martes, 11 de septiembre de 2012

Oscar Wilde



Me sumo a la Semana British organizada por Carmen con esta entrada dedicada a uno de los autores británicos que más me gustan, sobre todo por las magníficas piezas teatrales que nos dejó: Oscar Wilde.

Vino al mundo en Dublín, un 16 de octubre de 1854. Su padre, William, era un prestigioso y reconocido médico, y su madre, Lady Wilde, era una extraordinaria dama que influyó muchísimo en nuestro escritor. Aficionada a la lectura, se atrevió incluso a escribir sus propios textos con el seudónimo de Speranza. Le gustaba también reunir en su casa a un bohemio círculo de intelectuales. En ese ambiente creció Oscar Wilde, así que su acceso a la cultura lo tenía bien fácil.

Su formación la realizó en los mejores colegios destacando en diferentes disciplinas. Las vacaciones escolares las pasaba en muchas ocasiones en Francia, lo que le hizo conocer la lengua y la cultura francesa bastante bien. Inició sus estudios universitarios en el Trinity College de Dublín mostrando desde el principio una clara inclinación hacia las lenguas clásicas y la literatura inglesa. Sus buenas notas le llevarían a Oxford, donde tomaría contacto con las nuevas tendencias literarias y estéticas: el simbolismo frances, el prerrafaelismo...


En su época de estudiante se atrevió con el verso.  Atraído por la lírica decadentista de final de siglo, escribió su extenso poema, Ravenna, merecedora del premio Newdigate. El esteticismo en esta primera época no sólo se refleja en su obra, con su segunda colección, Poems, sino también en su persona y en su entorno: su extravagante forma de vestir, la recargada decoración de su habitación en el college, su forma de hablar... Y por esta razón empezó a sobresalir en los salones ingleses y en los círculos intelectuales del momento, donde sorprendía por su ingenio y por su dandismo. Aunque también fue por estas mismas razones objeto de burla en distintas publicaciones de la época.

Cuando acaba su vida universitaria, en 1882, pasa unos años en EEUU para impartir una serie de conferencias sobre prerrafaelismo y esteticismo. Será en este país donde estrene, sin éxito, su primera obra teatral, Vera o los nihilistas y luego la también fallida La duquesa de Padua.


Volverá a Londres, donde conocerá a Constance Mary LLoyd, una joven bella hija de un celebre jurista. Inicia con ella una bonita relación donde la estabilidad marcará la vida del escritor. Se casará en 1884 y en los dos años siguientes llegarían sus dos únicos hijos. En estos años se dedicará el escritor a su trabajo de periodista y comienza a escribir alguna de sus principales obras: El fantasma de Canterville, El crimen de Lord Arthur Savile, alguno de los ensayos de Intenciones...

Pero este período de tranquilidad empieza a acabarse en 1886, cuando conoce a Robert Ross, de quien se dice que fue su amante en esos primeros años para luego convertirse en uno de sus mejores amigos.

Entre 1888 y 1891 Wilde ve publicado sus cuentos de El príncipe feliz (luego más conocida como La casa de las granadas), el ensayo El alma del hombre bajo el socialismo, las narraciones de El crimen de lord Arthur Savile y otros relatos y el conjunto de ensayos que, reunidos bajo el título de Intenciones, contienen las teorías estéticas del escritor.

1891 es también el año de publicación de su gran novela, El retrato de Dorian Grey, sobre un individuo hedonista, de gran belleza,  que se cree por encima del bien y del mal, que logra retener su juventud mientras su retrato acusa los signos de la decadencía física y espiritual. Al destruir el cuadro... Uys, no cuento más, por si hay alguien que no conoce aún el final de esta gran novela. 


El prestigio social de Wilde tras este gran año crece de forma imparable. Es requerida su presencia en los foros intelectuales e invitado a los más elegantes salones de la sociedad londinense. También es reclamada su presencia en toda fiesta, donde hacía siempre gala de su ingenio y su brillantez.


En 1892 estrena El abanico de Lady Windermere, la primera de sus cuatro comedias. Gozó de un éxito inmediato. El propio escritor saldría al escenario para hacer gala una vez más de su ironía y egocentrismo:
"Celebro mucho que les haya gustado mi obra y los felicito por su buen gusto".
En esta obra, Oscar Wilde nos relata las  peripecias del abanico de Lady Windenmere y aprovecha para realizar una irónica  sátira de la preocupación excesiva por la apariencia ante los demás.



Su siguiente obra es Una mujer sin importancia. De nuevo carga contra la aristocracia. Nos presenta a al aristócrata Lord Illingworth, un solterón cínico y seductor. Y por otro lado nos presenta a  Mrs. Arbuthnot, una mujer sencilla pero de una integridad irreprochable, a la que dejó embarazada años atrás, pero nunca quiso saber nada de la criatura. Ahora,el noble va a convertirse, sin saberlo, en padrino de su propio hijo. Pero Mrs. Arbuthnot trata de impedirlo.



Con el éxito asegurado, no arriesga Wilde con su siguiente comedia, Un marido ideal. El argumento es similar a sus otras obras. Hay un secreto que no debe ser descubierto para no arruinar el honor del protagonista. La única diferencia con respecto a sus dos anteriores comedias es que aquí el secreto no trata de amor, es un caso de corrupción. Sigue criticando Wilde esas ganas siempre de aparentar y esa falsedad que llena la alta aristocracia inglesa. Pero a su vez nos hace ver que no hay quien esté libre de pecado y que siempre es bueno dar una segunda oportunidad. Porque... ¿hay alguien perfecto?



Su siguiente comedia será La importancia de llamarse Ernesto. Se estrenó en 1895 y ya el subtítulo lo decía todo: "comedia banal para gente muy seria". En esta obra demuestra Wilde de nuevo todo su ingenio, con diálogos absolutamente brillantes y aprovechando en todo momento el doble sentido de las palabras y las significaciones sociales de los términos. Y vuelve a arremeter Wilde de nuevo contra la aristocracia. No es de extrañar que sus compatriotas le tuvieran ganas...



 
Completamente distinta es su siguiente obra, Salomé. Drama en un solo acto, escrito en francés, trata sobre las pasiones tan intensas que conducen a la obsesión. Esta obra destaca sobre todo por su lirismo, por su sensualidad y por el efecto turbador que causa en el espectador.



  
Si en su vida literaria, Wilde vivía su mayor apogeo, en su vida personal empezaban los problemas. En 1891 conoció a Lord Alfred Douglas, Bosie, hijo del marqués de Queensberry, un chico joven, bastante guapo, delicado, sensual... Y además, poeta. Dicen sus biógrafos que Wilde se enamoró totalmente de él. Los problemas empezaron cuando el padre del joven decidió airear la aventura de su hijo con el prestigioso escritor. Wilde, aconsejado por el propio Bosie, se querelló contra el marqués por difamación. Pero no ganó. El marqués fue exculpado, así que si él era inocente... Wilde era realmente homosexual. Y por esta razón fue condenado. Pasó dos años en la cárcel, dos años muy duros. En este tiempo escribió una extensa carta donde hablaba de su relación con Bosie. Se publicó en 1905 con título De profundis. Y a pesar de todo, cuando salió de la cárcel quiso reanudar su relación, pero ya nada era igual. La familia del escritor marchó, abandonando al escritor, huyendo del escándalo. Perdió la tutela de sus hijos. Terminó solo.



Los últimos años de su vida los pasa en Francia, bajo otro nombre (Sebastian Melmoth). Escribe la hermosa Balada de la cárcel de Reading. El protagonista es un hombre condenado a muerte, en vísperas de su ejecución. Conocedor de la vida en la cárcel, aprevecha para criticar los horrores de éstas, lugares que son capaces de destrozar la sensibilidad que una persona pueda tener.

Viajará a Italia, gracias a la ayuda económica que le prestan sus amigos, cuando se entera del fallecimiento de su mujer. Quiere visitar su tumba. Y a su regreso, padece una grave otitis que terminará convirtiéndose en un cáncer que terminará con su vida. Y él tampoco se cuidará, porque los excesos con la bebida serán muchos. Finalmente muere el 30 de noviembre de 1900. En su tumba se esculpieron unos versos de Balada de la cárcel de Reading.


Fotos: http://blogs.20minutos.es/trasdos/files/2011/05/oscar_wilde.jpg 
         http://bibliotecavilareal.files.wordpress.com/2011/09/constancemarylloyd.jpg

42 comentarios:

  1. Una entrada estupenda. Fascinante wilde y su trayectoria con las mujeres. Ese casi luto permanente por la que fuera su cuñada y en cambio su vida marital...
    Fascinante, y un autor magnífico.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me parece un escritor realmente interesante.
    El fantasma de Canterville es de mis favoritos del autor =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Poco conocía de su vida y de su obra, pues salvo "El retrato de Dorian Grey", creo no haber leído nada más, si acaso alguna película; y sobre esa lectura leí alguna crítica, en la que decían que era un reflejo de si mismo.

    Pero sin duda, el bueno de Oscar Wilde se lo tuvo que pasar estupendamente durante toda su vida y el cuerpo le dejó.

    besucus Margari, una biografía interesante

    ResponderEliminar
  4. Sus excesos fueron a muchos niveles pero lo importante para nosotros hoy en día es que su obra es inmortal.
    Preciosa entrada, Margari!
    Besos,

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esta entrada Margari tengo pendiente a este escritor espero embarcarme el próximo a;o con un reto de sus libros... Besos

    ResponderEliminar
  6. Esa versión de "El retrato de Dorian Gray" provoca ver.
    Besos
    David

    ResponderEliminar
  7. .... y también Lady Windermere's
    David de observandocine.com

    ResponderEliminar
  8. Una entrada muy interesante. Yo tengo en casa un pequeño librito con sus frases más celebres, que me trajo mi hermana cuando estuvo de visita a Dublin. Un besito y gracias por este apunte cultural.

    ResponderEliminar
  9. Interesante!!! conocía muy poco sobre él...Sólo he leido "El retrato de Dorian Gray", a ver si veo la peli y leo algun título más, porque la verdad es que me gustó lo que leí. Un besote!!

    ResponderEliminar
  10. De él he leído el retrato de Dorian Grey que me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  11. Conozco más la vida del autor que su obra, y tu entrada de hoy me ha servido para refrescar mis conocimientos y para que me entren ganas de acercarme a alguna de sus obras. Felicidades por esta completísima entrada. 1beso!

    ResponderEliminar
  12. Un gran trabajo, Margari, elegante, ameno y maravillosamente documentado. Magnífico autor, de sus obras mi favorita: El abanico de Lady Windenmere... elegante, deliciosa. Aristócratas en Italia, con sus costumbres tan british bajo el sol de la Toscana... y es que me embriaga ese ambiente, me perdería en él una vida entera :) Gracias por el paseo, un beso

    ResponderEliminar
  13. Muy buena entrada para conocer a un autor imprescindible.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  14. Muy muy interesante.
    Aunque aún no he catado al autor pero tengo El retrato de Dorian Gray pendiente en casa...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Una gran entrada. Leí el retrato de Dorian Grey hace mucho tiempo y me encantó. Quizá sea el momento de retomar a Wilde.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. La semana está teniendo mucho éxito y las entradas son de lo más interesantes, de este autor aún no he leído nada
    besos

    ResponderEliminar
  17. Es uno de mis escritores preferidos. También uno de mis personajes históricos favoritos. Me gustan sus libros, sus citas célebres, sus excesos y esa frivolidad que escondía, en realidad, tanta profundidad. Me ha encantado la entrada.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Le tengo unas ganas a este escritor.... Dorian Grey se me escapa cada vez que lo encuentro por mi librería!
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Menuda entrada más trabajada! Yo cuando era más pequeña me leí el de El fantasma de Canterville, aunque no descarto poder leerme algún día El retrato de Dorian Grey, es un clásico!

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. Te los has currado mucho Margari, me ha resultado super interesante porque de este autor he leído "El retrato de Dorian" y la verdad es que me gustó bastante =)

    ResponderEliminar
  21. Una pena que un hombre tan culto y tan buen escritor acabara sus días solo y excediéndose en la bebida. Aunque no me extraña porque entre la difamación, su mujer que se lleva a los hijos y los dos años en la cárcel yo también acabaría así.

    De sus relatos recuerdo sobre todo El fantasma de Canterville. Cómo me gustó esa historia y cómo me llegué a reír! Tengo que releerlo para disfrutarlo de nuevo...

    Besitos!

    Mika

    ResponderEliminar
  22. Que post tan completísimo, te felicito. Cuando era niño releía mucho los cuentos de Oscar Wilde. Ahora ya más adulto me qued sobre todo con la historia de Dorian Grey, que es ciertamente espeluznante y muy reveladora.

    Es sin duda uno de esos autores trágicos a los que hay que leer si o sí, aunque una vez.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Una maravilla la mejor entrada que te he visto realizar, completa, llena de grandes recomendaciones.

    Besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  24. Completísima tu entrada, que trabajazo te has dado. Besos

    ResponderEliminar
  25. Qué entrada más currada Margari, me ha gustado mucho.

    Mi madre me regaló "El fantasma de canterville" cuando era pequeña, es un cuento que siempre me gustó y cuando, más adelante, estudié algo sobre Oscar Wilde me pareció un escritor interesante, con mucho que contar.

    Hoy he aprendido un poco más, ¡gracias!

    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  26. Me encantó este post!!! Wilde es uno de mis escritores preferidos, he leído sus obras de teatro, su novela y la mayoría de sus cuentos. Me fascina.
    Recién descubro tu blog, y ya sé que me gusta...
    Saludos, muy interesante esta entrada.

    ResponderEliminar
  27. Grande Oscar Wilde!! Aunque, un tanto machista xD Pero, hay que ver el contexto.

    Saludos gatunos. Miaaau!!!!

    ResponderEliminar
  28. Que buena elección para esta semana especial. Hace un par de meses, escogí para llevar a casa varios libros de Oscar Wilde, aunque muchos de sus cuentos los leí en la niñez no dejó de sorprenderme una nueva lectura. También leí dos de sus obras de teatro y quedé impresionadísima, me gustó esa radiografía de la época tardovictoriana que logró realizar en ambas, "El abánico de Lady Windermere" y "La importancia de llamarse Ernest".
    Y para qué mencionar El retrato de Dorian Grey una genialidad que me dejó para dentro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. He leído poco, una asignatura pendiente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Un articulo muy pero que muy interesante. Me ha gustado mucho. Gracias.

    ResponderEliminar
  31. Hace poco me leí una de las novelas de Wilde, "El retrato de Dorian Gray". De momento la única que he leído, me gustó mucho. Espero seguir con el conocimiento de este autor con la lectura de otra de sus obras, de momento no se con cual. ¿Me recomendáis alguna?

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Leí el Retrato de Dorian Gray las navidades pasadas y me gustó mucho.
    También vi la película sobre su vida ^^
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  33. ¡excelente entrada! hoy aprendí muchas cosas que desconocía de este autor, y su obra Balada en la cárcel de Reading no la conocía. La apunto para leerla pronto.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  34. Me encanta Oscar Wilde, uno de mis escritores favoritos, y es que todo lo que escribía era absolutamente genial, incisivo e irónico. Una auténtica desgracia que acabara de un modo tan trágico. Muchos besos

    ResponderEliminar
  35. Me gusta bastante Wilde, el año pasado me compré un volumen con todas sus obras de teatro, ya lo leeré, el que he leído es su libro Dorian Grey y me parece maravilloso, no solo por la descripciones y esas letras tan bellas, sino porque es super entretenido, te atrapa y te jala hacia el desenlace, es una magnifica historia, también he leído sus cuentos para adultos y son buenos. Gran autor, buen repaso, interesantes los datos históricos. Besos!!

    ResponderEliminar
  36. Solamente he leído, de Wilde, El retrato de Dorian Gray y no me gustó nada. Tengo ganas de darle otra oportunidad, así que volveré a esta entrada cuando le haga un hueco.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  37. Gran aportación la tuya a esta iniciativa con un imprescindible como es Oscar Wilde. Te aplaudo.
    Abrazos
    Lupa

    ResponderEliminar
  38. Muy buena entrada ha mi también me gusta mucho ese escritor.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  39. ¡Me ha encantado la entrada! Descubrí a Oscar Wilde hace siglos (bueno, más de veinte años, para no mentir demasiado) y ME ENCANTÓ. No sé las veces que he vuelto a leer El retrato de Dorian Grey.

    Estas cosas que se os ocurren son geniales.

    Un beso, Margari

    ResponderEliminar
  40. ¡Pedazo de entrada! Te ha quedado fenomenal la verdad :) Así aprendemos todos un poquito sobre la vida y obra de Wilde :)
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  41. Hola guapa! Me propuse leer todas las reseñas de la Semana British y aquí me tienes, leyendo una tuya que se me había escapado, jejeje.

    No he leído nada de este autor, pero me apunto La importancia de llamarse Ernesto que tiene muy buena pinta.

    Besos!

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por vuestros comentarios!