viernes, 15 de abril de 2011

La herencia de Eszter de Sándor Márai

La herencia de Eszter recuerda en sus inicios a El último encuentro. En esta obra no van a ser dos ancianos los que se encuentren tras cuarenta años sin verse. Ahora será Eszter, una mujer en torno a los cuarenta años, quien recibe un telegrama anunciando la llegada de Lajos, el único hombre del que ha estado enamorada y a quien no ha visto desde hace por lo menos veinte años. 
Poco a poco, a través de las conversaciones y, sobre todo, de los recuerdos de Eszter, vamos descubriendo qué ocurrió hace veinte años. Y descubrimos a un Lajos encantador, divertido, halagador, pero al mismo tiempo, mentiroso, embaucador, egoísta. Y Eszter tiene la desdicha de caer enamorada de él, y parece que él de ella también. Pero termina casándose con su hermana, Vilma. Y es que Lajos, incomprensiblemente, es capaz de engañar  a todo el mundo. Toda la familia de Eszter se rinde ante sus encantos, y él sabe aprovecharse de todo el mundo. Y poco a poco, va gastando, dilapidando, la poca fortuna que la familia tenía. Y cuando Vilma muere, Lajos se marcha dejando a Eszter sóla, con la única compañía de la anciana Nunu. Sólo conserva su pequeña casa, su jardín... y la ilusión de que Lajos vuelva un día para estar con ella.
Y por fin ese regreso se produce. Lajos vuelve. Pero, ¿con qué fin? Cuando él regresa, parece que el tiempo no ha pasado y que todo sigue igual. Lajos tan encantador como siempre, tan abusón como siempre, y los demás, dejándose embaucar por Lajos... como siempre. Y es Eszter quien nos cuenta cómo es ese regreso. Nos cuenta todo lo que sucede. Y como es ella quien nos lo cuenta, somos testigos directos de su lucha interna. Sabe que Lajos quiere algo, sabe que trama algo, pero, ¿y si ha vuelto por ella? Aún le ama y aún tiene la ilusión de que él sólo ha regresado por ella. 

"Regresó a mi lado, me miró profundamente a los ojos. Estuvo callado durante un largo rato. Nos mirábamos, con los ojos medio cerrados, con atención y curiosidad. Su rostro reflejaba seriedad y devoción.
- Permíteme una pregunta, Eszter -me dijo en voz baja y seria-. Una sola pregunta.
Cerré los ojos, sentía sofoco, mareo. Ese mareo duró unos instantes, e hice un gesto con la mano para protegerme. "Ahora me va a hacer una pregunta -pensé-. Dios mío, me va a hacer una pregunta. ¿Qué me va a preguntar? ¿Quizás me pregunte por qué ocurrió todo? ¿Quizá me pregunte si fui yo la cobarde? ¡Le tengo que responder!" Suspiré y lo miré, preparada para responder.
-Dime, Eszter -me preguntó entonces en voz baja, con un tono de intimidad-, ¿sigue la casa libre de hipotecas?"

Y aquí se rompe la magia. A partir de este momento, cada vez que Lajos habla, ella se da cuenta de su verdadero carácter, ella sabe que la está engañando. Pero ahora ella se deja engañar. Sigue enamorada a pesar de todo. Y es que, tiene ya 45 años y ha estado 20 años esperando el regreso de Lajos. Y decirle ahora que no, significa reconocer que ha desperdiciado esos 20 años, significa que su vida no ha tenido sentido alguno. Decirle que no a Lajos significa quedarse con su casa, con su jardín, con Nunu a su lado... En cambio, decir que sí implica estar cerca de él, vivir cerca de él, pensar que él aún la ama. ¿Qué decidirá finalmente?


13 comentarios:

Shorby dijo...

Aissss... otro que me apunto! xDD

Me ha gustado mucho la reseña, el libro tiene que estar muy bien, no conocía el autor ni lo he visto por ahí ni nada.

Definitivamente, esto es una perdición... =)

Besotes!!!

Margari dijo...

Jajaja, como te comprendo Shorby. Para animarte un poco voy a decirte que este es un libro muy cortito. Yo todavía estaba pensando en si me enganchaba el libro o no cuando terminé de leérmelo. Otro gran libro (me gustó incluso más que éste) de Márai es El último encuentro, que reseñé hace poquito.
Besotes!!!

Lola Brown dijo...

Yo éste es el único que he leído del autor y sí que me gustó pero me resultó muy angustioso ser testigo impotente de la tranquilidad con la que la protagonista asume lo que sabe que va a pasar, incluso Nunu, para mí el mejor personaje de la novela, sabe cuales serán las consecuencias de la llegada de Lajos y lo acepta como si no pudieran hacer nada para evitarlo.

Es un buen libro.

Besos, Lola.

Mario dijo...

Suena a una buena historia, una romántica con decepción y posible reinvindicación pero bajo la pluma celebrada de Márai uno puede dejarse llevar tranquilo, al menos eso parece, y ya lo leeré, que tengo algunos libros de él incluyendo el mencionado. Con tan sugerente reseña provoca hacerlo. Un abrazo.

Mario.

Carmina dijo...

No he leido nada de Sandor Marai, habrá que ponerle remedio, pero hay tantos autores que no conozco... en fin supongo que este autor no es lo que necesito ahora, así que lo dejare en stand by, por cierto me hubiera cargado a la protagonista, como que se deja volver a engañar...

Por cierto chicquilla me llevas una marcha endiablada de reseñas y lecturas, aunque más bien será al reves, no hay quien te pille.

Antonio Cabello dijo...

Pues sí, el corazón tiene razones que la razón no entiende. No he leído a este autor pero tu entrada me abrió el apetito. Me lo apunto.
Nos seguimos leyendo, un beso.

Margari dijo...

Lola, yo también lo pasé mal con el personaje de Eszter. Es muy difícil comprender esa actitud, esa sumisión, esa aceptación de un destino que no le conducía a nada... El propio Lajos en su última conversación hace referencia a que ése es su destino, que no hay otro, y ella lo acepta con total resignación. Resulta incomprensible.

Mario, con Sándor Márai desde luego disfrutas de la lectura. Es una prosa tan cuidada, tan elaborada, una forma tan especial de decir las cosas... Es de esos autores que no importan qué es lo que cuentan, da igual. Son capaces de hacer una obra maestra del argumento más inverosímil. Es todo un placer leer a Márai.

Carmina, eso mismo pensaba yo de Eszter. Hasta me decía que si yo tuviera una amiga así, le daría un bofetón, a ver si despertaba y espabilaba. Porque es que tiene delito. Y lo de las lecturas no tiene mérito. Que últimamente estoy eligiendo de mi lista de pendientes los más cortitos y ligeritos de leer. Para aliviar la lista antes de ponerme con Juego de Tronos, para que el voy a echar bastante tiempo por el tocho que es.

Antonio, muy bonita frase y muy cierta. Y es que el corazón y la razón a veces no se llevan bien. Y prueba al autor, estoy segura de que te va a gustar.

Besotes!!!

Tatty dijo...

Otro libro y autor que no conocía y tiene muy buena pinta, además si dices que es cortito apuntado queda! besos

Margari dijo...

Sí Tatty, cortito, cortito. La verdad es que llegas al final sin darte apenas cuenta.
Besotes!!!

María dijo...

Tiene una pinta estupenda y más con lo que has escrito. La reseña te ha quedado estupenda! Y si además dices que es cortito... Otro que me apunto. Yo de este autor tengo 'El reencuentro' jeje.
Muchos besos!!!!

Margari dijo...

María, Sándor Márai es de los autores que conozco hace poquito y me ha encantado. "El último encuentro" (que supongo que será el mismo que tú citas) es una pequeña obra maestra. Es de esos libros que se merecen una relectura. Y si eres de las que te gusta subrayar las citas que te gustan, te vas a encontrar al final con todo el libro subrayado.
Besotes!!!

Isi dijo...

Ohh dios, qué historia más triste, no?? Tengo que leer algo de este autor, porque sólo leí "La extraña" y no me gustó nada, pero me han dicho que no es su mejor novela y que pruebe con otras... Esta creo que me va a gustar.
Gracias por la recomendación!

Margari dijo...

Sí que es una historia triste, Isi. Pero este autor tiene una forma de contar las historias que me gusta mucho. Solo he leído dos obras suyas: ésta y El último encuentro. Y por ahora me quedo con El último encuentro. Me encantó.
Besotes!!!