viernes, 8 de abril de 2016

El guacamayo rojo de Manuel Machuca

El guacamayo rojo
Manuel Machuca,
Editorial Anantes, 2014

Para conquistar un sueño, a veces es necesario arriesgarlo todo sin mirar atrás. En 1904 una familia campesina vende sus escasas pertenencias en Almería para embarcar todas sus esperanzas en una travesía incierta al Brasil de las grandes plantaciones. A principios del siglo XXI el mundo ha cambiado, pero la realidad no es tan distinta. Un joven arquitecto hace en avión el mismo recorrido en busca de las oportunidades que la crisis ha hecho desaparecer en España. Todos, sin saberlo, forman parte de una odisea que se extiende durante más de un siglo, fiel reflejo del afán por construir un futuro mejor en tierra extraña con todos sus éxitos, sus fracasos, sus dudas, sus secretos y sus olvidos.

Las expectativas son las que han motivado que no haya disfrutado de este libro como se merece. Porque me ha gustado. Pero no tanto como esperaba. ¿Qué me ha faltado? Quizás empatizar con el protagonista de la parte que se desarrolla en la actualidad, que no ha terminado de caerme bien. Y mira que parece tener todo de cara para que suceda lo contrario. Empieza siendo un personaje muy cercano, muy real. Un joven treinteañero, con carrera, pero sin futuro. ¿Os suena de algo esto? Y para colmo, su novia acaba de dejarle. Así que toma la decisión que cree más acertada. Emigrar a Brasil, donde cree que va a tener mejores oportunidades y empezar una vida nueva. Pero no lo tendrá fácil. Y después de muchos tropiezos, de muchos desengaños, empezará a ver algo de luz en su camino. ¿Por qué no me ha caído bien? Porque cuando crees que el personaje va a crecer, va a madurar tras todo lo que está pasando, parece dar nuevamente pasos para atrás. Muy quejica, con comentarios pocos oportunos en ocasiones, parece no valorar las cosas positivas que le está sucediendo, parece no darse cuenta... Reconozco que no me ha caído bien. Que incluso en determinados momentos me ha entrado ganas de darle un guantazo para que espabile. 

¿Qué me ha gustado? La parte que se desarrolla en el pasado. Conocer a la familia Ortega. Y sí, digo familia, porque son varias generaciones  de ella los protagonistas de esta parte. Desde que llegaron a Brasil, abandonando una España que pocas esperanzas le daba, hasta ir poco a poco haciéndose con un buen sitio en esta sociedad, con su propio esfuerzo, con su propio trabajo. Esta parte me ha gustado mucho. Y he disfrutado con cada personaje, en especial, con Gloria Rossi, una mujer de fuerte carácter y con mucha voluntad. Un personaje con el que me he quedado con ganas incluso de saber más. Perfecto también el trabajo realizado por el autor para ambientar este período. Consigue que nos traslademos a Brasil, y que sintamos las miserias del trabajo de los cafetales. Y también la vida en la ciudad, en Sao Paulo. 

En definitiva, un buen libro, que no he disfrutado tanto porque había puesto mis expectativas demasiado altas. Si lo hubiera leído sin referencia alguna, estoy segura que lo hubiera disfrutado más. 
"Era el último día de enero de 1904 cuando el barco que llevaba a Bernardo Ortega y a su familia atracó en el puerto brasileño de Santos. El calor del mediodía era intenso, pero Bernardo pudo sentir que la humedad era mucho mayor que la de su tierra almeriense. Él mismo se encargó de sacar a cubierta el equipaje mientras su esposa Dolores cuidaba de que no se perdieran sus cuatro hijos, entusiasmados como estaban con las imágenes que veían, tan diferentes a las de su Adra natal, que abandonaron hacía más de un mes. El muelle de carga olía a salitre, pescado y café."


29 comentarios:

albanta dijo...

Me gustó mucho esta novela.

Tatty dijo...

Que pena que no haya cumplido las expectativas, yo lo tengo pendiente en la estantería, a ver cuando me animo
Besos

Irunesa dijo...

Estas cosas suelen pasar, las expectativas suelen afectar en nuestras sensaciones... Yo no me lo llevo, que tengo mucho por sacar!
Un beso

Mª Ángeles Bk dijo...

Pues estaba esperando tu reseña y también tenía las expectativas muy altas. Ahora con lo que cuentas me decanto por dejarlo pasar más que nada porque tengo mucho pendiente y no quiero arriesgar nada.
Besos

Cris Te deseo un libro dijo...

me llama bastante,y como no tengo expectativas creo que leerlo me puede venir bien para mi cabecita inquieta
besitos

Manuela dijo...

No termina de llamarme esta novela. Una pena que no la hayas disfrutado como esperabas, ciertamente las expectativas a veces nos juegan malas pasadas.
Besos.

Maria Vazquez dijo...

Una pena haberte hecho expectativas y que no las cumpliese. No me lo llevo, este tipo de historias no me gustan mucho. Besos

Atrapada dijo...

Bueno lamento que tuvieses tan altas expectativas, a mí me suele ocurrir con los libros de los que habla todo el mundo, que pienso que serán más de lo que luego resultan ser.

Besos =)

Lady Ovejita dijo...

Entre que veo por lo que cuentas que no te ha llenado y que este tipo de libros no me llaman nada... Creo que paso de momento. Igual es porque me da la impresión de que es otro libro tipo Palmeras en la Nieve, con una línea en el pasado y otra en el presente, inspirado en las historias de la gente que se fue a hacer las américas y tal... No sé, a mí no me llama.
Un besote, Margari.

Lady Ovejita dijo...

Entre que veo por lo que cuentas que no te ha llenado y que este tipo de libros no me llaman nada... Creo que paso de momento. Igual es porque me da la impresión de que es otro libro tipo Palmeras en la Nieve, con una línea en el pasado y otra en el presente, inspirado en las historias de la gente que se fue a hacer las américas y tal... No sé, a mí no me llama.
Un besote, Margari.

Natàlia dijo...

No me acaba de llamar, aunque tiene una portada preciosa. A ves es mejor no tener expectativas para poder valorar de forma neutral la lectura.
Un beso ;)

Laura dijo...

Lo leí hace un tiempo y a mi me gustó bastante.
Besos!

Buscando mi equilibrio dijo...

Bueno, al final te has quedado con una parte que te ha gustado a pesar de que no haya alcanzado lo que esperabas. Cuando comentaste que ibas a leerlo me lo llevé a la wishlist, y la verdad, espero leerlo en un futuro.
Gracias por tu opinión.
Besotes

Lorena Álvarez González dijo...

Vengo leyendo ya varias reseñas positivas de este libro y aun así no me termino de decidir. Lo de que te haya gustado pero tampoco entusiasmado no me acaba de animar, así que de momento creo que seguirá esperando.
Besos

Lunilla dijo...

Pues que pena... las expectativas son malísimas.
Este es un libro que tengo ya apuntado, todas las reseñas que leí son excepcionales, la tuya creo recordar es la peor... a pesar de ello, seguirá en la eterna lsita de pendientes... a ver si le hago hueco..
Besos

mar dijo...

Yo lo dejo en reposo por ahora. El libro me apetecía bastante pero dado q he leído reseñas de todo tipo voy a esperar a un momento mas propicio. Siento q no cumpliera tus espectativas. Besinos.

Norah Bennett dijo...

¿Por qué culpar a las expectatiVas? Que lo hubiera hecho mejor. El caso es que esta novela anda perdida por la lista y después de lo que has dicho del personaje principal ya que su historia era la que más me llamaba. Seguirá esperando entonces.
Besos

Agnieszka dijo...

La tengo apuntada desde hace unos meses. La historia es muy llamativa en sí y esta portada... me parece preciosa.
besos

Rocío dijo...

Pues seguirá apuntada en mi lista aunque con bastantes dudas. Un beso

Mandy Books dijo...

Hola, puse yo no lo conocia y bueno... no pinta del todo mal pero por el momento lo dejo pasar,

besos

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Que malas son las expectativas, casi siempre pasa, como vayamos con muchas ganas, luego siempre nos quedamos un poco decepcionados. A mi este no me llama, lo dejo pasar.
Besos!

Francisco dijo...

Me encantó esta novela. Pese a lo que comentas del joven arquitecto, lo que me hizo disfrutar de la novela fue la figura de la Gloria Rossi, un magnífico personaje literario. Besos.

Ana Blasfuemia dijo...

Deberíamos de llegar a los libros libres de expectativas, pero es inevitable que si te acercas a leerlo es porque de alguna forma, ha sobresalido sobre otras probables lecturas. El problema de manejar distintos escenarios temporales es que siempre corres el riesgo de que una sobresalga por encima de la otra y que al final tengas la sensación de que algo cojea. Si además no empatizas con uno de los personajes...

Me quedo con que, aun así, es un buen libro.

Un abrazo

Marisa G. dijo...

Las expectativas juegan malas pasadas. A mí me gustó mucho aunque sí que es verdad que el prota a veces tiene miga pero a mí me cayó bien. Besos.

Ray dijo...

Bueno, lo de las expectativas es algo inevitable, por mucho que queramos no prestar atención a ellas, sobre todo cuando empieza a correr el rumor de que es un buen libro.
En esta ocasión no me lo llevo, no me termina de convencer.

Un beso ;)

Abril no es un mes dijo...

Lo de que no te caiga bien el protagonista me suena bastante. A mí me ha pasado igual algunas veces, he leído libros muy buenos donde el prota no me caía bien, pero la trama o la forma en que estaba escrito lo compensaba con creces, y otras en que he tenido que abandonar porque no había nada que lo compensara y es que, realmente puedes llegar a detestar a ese personaje.
Lo de las expectativas a mí personalmente no me influyen, suelo ser muy exigente, si un libro no me convence en los primeros capítulos, paso a otro, así de tajante.
Un besote

Espe dijo...

No me sonaba de nada, pero tiene una pinta estupenda.

Shorby dijo...

No me animo finalmente con este...

Besotes

Tizire dijo...

Totalmente de acuerdo contigo: el protagonista de este libro es gilipollas. Aunque a mí la trama del pasado me gustó mucho y creo que es un libro bien escrito, que engancha... Pero vaya con el prota, qué tío más plasta (y con ciertos comentarios machistas - racistas que pa qué...). 1beso!