martes, 20 de noviembre de 2012

Ojos de niña sobre el estrecho de Emilia Luna


"Dicen que la diferencia entre un escritor y el que no lo es, radica en la mirada. Donde el que no escribe sólo ve un suceso cotidiano, el que fabrica historias descubre, en el mismo hecho, el germen de una historia única, diferente, digna de ser contada. Para los que nos gusta escribir, la calle, las gentes son el mejor alimento de nuestra imaginación. Hasta ir a la compra puede convertir una mañana normal en algo extraordinario".

Son muchas las ocasiones en las que no nos hace falta grandes historias para disfrutar de un libro. Que son las historias sencillas, las cotidianas, las que nos mantienen pegadas a sus páginas. Ésta es una de esas ocasiones.

Con una prosa sencilla y ligera, la gaditana Emilia Luna nos ofrece un libro de relatos sorprendente. Unos relatos que no son del todo independientes, sino que tienen un nexo en común: los recuerdos que Emilia tiene de su infancia. Unos recuerdos que tienen la virtud de transportarnos en el tiempo y en el espacio. Y volvemos a ser niñas otra vez, volvemos a correr como cuando éramos pequeñas, sin cansarnos, volvemos a saltar, volvemos a recordar a nuestros mejores amigos de aquellos momentos,  volvemos a jugar a todos aquellos juegos con los que llenábamos nuestras tardes, volvemos a recordar esas canciones que nos acompañaron durante nuestra infancia... 

Y nos hace ver, nos hace sentir ese cielo azul sobre el mar, oler esa brisa marina, notar incluso el viento en la cara... Sentimos todas las emociones de la niña protagonista de todos estos relatos, la propia autora, porque son emociones que nosotros también hemos sentido. Es la gran virtud de esta novela. Que nos hace recordar la inocencia de cuando éramos niños, nos hace recordar la ilusión que nos hacía las cosas más sencillas, nos hace recordar la aventura que suponía cualquier acto que se apartara del día a día cotidiano...

Pero en los últimos relatos deja de ser la niña la protagonista. Y Emilia nos habla de su madre, de su padre... De su amor incondicional hacia ellos. Y termina regalándonos un hermoso poema dedicado a su hijo que nos deja un nudo en la garganta.

Muchísimas gracias a la Editorial El desván de la memoria por el ejemplar. Y si sentís curiosidad por el libro, aquí podéis leer un poquito.

37 comentarios:

mientrasleo dijo...

Menuda reseña más bonita. Ya con la primera frase me has ganado.
Unoq ue me apunto...
Besos

Daviblio dijo...

Muy bien traída la reseña de este libro en el 20N, "el día del niño". Era esta o una biografía de Franco... Menos mal que supiste elegir. Tiene buena pinta el libro para recordar esa etapa de nuestra vida que siempre recordamos con una sonrisa en la cara.

Coincido con "mientrasleo" en calificar esta entrada de bonita.

Un beso Margari!

Yossi Barzilai dijo...

Yo también coincido Margari, con lo que dice esta escritora desconocida para mí y con lo que dices tú. A veces lo más bello está en lo más sencillo, en lo más común, tratamos tanto de buscarlo que cuando es evidente no lo vemos. Este libro me llama la atención. Un beso :)

Rocío - Mis apuntes de lectura dijo...

Que reseña y que libro tan bonito !! me gustan este tipo de libros que te hacen viajar a un tiempo menos complicado que este donde con tener dinero para las chuches ya estabamos contentos, un beso.

Tatty dijo...

No soy mucho de relatos pero este libro sí que creo que me gustaría, solo por recordar la infancia creo que la lectura se convierte en algo especial
besos

Jara dijo...

Creo que con la ternura que desprende tu reseña ya me has convencido.
¡Volver a los felices momentos de la infancia!
Lo apunto.
Besos

Mayte Esteban dijo...

Estoy convencida de que este libro me encantaría, ya desde esa frase que has transcrito despide una magia especial.

Me voy a buscar más cosas sobre él.

Un beso

Shorby dijo...

Me ha encantado el comienzo, con eso me ganas ya... jejeje

Besotes

Anónimo dijo...

parece interesante, tomo nota. Me encantó la diferencia entre el escritor y el que no lo es ;)
un beso,
Ale.

Irial dijo...

Me apunto el primer párrafo, es perfecto para soltarlo por ahí e irse toda orgullosa :)
Yo suelo pecar de fantasiosa, por lo que estas cosas me hacen autovalorarme más. ¡Qué tengo mirada de escritora! (y que más -.-) jajaja

Un besito, Margari, gran entrada

Anónimo dijo...

El Libro me convence y tu Reseña, puro sentimiento, aún más.
Un abrazo.

Carm9n dijo...

Qué bonita reseña! Me lo anoto!!
Besos,

Carol dijo...

Buena reseña, tiene que ser un libro muy bonito. A mi, que me gusta recordar las cosas de mi niñez, me encantaría. Le voy a echar un vistazo en el link que has dejado, donde dices que se puede leer un poquito.

¡Un beso!

Offuscatio dijo...

La portada, desde luego, es preciosa, y tu reseña está cargada de magia..de esa magia infantil de la inocencia. ¡Gracias por descubrirme una nueva lectura! Besitos.

Nieves Noguera dijo...

Ya no queda más que decir de tu preciosa reseña, simplemente que me ha encantado.

Lola PD dijo...

Me ha encantado la cita que has elegido, solo con ella ya me has ganado.
Tendré muy en cuenta este libro.
Besitos.

Loli Pérez dijo...

Un libro lleno de emociones y sensaciones, como nos lo cuentas dan ganas de leerlo enseguida!!

abrazos

Jota dijo...

Es precioso, el primer párrafo ya me a enganchado, ya lo tengo apuntadito para los "regalos de reyes" jejeej, bsss, y gracias por esta reseña maravillosa como siempre, un abrazo guapa!!!

albanta dijo...

Una portada y una frase preciosa. Imposible que por lo menos no te llame la atención el libro. Directo a la lista de pendientes.

Unknown dijo...

Yo lo he leido y hay dos cosas que me gustaría resaltar. Una que son historias que inducen a soñar, a trasladarte en el tiempo con paz y otra que al poderlas tomar en pequeñas dosis se pueden saborear y alargar artificiosamente.
Un remanso muy recomendable.

Isabel dijo...

Pues la verdad es que ultimamente estoy descubriendo libros y autores que no me sonaban para nada. Gracias por la info. Besos.

Mere dijo...

No sabía que te gustaba escribir, Margari, me encantaría algún día leer algo tuyo. Y estoy contigo, las historias sencillas son las mejores :) Un beso

Marisa G. dijo...

Se ve que te ha conmovido... La verdad es que suena interesante. Un besito.

MaryLin dijo...

Q emotivo y se transmite adem´as en tu reseña.
No es del tipo de libros q suelo leer, pero se nota que es especial.
Besotes

San B. y Maca G. dijo...

Como ya dicen por aquí, una reseña muy bonita, no conocía el libro!

Un besote!!

Lesincele dijo...

No suelo ser de relatos e intento apuntarme los mínimos posibles...pero con tanta dulzura me es imposible no apuntármelo jeje
Un beso!

CuEnTaLiBrOs dijo...

Tiene pinta de ser un libro muy delicado, me gusta eso y lo de los pequeños placeres que al final son lo importante mucho más. Me parece una oferta de lectura estupenda, gracias por hablarnos de ella! Besitos

Sandra Rivero dijo...

Me ha encantado la reseña, y la portada del libro, vamos que va directo a mi lista, además es de relatos, un genero al que le he cogido el gustillo...

Una reseña preciosa Margari.
Besos!

Meg dijo...

Qué bonito!! no lo conocía, ni a la editorial!! Un beso!!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

No conocía ni el libro ni la autora pero quiero leerlo ya!! Me encantan los relatos y si son cotidianos, mejor que mejor. Estoy segura de que el libro me va a gustar mucho. Muchos besos.

Alice Wonderland dijo...

Yo es que los relatos... me cuestan de leer o mejor dicho de gustar y por eso, en principio, no me planteo el leerlo. Besos guapa.

María dijo...

Muy bonita reseña Margari. Dan ganas de coger el libro ya :) Cada vez me gustan más los libros de relatos.
¡Muchos besos!

Icíar dijo...

Muy bonita, es verdad, prece que coincidimos todos. Si este ligro de relatos te ha inspirado hablar así, habrá que tenerlo en cuenta :D

Margari dijo...

Gracias a tod@s por vuestros comentarios! Y me alegra de haberos animado a leer este libro, que os aseguro que os va a gustar. De esos libros entrañables, deliciosos, que se te quedan en la cabeza rondando durante días y días una vez terminada su lectura.
Os pongo un comentario de la propia autora, que ha tenido dificultades para colgarlo:


"Hola a todos. Soy Emilia Luna, la autora de Ojos de niña sobre el Estrecho. El primer día que leí la reseña de Margari, intenté escribir aqui. pero no estoy muy ducha en estas cosas. A ver si esta vez tengo suerte.
¡Muchas gracias, Margari, por dedicar estas palabras tan bonitas a mi libro!No os imaginais lo que significa para alguien que escribe que sus pequeños recuerdos, tan íntimos, sean del gusto de los demás y disfruten con ellos... Es un placer incomparable a ningún otro. Gozé mucho escribiéndolo, porque, aparte de la cuestion personal, ir de la mano de Ramón Alcaraz en ese paseo introspectivo fue maravilloso.
Muchas gracias a Margari por su generosidad y a vosotros, igual."

Besotes!!!

Kayena dijo...

Siempre me han gustado los relatos, de hecho, soy una defensora de ellos, pero este libro del que nos hablas (o quizás por el modo en que de él hablas), parece muy interesante, tierno y evocador a la vez.

Un beso.

Narayani dijo...

Creo que ya te lo he comentado alguna vez, pero no soy mucho de relatos. Sin embargo es cierto que últimamente sí estoy leyendo algún libro de relatos y me está gustando la experiencia. Basta con no leerlos todos del tirón :-)

Besos!

Aran dijo...

Mmm, relatos, con una conexión y además por lo que cuentas los primeros son muy evocadores. Tiene muy buena pinta.
Besos!