martes, 16 de enero de 2018

La librería del Señor Livingstone de Mónica Gutiérrez


Mónica Gutiérrez,
En Amazon, 2017 
Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...

Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.

Leer un libro de Mónica siempre es un auténtico placer. Porque ella sabe crear un refugio donde todos los sueños son posibles, donde la felicidad aparece en todos los rincones, donde se está a gusto y no se quiere salir en ningún momento. Con personajes encantadores, entrañables, a los que resulta imposible no querer. A los que nos cuesta olvidar. Personajes con los que nos gustaría quedar y charlar un ratito. Porque esa es la magia de Mónica, que crea personajes sencillos, cercanos, amables, creíbles. Y eso que en esta ocasión admito que tropecé un poquito al principio con Agnes... ¡Que se quedó con el puesto de trabajo que he soñado siempre! Eso no se hace... Pero bueno... Al final, sí. Resulta imposible no quererla, no identificarse con ella, no soñar con ella. 

Y la librería... ¿Puede haber un sitio más especial que la librería del sr. Livingstone? Bueno sí, la casa de Don, el hotel Bosc de Les Fades, Mic-Napoca... Porque Mónica tiene una increíble habilidad para crear rincones acogedores de los que cuesta irse. Rincones a los que no nos importaría volver en otro momento. Y en esta librería no nos importaría entrar y quedarnos horas y horas entre sus estanterías, dejándonos aconsejar por el sr. Livingstone, que siempre tiene el libro adecuado para cada uno de sus clientes; sentarnos junto al pequeño Oliver Twist y observar la luna y las estrellas a través del techo acristalado; quedarnos dentro y disfrutar de todos y cada uno de los peculiares clientes que entran; conocer a ese escritor que todos los días acude a la librería para escribir, porque ahí encuentra la inspiración que necesita ( y quizás para curiosear un poco  en esas páginas que está escribiendo, para qué voy a negarlo...).

Y hay amor, mucho amor en este libro. Pero el que más destaca es el amor por los libros. Precioso homenaje el que realiza su autora a sus libros y escritores favoritos. Y a los auténticos libreros. A aquellos que se dedican a este oficio porque sienten auténtica pasión. Esto es lo que consigue transmitir Mónica a lo largo de toda la novela. 

Y me callo ya, que ya es hora. Porque no quiero desvelar nada más. Sólo una cosita, por si no os ha quedado claro: ¡entrad en La  librería del sr. Livingstone!

25 comentarios:

Narayani dijo...

El otro día publiqué mi reseña de este libro y coincido contigo en lo del amor por los libros. Yo es lo que más destacaría, muy por encima de la historia de amor. También coincido contigo en que Mónica es una máquina creando espacios de los que es difícil salir. Yo me quedo con la librería y con el hotel ;-)

Besos!

Norah Bennett dijo...

Ya he estado y opinó como tú. Te querrías quedar y formar parte de ese universo. Poder verlos a todos otra vez y tener una conversación con ellos, en especial con el Sr Livingstone. A mí lo único que no me "gusta" de sus libros es que se inventa los sitios y no puedes ir de verdad.
Besos

Rebeca Favila dijo...

¡Hola!
La verdad no había escuchado de esta autora, no me termina de llamar la atención el libro pero tampoco lo descartaré por los comentarios que haces.
Saludos Infinitos.

MaraJss dijo...

Yo el día que me mude de casa, llamaré a Mónica para que me elija el sitio, menudo ojo tiene. Tengo muchas ganas de visitar esta librería.
Besos.

Adivina quien lee dijo...

Mónica tiene la capacidad de escribir historias que te hacen sentir bien y en las que flota cierta magia. Espero no tardar en leer esta.

Francisco dijo...

Es un placer disfrutar de la narrativa de Mónica. Esta novela que reseñas es un tanto diferente a las tres que le preceden, pero ese espíritu que las caracteriza, sigue presente en ella. Besos.

Aylavella dijo...

Una librería muy entrañable, al igual que otros sitios que han salido de la pluma de Mónica. Me encantó y no me importaría perderme por las estanterías del Sr Livingstone.
Besos

Inquilinas Netherfield dijo...

Coincidimos totalmente. Es la novela más personal de Mónica y plasma el amor que siente por los libros, la literatura, las librerías, Londres/Inglaterra...una joyita. Apoyo la moción de Mara, le vamos a pedir que nos busque casa... jajaja.

¡Besote!

buscandomiequilibrio dijo...

Holaaaaaa.
Joer qué atrasazo llevo para ponerme al día con vuestros blogs.
Tengo dos libros de Mónica, no los he leído aún, pero lo haré, y por lo que decís este está super genial. Se nota que lo has disfrutado un montón.
Besos.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Es la primera vez que leo una reseña sobre este libro y la verdad es que me llama bastante la atención. Me apetece una lectura así, con lo que no descarto leerlo pronto.
Besos!

shaka lectora dijo...

No he leído nada de Mónica aún y no por falta de ganas, es que no me da la vida jajajajaja. La tengo en pendientes, a ver si me animo de una vez.

Un beso.

Manuela dijo...

Pues habrá que entrar. Yo lo que he leído de Mónica me ha gustado mucho.
Besos.

Shorby dijo...

Tengo muchas ganas de leerlo!
La temática me encanta =)

Besotes

Mª Ángeles Bk dijo...

A mí esta autora me encanta y tengo intención de leer esta historia. A ver si le hago un hueco.
Besos

Tatty dijo...

Lo he terminado hace unos días y me ha gustado mucho, es una delicia leer a Mónica
Besos

Marya dijo...

¡Cuánto entusiasmo! Por supuesto, me lo llevo anotado. Un besote :)

MyuMyu dijo...

¡Hola guapa!

No conocía el libro y tiene una pinta estupenda. No me importaría nada leerlo.

¡Besos!

Mientrasleo dijo...

Me gustó mucho, lo leí apenas salió a la venta. Disfruto con las letras de Mónica
Besos

Marisa G. dijo...

Paso de puntillas porque lo compré el otro día y me llegó ayer!!! Me apetece mucho leerlo. Besos

Unknown dijo...

¡Hola! No conocía este libro y aunque veo que te ha gustado bastante, creo que lo voy a dejar pasar porque hay algo que no me convence del todo.
Un beso ^^

Mónica-serendipia dijo...

¡Mil gracias, Marga! Me encanta construir lugares así, donde los lectores puedan entrar y sentirse tan a gusto, donde siempre quieran volver, ¡me encanta! Me alegra mucho que te lo hayas pasado bien con "La librería del señor Livingstone", vuelve siempre que lo necesites. Y en cuanto a Agnes... ¡Yo también quiero su trabajo! Jajajajaja. Un beso grande y gracias por pasarte a tomar el té por Moonlight Books.

Rachelín The Cure dijo...

¡Hola!
La verdad es que suena encantador, ya me gustaría a mí un trabajo así rodeada de libros y con un librero apasionado.
Sin duda, es una novela que leería con gusto.
¡Un saludo!

Angela Leon dijo...

Que si, que si, que no tengo perdón y de este año no pasa que lea a la autora, jajaja Parezco la tonta de la blogosfera que no me entero de nada nada :)

Bs.

Maria Vazquez dijo...

Solo escucho maravillas de esta novela, al final voy a tener que darle una oportunidad. Besos

Juan Carlos dijo...

Ósperas, Margari, me he quedado ojiplático: "Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible." Pero ¿eso qué quiere decir? Madre mía, Juan Carlos, los años no han pasado en balde por ti, ya no entiendes el mundo.
Bueno, fuera ya de bromas (que no sé exactamente el sentido de 'feelgood' y 'wodehouse' es cierto, aunque creo percibir por donde van), ya sólo por el buen rollo que parece destilar la novela me la hace atractiva y por eso la he elegido para el Reto Serendipia. La otra razón es que, igual que tú, he leído muchas otras reseñas elogiosas de la novela, una novela que según te/os leo habla de libros. Nada puede gustarme más.
Un beso