porque mira que ha habido grandes series con finales decepcionantes. Pero ésta ha conseguido rematar bien.  Y también Defending Jacob, que me he animado a verla aunque no haya aún leído el libro. Pero me tentaba mucho. Y me ha gustado mucho también. Y la maravillosa Anne with an E, que me ha encantado. ¿De verdad que no va a haber nueva temporada?






Y ya sólo me queda desearos que tengáis un muy feliz verano. Y este año toca cuidarse mucho y no olvidarse de las mascarillas!!!



martes, 30 de junio de 2020

El chico de las bobinas de Pere Cervantes

El chico de las bobinas
Pere Cervantes
Destino, 2020

Barcelona, 1945. Nil Roig es un chiquillo que se pasa el día en bicicleta transportando de un cine a otro viejas bobinas de películas. El día de su decimotercer cumpleaños es testigo de un crimen cometido en el portal de su casa. Mientras el asesino huye después de haberlo amenazado de muerte en caso de no mantener la boca cerrada, el moribundo le entrega el misterioso cromo de un actor de cine de la época; un objeto perseguido y anhelado por un excomandante de la Gestapo y un policía sin escrúpulos. El hecho de que el moribundo le dé el cromo a Nil pronunciando el nombre de David, el padre desaparecido del muchacho, arrastrará a este a resolver un secreto del pasado por el que pagará un alto precio.

En una Barcelona de claroscuros, El chico de las bobinas nos habla de la incomparable fortaleza de esas mujeres, víctimas de la guerra, que enseñaron al mundo cómo sobrevivir, y de esas salas de cine de barrio que permitieron soñar en los años de plomo y se convirtieron en refugio de infancias maltrechas.

Un thriller nostálgico cargado de emotividad y misterio que nos muestra la fragilidad y la ambigüedad de la naturaleza humana.
Llevo aquí sentada ya un rato, frente a la pantalla en blanco, sin saber qué decir de esta novela, que tanto he disfrutado, sentido, sufrido... Escribo, borro, escribo, vuelvo a borrar... Ninguna palabra me convence, ninguna frase. Resulta tan difícil escribir sobre una novela cuando te ha gustado tanto. Cuando te ha causado tanto dolor, cuando te has encariñado tanto con sus personajes, cuando has odiado tanto a los "malos" de turno... Cuando te ha hecho viajar a otra época, a otro lugar... A esa Barcelona de la posguerra, una Barcelona en blanco y negro, porque resulta imposible leer este libro e imaginártela en color. Y pasear por sus calles, por sus plazas, por sus edificios... Y sentir ese miedo que estaba tan presente en los años de la dictadura. Y sentir la pobreza, la miseria, la tristeza...



¡Y qué decir de sus personajes! Imposible no encariñarme con Nil, a quien vemos crecer a lo largo de la novela. Imposible no querer a Soledad, su madre. Una mujer que ha sufrido la pérdida de una hija y la ausencia de su marido, a causa de la guerra. Somos testigos de su sufrimiento, de su dolor, de su cansancio. Porque la vida está empeñada en no tratarla bien. Pero ella no se rinde. Y luchará siempre por seguir adelante, por su hijo y por ella misma.  Imposible no odiar a Víctor Valiente, el malo malísimo de esta historia. Y aunque sepamos el por qué de su odio hacia Soledad, resulta imposible sentir algo de simpatía por él. 



Son muchos los temas que aborda esta novela y todos con gran acierto. Todos ayudando a recrear una atmósfera asfixiante, opresiva, irrespirable... Una atmósfera en la que la tensión se palpa en cada página. La presencia de nazis en nuestro país, huyendo tras ser derrotados en la II Guerra Mundial, pero viviendo aquí, al amparo del dictador, manteniendo sus privilegios; el tráfico de obras de arte robadas a los judíos; la crueldad en los interrogatorios, para conseguir que los "culpables" confesaran... Todo nos va mostrando la  dureza y crueldad de estos años.



Y no puedo olvidarme del precioso homenaje al cine que realiza el autor en esta novela. Desde el principio hasta el final. No sólo por las constantes referencias a las películas de aquellos años y al cine como sitio de recreo en el que poder evadirse de la realidad existente. También porque esta novela es muy cinematográfica y te imaginas todas las escenas, en blanco y negro, en tu cabeza, como si fuera un clásico más. Porque el amor por el cine se aprecia en cada página de este libro. 



 Creo que voy a volver a borrar. No consigo plasmar todo lo que disfrutado con esta novela...


lunes, 29 de junio de 2020

Estos días leo...#148

Termina junio y estos días de calor me están acompañando La carnicera de Joan Llensa y Las  aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain.

Anna tiene una vida que muchos envidian; un marido guapo y rico, una vida de lujo y un estatus social muy superior al de la mayoría. Pero ella no es una pedante como las chicas que salen en las revistas y eventos sociales. A Anna le gusta trabajar en la carnicería del pueblo, relacionarse con su gente y ser una más.
Sin embargo, cuando Anna recibe la visita de una antigua conocida que pondrá patas arriba ese mundo aparentemente perfecto en el que vive, deberá hacer frente a algo que creía tener muy bien escondido: su oscuro pasado.



Es el relato de unos meses en la vida de Tom, un chico huérfano que vive al cuidado de su tía Polly. Ella lo quiere de corazón pero lo somete a una disciplina que a Tom se le hace absurda y desagradable. Tom contempla el mundo de una manera muy distinta a como lo hacen los adultos con los que tiene que convivir. Más agreste y rebelde contra ese universo de los adultos es su amigo Huckleberry Finn, con el que vivirá innumerables aventuras.

Y vosotr@s, ¿qué estáis leyendo?