martes, 30 de junio de 2015

Leemos el Quijote (2º parte): Capítulo XLVII y capítulo XLVIII

http://bourbonstreet-porlomenix.blogspot.com.es/2015/01/reto-en-2015-leemos-el-quijote.html


Capítulo XLVII:

Mucho humor encontramos en este capítulo, a costa de Sancho. Y es que éste empieza a descubrir que ser gobernador de una ínsula no es tan fácil como parece. Y que tener el poder no  significa que pueda disponer de todo cuando él quiera...  Ni siquiera iba a poder comer...

Cesó la música, sentóse Sancho a la cabecera de la mesa, porque no había más de aquel asiento, y no otro servicio en toda ella. Púsose a su lado en pie un personaje, que después mostró ser médico, con una varilla de ballena en la mano. Levantaron una riquísima y blanca toalla con que estaban cubiertas las frutas y mucha diversidad de platos de diversos manjares; uno que parecía estudiante echó la bendición, y un paje puso un babador randado a Sancho; otro que hacía el oficio de maestresala, llegó un plato de fruta delante; pero, apenas hubo comido un bocado, cuando el de la varilla tocando con ella en el plato, se le quitaron de delante con grandísima celeridad; pero el maestresala le llegó otro de otro manjar. Iba a probarle Sancho; pero, antes que llegase a él ni le gustase, ya la varilla había tocado en él, y un paje alzádole con tanta presteza como el de la fruta. Visto lo cual por Sancho, quedó suspenso, y, mirando a todos, preguntó si se había de comer aquella comida como juego de maesecoral.
Y no le gustarán los consejos del médico a Sancho. ¡Si es que no le dejaba comer de nada! Tan solo le aconsejó " para conservar su salud y corroborarla, es un ciento de cañutillos de suplicaciones y unas tajadicas subtiles de carne de membrillo, que le asienten el estómago y le ayuden a la digestión." Ante esta respuesta, Sancho no pudo más:
-Pues, señor doctor Pedro Recio de Mal Agüero, natural de Tirteafuera, lugar que está a la derecha mano como vamos de Caracuel a Almodóvar del Campo, graduado en Osuna, quíteseme luego delante, si no, voto al sol que tome un garrote y que a garrotazos, comenzando por él, no me ha de quedar médico en toda la ínsula, a lo menos de aquellos que yo entienda que son ignorantes; que a los médicos sabios, prudentes y discretos los pondré sobre mi cabeza y los honraré como a personas divinas. Y vuelvo a decir que se me vaya, Pedro Recio, de aquí; si no, tomaré esta silla donde estoy sentado y se la estrellaré en la cabeza; y pídanmelo en residencia, que yo me descargaré con decir que hice servicio a Dios en matar a un mal médico, verdugo de la república. Y denme de comer, o si no, tómense su gobierno, que oficio que no da de comer a su dueño no vale dos habas.
Además de esto, recibirá carta del duque, que le comunicará que se prepare para la guerra, y que tenga cuidado, que puede ser traicionado por alguien muy cercano a él. ¿Quién dijo que ser gobernador era tarea fácil?

Capítulo XLVIII:

Don Quijote sigue dolido por los arañazos de los gatos y está descansando en su aposento cuando nota abrirse la puerta. Aunque pensó en la doncella enamorada, Altisidora, pronto ve que es una dueña " con unas tocas blancas repulgadas y luengas, tanto, que la cubrían y enmantaban desde los pies a la cabeza. Entre los dedos de la mano izquierda traía una media vela encendida, y con la derecha se hacía sombra, porque no le diese la luz en los ojos, a quien cubrían unos muy grandes antojos. Venía pisando quedito, y movía los pies blandamente." Ante esta imagen, solo pudo pensar que una bruja acudía a él. Así que no pudo evitar asustarse como tampoco pudo evitar asustar a la dueña que entraba. Y es que lo que ella veía era un hombre "envuelto de arriba abajo en una colcha de raso amarillo, una galocha en la cabeza, y el rostro y los bigotes vendados: el rostro, por los aruños; los bigotes, porque no se le desmayasen y cayesen; en el cual traje parecía la más extraordinaria fantasma que se pudiera pensar."

Pero pronto se aclaró la situación y la dueña le explicó a don Quijote quien era y lo que quería de él. Y éste pronto aclaró que no estaba para ninguna petición celestinesca, que él estaba enamorado de Dulcinea.  Pero ella solo quería ayuda para su hija. Y de paso, también le daba pistas a nuestro caballero  sobre el verdadero carácter de Altisidora y de la duquesa.
...de esta mi muchacha se enamoró un hijo de un labrador riquísimo que está en una aldea del duque mi señor, no muy lejos de aquí. En efecto, no sé cómo ni cómo no, ellos se juntaron, y, debajo de la palabra de ser su esposo, burló a mi hija, y no se la quiere cumplir; y, aunque el duque mi señor lo sabe, porque yo me he quejado a él, no una, sino muchas veces, y pedídole mande que el tal labrador se case con mi hija, hace orejas de mercader y apenas quiere oírme; y es la causa que, como el padre del burlador es tan rico y le presta dineros, y le sale por fiador de sus trampas por momentos, no le quiere descontentar ni dar pesadumbre en ningún modo.» Querría, pues, señor mío, que vuesa merced tomase a cargo el deshacer este agravio, o ya por ruegos, o ya por armas, pues, según todo el mundo dice, vuesa merced nació en él para deshacerlos y para enderezar los tuertos y amparar los miserables; y póngasele a vuesa merced por delante la orfandad de mi hija, su gentileza, su mocedad, con todas las buenas partes que he dicho que tiene; que en Dios y en mi conciencia que de cuantas doncellas tiene mi señora, que no hay ninguna que llegue a la suela de su zapato, y que una que llaman Altisidora, que es la que tienen por más desenvuelta y gallarda, puesta en comparación de mi hija, no la llega con dos leguas. Porque quiero que sepa vuesa merced, señor mío, que no es todo oro lo que reluce; porque esta Altisidorilla tiene más de presunción que de hermosura, y más de desenvuelta que de recogida, además que no está muy sana: que tiene un cierto allento cansado, que no hay sufrir el estar junto a ella un momento. Y aun mi señora la duquesa... Quiero callar, que se suele decir que las paredes tienen oídos.
Tal y como acabó la dueña de contar su historia, de forma brusca entraron varias personas en los aposentos de don Quijote y tal fue el susto que la vela se le cayó a la mujer quedando la habitación a oscuras.
Luego sintió la pobre dueña que la asían de la garganta con dos manos, tan fuertemente que no la dejaban gañir, y que otra persona, con mucha presteza, sin hablar palabra, le alzaba las faldas, y con una, al parecer, chinela, le comenzó a dar tantos azotes, que era una compasión; y, aunque don Quijote se la tenía, no se meneaba del lecho, y no sabía qué podía ser aquello, y estábase quedo y callando, y aun temiendo no viniese por él la tanda y tunda azotesca. Y no fue vano su temor, porque, en dejando molida a la dueña los callados verdugos (la cual no osaba quejarse), acudieron a don Quijote, y, desenvolviéndole de la sábana y de la colcha, le pellizcaron tan a menudo y tan reciamente, que no pudo dejar de defenderse a puñadas, y todo esto en silencio admirable. Duró la batalla casi media hora; saliéronse las fantasmas, recogió doña Rodríguez sus faldas, y, gimiendo su desgracia, se salió por la puerta afuera, sin decir palabra a don Quijote, el cual, doloroso y pellizcado, confuso y pensativo, se quedó solo, donde le dejaremos deseoso de saber quién había sido el perverso encantador que tal le había puesto. Pero ello se dirá a su tiempo, que Sancho Panza nos llama, y el buen concierto de la historia lo pide.
Lleva otra vez nuestro caballero una rachita... Que no hay manera de que termine bien un capítulo.
 

12 comentarios:

Marya dijo...

Jaja ¡Esperemos que termine la mala racha para don Quijote! Un besote :)

Amanda Exposito dijo...

Me sorprendio mucho cuando leí el libro años atras... es bastante entretenido y le pasa de todo xD

besos

Resi Scrap dijo...

Ostras!!! es verdad El Quijote!!! madre mía... ya no me acordaba de su lectura, es curioso pero me acuerdo de los capítulos de los que hablas! Anda que también... hacer gobernador al pobre Pancho xD

lecturina si dijo...

Hola Margari pobre Sancho, seguro que le ha parecido fatal esa restricción de comida, seguro que peor que si le dijeran que tiene que ir a la guerra. Continúa disfrutando de la lectura.

Lady Aliena dijo...

Como le decía a Atalanta el otro día, ni me acordaba ya del Quijote. No faltáis a la cita ninguna semana. Qué bien. Besos.

Atalanta dijo...

Pobre Sancho, le toca pasar algo de hambre en estos capítulos. Pero me parecen capítulos muy graciosos e ingeniosos
Un beso, Margari!

Lecturas Carla dijo...

Hola!
Yo sigo pensando que se me haría imposible leer El quijote.
Un beso :))

Yossi Barzilai dijo...

Pues leída la entrada me siento algo frustrado, no me acuerdo bien, está clarísimo que tengo que releerlo. Besos :)

Cris Te deseo un libro dijo...

Cada vez que haces estas entradas mas ganas me dan de releerlo :)
Besitos

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Es una maravilla volver a leer estos fragmentos del Quijote en estas entradas de Lectura que haces.
Recordar lo que hemos leído anteriormente en otras épocas y en otros contextos hace de esta sección una de mis preferidas.
Acabo de llegar a casa tras una operación de colon que me ha tenido 10 dias en el Hospital. Todo ha salido favorablemente y ahora toca descansar y alternar con las oportunas visitas a los médicos.
Estaremos en contacto.
Abrazos y Besines.

Francis dijo...

Sancho no lo pasa nada bien pero el hidalgo no se queda corto...
jaajajaaa... me encanta recordar estos momentos¡¡¡
un besazo¡¡¡

Claudia Green dijo...

Ay, estas entradas me hacen recordar todas las veces que he querido terminar de leer El Quijote y me he quedado a medias. Algún día lo haré, ¡seguro! jajaja

¡Un besote!❤️