jueves, 15 de agosto de 2013

Novela de ajedrez de Stefan Zweig

 Sin capacidad para cualquier otra actividad intelectual, Mirko Czentovicz se reveló, ya desde niño, como un genio del ajedrez, del que ha llegado a ser campeón del mundo. Pero, en un viaje en barco de Nueva York a Buenos Aires, se le presenta un enigmático contrincante: el señor B., noble vienés que huye de los nazis. Uno de los pasajeros del vapor se acerca a los dos personajes acompañando al lector a la confrontación entre los dos jugadores. Si Novela de ajedrez nos presenta el choque de dos naturalezas antagónicas, nos muestra también, y en buena medida, la capacidad de resistencia del ser humano sometido a una presión extraordinaria. Y todo ello con unas grandes dosis de intriga y maestría.




Zweig demuestra una y otra vez que no hacen falta infinitas páginas para construir una gran novela. Que es un auténtico maestro contándonos una historia dramática, intensa, a la que no le falta absolutamente nada, en apenas cien páginas.

El centro de atención en las primeras páginas es Mirko Czentovicz, el campeón mundial de ajedrez. No es un personaje con el que simpaticemos, que nos atraiga. Su talento sólo estaba en el tablero. Fuera de él, la inteligencia no le sobraba. Y se mostraba como una persona soberbia, engreída, egocéntrica... Quizás para disimular su falta de cultura, de educación, de saber estar... Hijo de un barquero eslavo, aprendió ajedrez sólo observando al cura del pueblo junto a un amigo jugar. Y un día en que uno de ellos no pudo jugar, sorprendió al contrincante ganándole. A partir de ahí, se convirtió en todo un fenómeno, ganando partida tras partida, sin perder nunca una. 

Viajando en barco de Nueva York a Buenos Aires para un campeonato, es convencido para jugar contra unos simples aficionados. Aunque no lo hace gratis. Parece que la victoria va a caer de su lado, como es esperable, cuando un misterioso personaje aparece y fuerza las tablas. Y a partir de este momento, el campeón mundial de ajedrez cede el protagonismo a este personaje, que muestra una vida más interesante y dramática que la suya. Uno de los aficionados tiene mucho interés por saber quién es, extrañado ante el talento que muestra jugando al ajedrez, sorprendido por su calidad, capaz de poner en problemas a todo un campeón mundial. Y este personaje no duda en contarle su historia, no sólo para satisfacer su curiosidad, sino también para que, en el momento adecuado, sea capaz de ayudarle. Para que cuando vea que corre peligro, que su cordura le abandona, le rescate. Porque su historia es trágica.

Fue una de las innumerables víctimas del nazismo. Pero en vez de ser enviado a un campo de concentración,  fue encerrado en una habitación de hotel, pero sin ninguna de sus comodidades. Absolutamente solo. Sin nada que hacer, sin nada que leer, sin nadie con quien hablar, día tras día... Nos puede sorprender que, en un momento, él confiesa que le hubiera gustado haber sido envíado a los campos de concentración antes que tener que enfrentarse a esta soledad tan grande. Recordemos que los horrores de estos campos no eran conocidos aún en el año que esta novela se escribió y que Zweig se suicidó antes de que todas las atrocidades que ahí se cometieron, se conocieran. Seguramente, en el caso de haberlo sabido, esta frase no aparecería en la novela. 

Encerrado, sin poder hablar con nadie, sólo con la compañía de sus pensamientos... Sólo sera sacado de ahí para ser interrogado. Y será en una de esas salidas cuando consiga robar un libro, que resulta ser un manual de ajedrez. Sin otra cosa, el libro se convertirá en su válvula de escape. Sin otra cosa, el libro se convertirá en su obsesión. Se aprenderá todas las jugadas, todas las partidas de los grandes jugadores. Mentalmente será capaz de reproducir cada partida. Jugará contra el peor adversario que uno pueda tener, contra sí mismo. Así, partida tras partida, hasta que la locura se adueñe de él y tenga que ser trasladado a un hospital. 

Por esta razón necesita ayuda, porque teme volver a perder de nuevo el control, porque teme revivir toda esa locura, recordar toda la tortura psicológica a la que fue sometido... Porque teme que al final los nazis le ganen la partida. 

Impresionante, soberbia, magistral... Me faltan calificativos para definir esta gran novela. Imprescindible.

36 comentarios:

Isabel Macías dijo...

El ajedrez me gusta bastante y mi sobrino mayor lo disfruta muchísimo. Supongo que esta no será una novela para él, pero sí para mí.

Un saludo.

Aglaia Callia dijo...

Con semejante recomendación, no puedo menos que tomar nota del título, y en verdad creo que me puede gustar mucho, gracias por la reseña.

Besos.

Mariuca dijo...

Zweig siempre tiene algo que decir, así que sus lecturas son una apuesta segura. Me apunto esta recomendación tuya.
Un saludo.

Tatty dijo...

y yo todavía sin leer nada de este autor, esta es una de las novelas que tengo en mi lista de pendientes desde hace tiempo
besos

Ana Blasfuemia dijo...

Tengo ganas de volver a leer a Zweig, y no se porqué razón (porque no lo juego) la temática del ajedrez me llama la atención. Aúpa con "Novela de ajedrez" ;)

Saludos!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Esta no la he leído Margari, es de las que voy dejando para más adelante. Además de que sea un gran autor y sobren razones para leerlo, a mi me tiene rendida.
Besos

Sofiatura dijo...

Zweig es un escritor brutal, y mira que después de haber leído "Carta de una desconocida" me prometí volver a leerlo... Pero lo cumpliré, sería un pecado no hacerlo.
Un saludo!!

Norah Bennett dijo...

No he leído todavía esta novela, apuntada está junto con las demás que me faltan del genial autor.
Besos

Igone dijo...

Como siempre, me parece que Zweig no decepciona. La tendré muy en cuenta. besitos!

Shorby dijo...

Lo leí hace un montón y me encantó, de momento llevo pleno con este hombre =)

Besotes

Manuela dijo...

Todo lo que he leído de Zweig me ha gustado y éste en concreto lleva mucho tiempo en mi lista de pendientes, habrá que darle un empujoncito. Besos

Isi dijo...

Este es uno de mis pendientes de Zweig, pero no creo que tarde mucho en leerlo, porque le tengo muchas ganas.
Me da la sensación de que también me va a encantar.

MyuMyu dijo...

Si te soy sincera, el argumento no me acaba de llamar, aunque luego, igual me pongo a leer la novela y me encanta, porque nunca se sabe :D
¡Besos!

mientrasleo dijo...

Qué puedo decir. Es de mis libros favoritos. Me lo empecé a leer en una tarde cualquiera y no levanté la vista hasta terminarlo... y salí a buscar más libros del que hoy es uno de mis autores favoritos
Besos

Carla dijo...

Tengo que seguir leyendo a Zweig. Quiero todas sus novelas. Que pinta tiene la que reseñas!! Me has puesto los dientes muy largos.

Un beso!!

littleEmily dijo...

Una de esas pocas que no he leído de Zweig y ya la tenía en mente así que solo me hace falta encontrarle un hueco.
Llego algo tarde pero ¡felicidades por estos tres añazos!
Un beso muy fuerte.

Karou! dijo...

Gracias por la reseña!!!
Hace mucho quería leer este pero no recordaba el nombre, sólo de que iba, ahora lo sé :D
Saludos!

Locura de lectura dijo...

Me encanta el ajedrez y disfruté mucho leyendo El ocho, hace ni se sabe los años. Pero esta novela no termina de convencerme. Será porque como tengo tantas pendientes de leer no pueda incluir ni una sola más. Por cierto Margari, mi última entrada en el blog "Nunca olvides que te quiero", no tiene segunda parte. Me equivoqué y ya he modificado la reseña. Perdona por la confusión. Bsss

Lesincele dijo...

Tengo una novela pendiente del autor que estoy segura de que me gustará, me la anoto para cuando quiera repetir.
Un beso!

Meg dijo...

La leeré seguro, es otro de los títulos de Zweig que tengo pendiente. Vaya entusiasmo el tuyo, da gusto disfrutar así de un título. Un besote!!

Cristina_Roes dijo...

Vamos...... Que tras leer tu reseña es imposible no llevársela anotada!
Pinta muuuuuy bien!
Muchas gracias por tu recomendación ;)
Besos

LAKY dijo...

A ver si me pongo ya a leer algo de este autor porque, salvo una biografía de María Antonieta que leí hace siglos, no he leído nada más suyo.
Precisamente ésta y Carta de una desconocida son con las que me pondría en primer lugar.
Besos

Mónica-serendipia dijo...

Otra joyita de Zweig. La ventaja de estar encandilada de la prosa de este autor es lo prolífico que fue, ¡suerte para nosotros! Besos.

••I♥[Dolo]♥I•• dijo...

Hola!
La verdad es que no me llama.
Un beso.

Mari dijo...

No conocía el libro pero que historia más interesante cuenta la portada no me gusta pero fijo que lo leo ^^.

Yossi Barzilai dijo...

Es el primero qe leí de Zweig y me gustó bastante aunque creo que prefiero las novelas más cortas, es un libro que además quiero leer orque el personaje principal me pareció interesantísimo. Besos Margari

Raquel dijo...

Me lo apunto, es un autor que aún no he leído

Isa dijo...

Me temo que esta vez no voy a hacer caso de tu recomendación, no me atrae.

Mario Salazar dijo...

Un autor muy interesante que espero leer, tengo algunas de sus obras, creo que esta también; como dices, un imprescindible. Me gusta tu reseña, y lo que cuentas del libro, parece una historia apasionante. Besos.

Francisco dijo...

Interesante esta novela de Zweig. No soy de ajedrez ni me gusta. En mis tiempos jugué a las damas y ahí me quedé. Habrá que tomar nota de la novela. Besos.

Blanca dijo...

Este autor es magnífico trabajando la psicología de los personajes.
Un abrazo

Margari dijo...

Una magnífica novela. Los que no la habéis leído, no podéis dejarla pasar. Que ya veis lo que opinan quienes la han leído, que no estoy solita. Gracias por vuestros comentarios!!!

Margaramon dijo...

Por lo que veo todos los libros de Zweig son imprescindibles. He leído dos, "Ardiente secreto" y "Carta de una mujer desconocida", seguiré con el autor que sus libros son muy intensos y no dejan indiferente.
Besos

Pasajes románticos dijo...

Sólo he leído de este autor Carta de una desconocida y me encantó! Como dices demuestra que no hace falta escribir cientos de páginas para leer al lector.
Me apunto este, aunque seguramente leeré otro de él antes ya que me suena que mi compañera de blog se compró uno esta semana :)

Un beso

Icíar dijo...

Coincido contigo. A mí también me gustó mucho.

Fesaro dijo...

Un autor que estoy tardando en descubrir pero que a la mínima comienzo con él sus lecturas