miércoles, 13 de marzo de 2013

Nacer mujer en China de Xinran Xue

Desgarrador... Ésta puede ser una de las palabras que definan mejor este libro de testimonios. Este libro nos causa dolor, sufrimiento, impotencia... No es un libro que pueda dejar indiferente a nadie.

Se desarrolla la historia principal en 1989, con los primeros indicios de apertura del régimen chino. Xinran Xue es una joven e influyente locutora de radio de Nanjing. Tiene un programa de éxito, Palabras en la brisa nocturna. Entre las muchas cartas que recibe en su programa, hay una que le llama la atención. La de un joven que vive en una pequeña aldea y denuncia la situación de una niña, que es vendida a un anciano y éste, para evitar su huida, la mantiene atada con cadenas y la tortura... Su vida peligra. Y el joven decide actuar de la única forma en que cree puede ayudar a la muchacha, denunciando el caso, de forma anónima por  miedo a las represalías, a la única persona que cree que puede hacer algo, Xinran. Y es en ese momento cuando la autora decide cambiar su programa, darle un nuevo enfoque y se dedica a investigar y a dar a conocer la situación de la mujer en China. 

"Los hombres clavan fotos de mujeres bonitas sobre la cabecera de la cama para estimularse, mientras que sus esposas se culpan a sí mismas de sus cuerpos ajados."

Quince relatos, quince testimonios, quince vidas nos trae. Y todas nos duelen, todas nos sobrecogen, todas nos alarman... Cuesta creer tanta crueldad, tanto machismo, tanta brutalidad... Cuesta creer que aún a finales del siglo XX se siga tratando a la mujer como si de un simple objeto se tratara, como si no tuviera valor, como si solo fuera una propiedad más...

China está luchando por integrarse de nuevo en el mundo, China está dando sus primeros pasos abriéndose al mundo, pero sigue tratando a sus mujeres como siglos atrás. La mujer sólo está para proporcionarle placer y comodidades al hombre. Nada más. El hombre tiene pleno derecho sobre ellas... Imágenes brutales y crueles aparecen en estas páginas. Vejaciones, violaciones, maltratos... Cuesta, cuesta creer que todo lo que nos cuenta es real... Causa terror sólo pensar que una "persona" sea capaz de cometer todas estas atrocidades. 
"Mi marido dice que soy como un desteñido trapo gris, que no sirve para hacer unos pantalones, ni para cubrir la cama, ni siquiera para ser usado como trapo de cocina." 

Incluso la propia Xinran tiene sus propias historias personales. Sobrecoge la historia de su madre. Y la infancia de Xinran no fue fácil. Le tocó vivir años en los que la lucha por el poder hizo que se cometieran verdaderas barbaridades, verdaderas monstruosidades: violaciones, torturas... El que se hacía con el poder aprovechaba para vengarse. Y la familia de Xinran fue también víctima en estos duros tiempos. De nuevo la crueldad que se refleja en estas páginas es impactante. 
"No hay nada en mis recuerdos aparte del mundo hundiéndose y la crueldad y la violencia de aquellos hombres." 
 
Y no lo tuvo fácil la autora para poder hablar en su programa de estas historias. A lo largo del libro veremos las trabas contra las que tuvo que luchar y como se las ingeniaba para superarlas. Porque la imagen de China no podía ser dañada, había que cuidarla, había que maquillarla. En el propio epílogo del libro nos cuenta Xinran Xue que para publicar este libro decidió irse a vivir a Londres, ciudad en la que sí podía disfrutar de la libertad que en su país aún no existía, ni existe. 

Un libro imprescindible si te gusta las novelas de testimonios y si te gusta conocer la realidad social y cultural de un país tan distinto al nuestro. Pero aviso, es un libro que duele. Duele muchísimo.

50 comentarios:

Susana Hernández dijo...

Es cierto que estas historias son muy dolorosas... Para cuando la Unión de las mujeres del mundo? Sí, se que es un sueño, pero debería ser posible.
Agradezco esta reseña que me hace recordar que soy una privilegiada

Un besico!

Pilar Muñoz dijo...

¡¡Uff, Margari, qué duro leer esto, ¿no?!! Yo no sé si podría, te lo digo de verdad, y no porque no quiera saber lo que ocurre, es que me implico tanto en estas historias que lo paso fatal, aunque reconozco que mirar a otro lado no ayuda precisamente a erradicar todo esto, o al menos a denunciarlo abiertamente para que desaparezca de una vez. Gracias por traernos algo diferente, has sido muy valiente adentrándote en estas historias :)
Un beso, guapa!

Aglaia Callia dijo...

Me pasa algo similar que a Pilar, que cuando leo historias de esta naturaleza me afectan muchísimo, aunque sé no podemos hacer oídos sordos a hechos tan graves y el leerlos en una forma de conocer la verdad e implicarnos, como debemos.

Muchas gracias por esta recomendación.

Besos.

Offuscatio dijo...

Como dice Susana, historias como la que nos traes hoy deben servir para recordarnos lo afortunadas que somos. Y, probablemente, lo más triste es que China es sólo una parte del problema que, a causa de su posición económica privilegiada, acapara más la atención de los medios. Buena reseña, Margari.

Igone dijo...

Esta claro que yo no me voy a leer el libro Margari. Y no por falta de ganas, pero este tipo de situaciones me desgarra y no lo puedo soportar. Me hace mucho daño escuchar o leer o ver estas historias.
Increíble la censura que hay. No puedo dejar de pensar y de dar gracias todos los días por haber nacido donde lo he hecho. Menuda suerte tengo.
Esto no debería de ser así. Es indignante e insultante.

Un besito, la próxima lectura ha de ser más divertida y estimulante eh!?^^

L.I.M dijo...

Este tipo de libros me hacen ser consciente de la suerte que he tenido de nacer donde he nacido y de las grandes injusticias que existen aún en la vida. De todas formas soy bastante sensible y este tipo de testimonios me afectan bastante así que creo que de momento lo dejo.
¡Besos!

InésM dijo...

Ha tenido que ser una lectura durísima.
Al leer el título pensaba que trataría sobre como mataban a las niñas recién nacidas porque querían varones. Ya no se que es peor.
Sin duda no es un país donde se quiera nacer siendo mujer.
Besos.

Pedro dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, una hitoria desgarradora. Por lo poco que nos dejan ver en ese pais, las mujeres no tienen la vida nada, pero que nada fácil.
Besos

Isi dijo...

Pues me lo apunto. Aunque sea tan durísimo, seguro que encuentro el momento de leerlo, porque es mejor conocer estas situaciones que vivir en la ignorancia.
Qué pena, por favor!

albanta dijo...

Ya lo tenía apuntado y más o menos me esperaba lo que cuentas. Por cierto, me gusta tu nuevo look

Dorothy dijo...

Me lo apunto sin dudarlo. Me encantan estas historias, estos testimonios reales que muestran la realidad en otras partes del mundo. Lo leeré, sin duda.

Un besote

Mere dijo...

Resulta muy triste comprobar que aún hay culturas donde hay personas y PERSONAS, donde la vida no vale nada. Un beso

Mariuca dijo...

Creo que va a ser una lectura apasionante y dolorosa. A veces nos olvidamos que lo mal que están en otros lugares. Creemos que las pequeñas parcelas que hemos ido ganando vinieron sin esfuerzo y ya no recordamos quienes las consiguieron. China solo es un país en el que sigue existiendo la "esclavitud" de las mujeres".
Apuntada queda.
Un saludo.

Pakiko dijo...

Creo que deberíamos leerla aunque solo sea por dar difusión a estas crueldades. Gracias por la presentación
Besos

Cartafol dijo...

Me gustan mucho estos libros de testimonios, y tengo varios de esta colección, gracias por la reseña, quedo sobreaviso de lo dura que puede ser.

Francisco dijo...

Novelas así nos hacen ver la realidad que se vive en países como China que, pese a querer abrirse económicamente al mundo, en lo interno sigue inmerso en sus costumbres milenarias, limitando muy mucho la libertad de expresión y actuación de sus habitantes. La mujer parece que es quien más padece en sus carnes esta inhumana situación. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Pakiko. Besos.

Marisa G. dijo...

Margari yo no me voy a leer este libro por mucha cultura milenaria que tenga China. Nada más que con los fragmentos que has puesto ya me echa para atrás. Gracias de todos modos. Besotes.

Pilar González dijo...

Los libros que hablan sobre la situación de la mujer en países como Afganistán o China son muy duros de leer, pero creo que son necesarios para no vivir en nuestra burbuja occidental. Lo apunto e intentaré animarme. Un beso

Jara dijo...

A pesar de la dureza creo que es necesario saber lo que ocurre en otros países. Es terrible pero la situación de la mujer sigue siendo espantosa en buena parte del mundo, ya sea China, Africa o los países islámicos. Lo apunto aunque tendré en cuenta su dureza para encontrarle el momento más adecuado.

Besos

Meg dijo...

Uf, qué duro, la cosa es que al ver el título me lo imaginaba. Ahora no es mi momento, pero sí que me gustan los libros de testimonios, asi que para un futuro si que me lo anoto. Un beso!

Dolores dijo...

Estas historias suelen ser duras, pero han de conocerse, lo malo es mirar hacia otro lado. Por eso siempre que puedo leo libros de este tipo.

Gracias por la recomendación, no lo conocía. Un beso.

Isa dijo...

Una historia muy triste, aunque dolorosamente real, aun así, no es algo que me apetezca leer.

Lau dijo...

Yo tengo el libro en la recamara. En principio lo escogí porque tanto el nombre, como el apellido de la autora empezaba por X y me servía para el reto de Fesaro, pero cuando leí la sinopsis me quedé impresionada. Estoy esperando a tener un poco de tiempo porque no creo que sea un libro que deba leer entre huecos y con prisas.
Un beso

Lesincele dijo...

Lo tengo pendiente en casa...me hice con el cuando salió hace ya años la colección en el kiosko. He leído muchos pero este aún no...
La verdad es que la situación de la mujer en China...es y ha sido un asco. Mi hermana es adoptada de allí y tiene muchas cicatrices en el cuerpo y cuando vino con un año tenía unas reacciones de pánico constantes, miedo por que le quitáramos la comida y multitud de cosas más que ponían los pelos de punta...
Un beso!

Sandra Rivero dijo...

Últimamente he leído varios libros de esta temática, la mujer en Asia y siempre me sobrecogen, es increíble que en pleno siglo XXI la mujer siga siendo una sombra de su marido. Tomo nota, pero para másadelante.

Besos

EvukiiMar dijo...

Uff, no sé si me atrevería a leer esta clase de libros. Con testimonios tan desgarradores. No había oído hablar de él. Es la primera reseña que leo sobre el mismo. Me lo pensaré.
Gracias por la reseña. Saludos.

Teresa dijo...

Yo sí me lo apunto, aunque sea muy duro, me apetece leerlo.
Un beso!

Tizire dijo...

No quiero pecar de insensible, pero no creo que me acerque a esta novela: me parece que conocer este tema es muy necesario y denunciarlo más aún, pero creo que no podría resistir una lectura de este calado. Gracias por presentarlo; seguro que lectores mucho más valientes que yo lo encontrarán instructivo. 1beso!

Tatty dijo...

No soy muy aficionada a los relatos pero con este libro haría una excepción porque los testimonios sí me gustan y me ha resultado muy interesante aunque sea una lectura dura
besos

Yossi Barzilai dijo...

Por fin está aquí. Ya te conté que estaba deseando ver qué tal desde que vi que la estabas leyendo. Me llama mucho la atención, testimonios reales, sobre la vida misma, a veces la realidad supera la ficción y cuando se tiene esto en mente es difícil una lectura de estas características pero no podemos ni debemos mirar al otro lado. Gracias por la reseña. Me la llevo apuntada. Un beso

mientrasleo dijo...

Una reseña genial!
Un libro muy de mi estilo, no lo dejaré caer en el olvido
Besos y gracias!

Carmen dijo...

Mira, Margari, desde que vi la terrible fotografía del cadáver de una recién nacida en el arcén de una calle y la indiferencia de la gente al pasar, ya nada me extraña de ese mundo...
Besos,

Isabel dijo...

Ufff no puedo con estas lecturas demasiado duras para mi. Bessos.

Shorby dijo...

Uy, esta colección la tengo yo!!! (es de hace mil años)
Este no lo he leído =)

Besotes

Fesaro dijo...

Pues lamentandolo mucho, ahora mismo no tengo el animo para un libro así.

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Me suelen gustar mucho este tipo de libros, las historias, por muy duras que sean, hay que leerlas para conocerlas. Muchos besos.

Blanca dijo...

Lo mágico de las novelas es poder evadirse de la realidad. Pero libros como este son necesarios leerlos, aunque duelan.
Un abrazo

Susana Deseo Libros dijo...

Este tipo de novelas son muy buenas lecturas, pero reconozco, que en mi caso, tengo que escoger muy bien el momento oportuno, porque según como estés, te afecta más o menos.
Besos y feliz fin de semana.

María dijo...

Uf, la verdad que lo que describes parece durísimo pero creo que es un libro de esos que marcan y que se quedan en la retina. Me apetece mucho. Gracias por esta reseña.
¡Muchos besos!

Rocío dijo...

Estas novelas son muy duras pero es la vida real de las mujeres de china no ficción, un beso

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Me lo llevo sin reservas, será duro, pero a mi es que me gusta saberlo, sin dudas y para estar "preparada". Besos

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Estas novelas testimoniales suelen ser duras, pero, creo que deberíamos leerlas para darnos más cuenta, aún, de lo que debemos cambiar este Mundo nuestro.
Abrazos y besos

Mario Salazar dijo...

Iba a ser el mismo molestoso de siempre y decir que no es mi libro pero me ha atraído, esas historias que nos revelan una parte de la idiosincrasia de China suena muy bien, espero recordarlo y verlo, a ver si indago más y hasta lo adquiero si hay suerte. Y he visto que estas leyendo la voz dormida, es un libro que lo tengo en espera, me estoy liberando de un cúmulo de 7 que me tienen atorado y luego quiero leerlo, deje la película por él. Lo leo. Besos.

Sara dijo...

Me lo apunto, estas novelas de testimonios siempre me gustan mucho.
Besos:)

Icíar dijo...

Pues yo este me lo llevo pero ya. Lo que más molesta del caso es que parece que la situación solo es mala en oriente medio, apenas se habla de la situación tan mala en China, o ¡en India!, por ejemplo. Oyéndote me ha venido a la mente los libros de Mo Yan, que tan poco gustan por lo descorazonadores que son, por la brutalidad que refleja, pero es que, lo que cuentas, Margarí, qué brutal que es. Qué loco que está el hombre, y aquí no me refiero a hombre para referirme a la humanidad, sino al hombre, por otra parte educado por la mujer, esto da para otro tema, el que la mujer no sepa cambiar esto con la educación, porque probablemente, la misma mujer se cree merecedora de ese maltrato.

Pasajes románticos dijo...

Madre mia por lo que comentas se ve que es una novela extremadamente dura y difícil de leer.
China como dices sigue siendo un país terriblemente machista y cruel en muchos aspectos así que no me quiero ni imaginar como pueden ser estas historias.

Me lo apunto porque debo ser algo masoquista y las historias así dramáticas me pueden. Aunque el saber que son reales no es fácil .

Un beso
Dácil

Raquel dijo...

Es una colección de historias terribles. He leído alguna que pone los pelos de punta y por lo que veo ésta no lo es menos...

Rebeca de Winter dijo...

Bastante me has dicho, me lo apunto de cabeza, me encanta la literatura oriental y los libros duros que cuentan hechos reales, de cabeza vamos, y gracias por el descubrimiento. Bss.

Saramaga dijo...

Debe ser durísima, pero me la apunto sin dudarlo. Un beso!

benllengua dijo...

Me lo estoy acabando y lloro con cada una de las historias siento una tremenda impotencia! Que teiste de verdad lo recomiendo para que la gente se de cuebta la suerte que tienen