viernes, 23 de mayo de 2014

Historia de una maestra de Josefina Aldecoa

Josefina Aldecoa
Historia de una maestra
Alfaguara, 1990

En 1923 Gabriela recoge su título de maestra. Es el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial. Historia de una maestra es la narración, hecha desde la memoria, de la vida de Gabriela durante los años veinte y hasta el comienzo de la guerra civil.
 
  Con el trasfondo de la República, la revolución de Octubre y la guerra, esta novela rememora aquella época de pobreza, ignorancia y opresión, y muestra el importante papel de la enseñanza y de aquellos que lucharon por educar un país.
 
  Contada desde la verdad del recuerdo, con sentimientos que apenas nos atrevemos a reconocer y desde una progresiva toma de conciencia, Josefina Aldecoa nos abre un camino a la esperanza y al idealismo.
Josefina Aldecoa formaba parte de esa lista de autores pendientes tan larga que tengo. No terminaba de animarme con ella. Y fue la excelente reseña que Ismael de Cajón de historias hizo la que me dio el empujón que necesitaba.

Es Historia de una maestra el primer libro de una trilogía. Pero que no os cunda el miedo. Se puede leer de forma independiente. No queda ninguna trama abierta al final del libro. No nos va a dejar con ninguna pregunta sin respuesta. Con lo único que nos va a dejar es con ganas de seguir disfrutando de la pluma de esta gran autora. Y es que llegas a la última página sin apenas darte cuenta. Con ganas de que la historia continúe, con ganas de seguir conociendo esa parte de nuestra historia. Con ganas de más.

La gran protagonista es Gabriela, a quien conocemos cuando acaba de conseguir su título de maestra. Con toda la vida por delante, con muchas esperanzas y sueños por cumplir, inicia ella su nueva etapa en la vida. El mismo día que va con su título bajo el brazo se casa en Oviedo un tal Franco...
Su padre tiene una gran influencia en ella. Todo lo que ha aprendido de él es lo que ella quiere enseñar ahora a sus alumnos: respeto, igualdad, tolerancia... 
Educar para la convivencia. Educar para adquirir conciencia de la justicia. Educar en la igualdad para que no se pierda un solo talento por la falta de oportunidades.
Tras pasar por varias escuelas rurales, consigue por fin su título de maestra en propiedad. Y elegirá como destino Guinea Ecuatorial. No lo tendrá fácil. La vida ahí es totalmente distinta a la nuestra. Intentará vivir como sus alumnos, en sus mismas condiciones, pero su cuerpo no lo resistirá. Será una experiencia dura pero intensa, gratificante.  Será una etapa que influirá mucho en ella.

Ya en España, volverá Gabriela a luchar contra todas las dificultades que una maestra rural tenía en aquellos años. Son los años 20. Los medios de los que se disponen en las aulas son escasos. La  mentalidad de los padres es muy cerrada. No valoran la enseñanza. Con que sus hijos aprendan a leer y escribir un poco es suficiente. Para qué mas. Y ella luchará, primero sola, luego con la ayuda de Ezequiel, otro profesor, que pronto se convertirá en su marido, para que esto cambie. Con la llegada de la República algo más fácil lo tendrán. Serán tiempos de ilusión, de optimismo. Los nuevos dirigentes se preocupaban por hacer llegar la cultura al pueblo y organizaban Misiones Pedagógicas. A través de recitales de poesía, de talleres de pintura, a través del teatro, se pretendía acercar la cultura a los pueblos rurales. Se pretendía darle más importancia a la educación. Pero España aún no estaba preparada para todo esto. Muchos años de ignorancia, de analfabetismo lo impedían. Y la Iglesia... Y es que la República fomentaba una educación laica, ajena a cualquier símbolo religioso:
No es un ataque a vuestras creencias. No es un insulto ni un desprecio. Pero tenéis que entender que la escuela no es un lugar  para hacer fieles, sino un lugar para aprender lo más posible y llegar a ser hombres y mujeres cultos. Para aprender a ser buenos cristianos tenéis la Iglesia, no lo olvidéis.
Tampoco gustaba a la Iglesia la idea de una escuela mixta:
...al estar juntos se estimulaban más, que las características de los unos ayudaban a completar los rasgos de las otras. Juntos se desarrollaban más como personas.
 Pero no se limitarán Gabriela y Ezequiel a enseñar a los niños. Tendrán la escuela abierta también para los adultos, para enseñarles a leer y escribir, para enseñarles, para darle las herramientas necesarias para que puedan salir de la ignorancia en la que están viviendo. Siempre lucharán por su sueño:

“Mi sueño no progresa. Mi sueño es un sueño maldito. Siempre estoy empezando el sueño…
Pero la República tiene sus días contados... Las revueltas políticas empiezan a sucederse. La guerra civil es inminente.  Y Ezequiel radicaliza su postura. Se afilia al Partido Socialista. Y no será un luchador pasivo. Al contrario, incluso participará en la revolución de Asturias de 1934. Pero Gabriela no terminaba de entender la política:
Yo creía en la Educación, en la Cultura, en la Justicia. Amaba mi profesión y me entregaba a ella con afán. ¿Todo eso era política?
Con mucha sencillez, nos narra Aldecoa la vida de Gabriela. Y nos cuenta su especial historia de amor con la enseñanza. Porque es amor lo que tiene Gabriela por su profesión. Un amor que incluso supera al amor que siente por su marido, un amor que incluso supera al que tiene por su hija...
No he sido yo muy dada a las literaturas pero la verdad es que, ni el instinto maternal anticipado, ni la ilusión por la nueva vida, ni el imaginarme cómo iba a ser el niño que llegaba, me ocupaban el tiempo. Bastantes niños tenía a mi alrededor, bastantes caras risueñas, bastante atareada andaba atendiendo ese preguntar insaciable que me llenaba la vida.
Nos regala Aldecoa una historia emotiva, que nos cala, que nos hace sentir, que nos emociona, página tras página. Imposible olvidar a Gabriela una vez que cerramos el libro. Imposible olvidar su lucha, su sueño. Una lucha y un sueño que tuvieron muchos maestros en esa época. Una lucha y un sueño que aún tienen muchos maestros en esta época.

http://loqueleolocuento.blogspot.com.es/2013/12/reto-escritoras-unicas.html

Tenía que pasar mucho tiempo hasta que yo me diera cuenta de que lo que me daban los niños valía más que todo lo que ellos recibían de mí.


   

37 comentarios:

Marya dijo...

No estoy muy segura de que pudiera gustarme así que es probable que no lo lea. Un besote :)

Aglaia Callia dijo...

La premisa es interesante, sin duda, y aunque no creo que sea muy fácil dar con el libro por aquí, tendré los ojos muy abiertos por si ocurre. Muchas gracias por la reseña.

Besos.

••I♥[Dolo]♥I•• dijo...

La verdad es que no me llama.
Un beso.

Narayani dijo...

Así a priori no me llama demasiado, sin embargo tengo que reconocer que me has hecho dudar con tu reseña. El tema de la Guerra Civil Española es algo que tengo pendiente desde hace tiempo pero no me atrevo a adentrarme demasiado en ella todavía. No sé por qué...

Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto.

Besos!

Lady Aliena dijo...

Qué pena que sea una trilogía. Cuando aligere un poco las lecturas y tenga más tiempo seguramente me anime. Besos.

Tatty dijo...

Es una autora de la que a pesar de ser de aquí, no he leído aún nada y me apetece, este libro también me lo anoté con la reseña de Ismael así que solo me falta encontrar tiempo
Besos

Pilar González dijo...

Yo tampoco he leído nada de esta autora, pero me gustaría, y no me importa que sea una trilogía, así que, a la lista. Feliz fin de semana

Xavier Beltrán dijo...

De esta autora leí Hermanas y me pareció muy bien escrita, así que no descarto leer algo de ella de nuevo. Me apunto esta porque me suena muchísimo el título y creo que ya me la han recomendado alguna otra vez.

Un besito.

albanta dijo...

Otra trilogía... Me gusta su contenido pero aunque se puedan leer independientes si me gusta tendría que continuar.

Blanca dijo...

Gracias por recordarme esta trilogía, yo también la vi en el blog de Ismael.
Aunque sean libros independientes, me apetece leerlos en orden.
Un abrazo

susana palacios dijo...

Me llama mucho la atención, voy a curiosear un poco más, gracias por la reseña, besotes

Meg dijo...

Lo tengo esperando, me resistía a lo de la trilogía, pero al poderse leer independientemente, pues me animó y me hice con él. Espero que me guste tanto como a ti. Un besote!

Tizire dijo...

Me parece una historia apasionante y menos mal que puede leerse independientemente de la trilogía, porque eso le hace subir enteros para ser leído. 1beso!

Atrapada dijo...

Este librito no lo conocía, gracias por el descubrimiento!

Besos =)

María dijo...

¡Qué ganas tengo de leer este libro! Lo tengo en Kindle porque lo compré muy barato así que imagino que pronto le podré dar su oportunidad. Tiene que ser maravilloso.
¡Muchos besos!

Norah Bennett dijo...

Sé de alguien a quien le va a encantar esta historia, porque le gusta mucho la época y los maestros. Luego me la prestará.
Un beso.

Ana Blasfuemia dijo...

Un libro imprescindible para mucha gente. Margari, Josefina Aldecoa es una de las autoras que está en la lista de Marilú del Reto de Escritoras Únicas ¿No participas? Si lo enlazas con el reto ya al menos eso que llevas del mismo ;)

Besos

Margari dijo...

Sí que participo. Lo que se me ha olvidado es poner el enlace... Si es que esta cabeza mía no va bien... Gracias por recordármelo!
Besotes!!!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Yo también tengo pendiente esta lectura de Aldecoa, creo, sin reservas que me va a gustar muchisimo. Del reto no te digo que ya te lo ha dicho un pajarito :)
Un besote

Laura dijo...

Hace mucho tiempo que tengo este libro en casa cogiendo polvo, y ganas de ponerme con él no me faltan. Gracias por recordarmelo, porque a veces con las estanterías tan llenas, muchos se me pasan :)
Besos!

Enzo dijo...

Una novela que tiene muchos ingredientes que me gustan. La época me fascina, aunque hubo muchas revueltas, porque era un tiempo prometedor para salir del oscurantismo de una sociedad rural y sometida.
Un beso.

Jara dijo...

¿Cómo es posible que estuviera yo completamente ignorante de una novela como ésta? Gracias Margari por el descubrimiento. Me encanta todo lo que cuentas sobre ella. La historia de la maestra, el tiempo en el que transcurre, la importancia de la educación y de los valores que transmite. En fin, que me la llevo a un lugar privilegiado de mi lista porque me parece completamente imprescindible.

Besos

Manuela dijo...

Hace siglos que lo tengo en casa, criando polvo en la estantería... ¡qué desastre!
Besos

Marisa G. dijo...

Tiene buena pinta. No lo conocía. Además la figura de las maestras de aquella época creo que tuvieron tanta importancia y tan poco reconocimiento hoy... Me gustaría leerlo. Besos

La orilla de los libros dijo...

Yo tampoco lo conocía, pero es un libro que me apunto sin pensármelo!

Oly dijo...

No me termina de llamar del todo, pero lo tendré presente por si algún día me cruzo con él :P
Por cierto, muy buena reseña
Un abrazo ;)

U-topia dijo...

He leído varias obras de Aldecoa y me suelen gustar. Las maestras suelen tener un papel importante en sus obras, algo de biográfico siempre deben tener.

Abrazos!!

Lesincele dijo...

Se va a venir conmigo, la educación es algo que me encanta y tiene pintas de ser muy emotiva.
Un beso!

Shorby dijo...

Es una autora que descubrí gracias a Ismael Cruceta y aún no he leído! Espero no tardar mucho en hacerlo, veo que me pierdo una joya =)

Besotes

Sandra Ballesteros dijo...

No conocía a la autora y la historia me llama, me la anoto, gracias por la reseña!!!

Besos y feliz domingo!!

Humberto Dib dijo...

Me parece muy interesante, mi querida Margari, y aunque no conozca a la autora, voy a tenerlo en cuenta.
Un beso.
HD

Isi dijo...

También es una de mis autoras pendientes; tengo ganas de leer este libro.
Por cierto, que tu reseña me ha recordado que el otro día en la biblio vimos un documental que se titula "Las maestras de la república", que estuvo genial. Hablaba de todo esto que has contado sobre el libro.

Francisco dijo...

No leí nada de esta autora y esta novela que reseñas parece muy interesante. Apuntada queda. Besos.

Angela Leon dijo...

PUes no he leído nada de esta autora y por ser más sincera aún, ni la había oído nombrar, cosa que debe ser como pecado supongo, porque por lo que cuentas me he perdido leer a una excelente autora y una estupenda historia. Me la anoto desde luego y habrá que ponerle remedio.

Bs.

Buffy dijo...

Este libro lleva tiempo en mi lista y yo creo que me gustaría, y más ahora tras leer tu reseña. No tenía ni idea que era una trilogía.
A ver cuándo le meto mano.
Un beso

bibliobulimica dijo...

es una autora que tengo pendiente y espero pronto poder hincarle el ojo :)
un beso

Teresa dijo...

Me apetece bastante leerlo.
Un beso!