viernes, 23 de febrero de 2018

El cuento de la criada de Margaret Atwood

 El cuento de la criada
Margaret Atwood
Trad: Elsa Mateo Blanco
Salamandra, 2017 (1985)

Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.
En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.
 

El cuento de la criada es una novela que va ganando más cuando las reposas. Porque la vas leyendo y parece que apenas hay acción, que apenas sucede nada. Sólo sientes angustia, desazón, incomodidad, ante ese futuro tan opresivo que la autora plasma en su novela.

Un mundo en el que las mujeres han perdido todos sus derechos. Sólo tienen deberes. Cada una tiene un cometido que tiene que cumplir. Y para cometido, hay un color. Así, están las Esposas, que visten de azul. Ellas se limitan a cuidar de sus hijos. Luego, están las Tías, vestidas de marrón. Son las que enseñan las normas y vigilan con severidad que éstas se cumplan. También están las Marthas, cuyos vestidos son verdes. Son las encargadas de limpiar y cocinar. Por último, tenemos a las  Criadas, que visten de rojo. Su único fin es traer hijos al mundo, hijos de su señor. ¡Ah! Por poquito se me olvidan, las no-mujeres, aquellas que han roto repetidamente las normas o que no pueden traer niños al mundo.

Nuestra protagonista es una criada. Ni siquiera sabemos su nombre real. La conocemos como Defred, lo que sólo señala a quien pertenece, en este caso, al Comandante Fred. Y conocemos su rutina, su día a día... Todos iguales, siempre lo mismo. Así, vamos conociendo el mundo en el que vive y poco a poco vamos descubriendo cómo se ha llegado a esto. Y de forma tan repentina. Porque el pasado de Defred no es tan lejano al nuestro. Ella tenía un trabajo, un marido, una hija... Y de un día para otro, se lo arrebataron todo.  A ella y a todas las mujeres. Y no hay actos de rebeldía, actos de sublevación. Sólo conformismo, sumisión... Y que tenga esta vida tan similar, hace que pronto empaticemos con ella, pese a la frialdad de la narración. Y comprendas pronto su frustración, su dolor, su desconcierto... Que incluso comprendas su falta de valentía, su indecisión...

Es todo tan desolador. El placer está prohibido. La cultura está prohibida. Afortunadamente, no pueden encarcelar tus pensamientos, tus sueños... Y ahí se refugia a veces Defred, para recordar quién era, para recordar quién es. Y escapar de este mundo tan rígido, tan severo. Un mundo donde hasta el acto sexual tiene sus normas y se realiza de forma mecánica. Todo está controlado, hasta el más mínimo de detalle.

Pero llega un momento en la historia en que esta rutina empieza a cambiar para nuestra protagonista. Hay un momento de esperanza, de ilusión. Ella empieza a conocer una realidad diferente, aunque luego nos damos cuenta de que la base es la misma. Es el hombre quien tiene el poder. Las mujeres siguen siendo simples instrumentos. La esperanza se desvanece.

Y si no le doy el sobresaliente a este libro  es por su final, completamente abierto. Y no es que no me gusten estos finales, pero en esta historia sí que me quedado con ganas de más páginas, con ganas de saber cómo continua la historia. No quiero imaginarla yo. Quiero que me la cuenten. Necesito saber. Necesito contestar a todas las preguntas que este libro me ha planteado. ¿Recomiendo el libro? Sí, por toda la denuncia, por toda la crítica, por todas las reflexiones que te plantea. Porque es un libro para discutir y debatir largamente sobre él.  Te deja con tantas ideas en la cabeza...

35 comentarios:

Inés dijo...

Fue una de mis mejores lecturas del año pasado. Me compré Alias Grace pero aun no he podido leerla.
Un beso

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Ayys que rabia me dan esos finales, jejeje. La verdad es que quitando eso el libro no tiene mala pinta, no descarto leerlo más adelante, creo que es una historia que me gustará.
Besos!

Anto Heredia dijo...

¡Holaa!
A este libro lo tengo super pendiente; comencé a ver la serie pero decidí no acabarla ya que quería leer primero el libro jaja
Espero poder leerlo pronto y que el final abierto no me disguste mucho XD
Gracias por tu opinión, un beso ^^

Adivina quien lee dijo...

he visto la serie así que no se si llegaré a leer el libro. Aunque ahora me arrepiento de haberlo hecho.

MaraJss dijo...

Para mí fue mi mejor lectura del año pasado, me dejó noqueada. Te recomiendo, si no lo has hecho, que veas la adaptación televisiva, porque es una de esas extrañas ocasiones en las que no desmerece en nada, nada, a la novela.
Besos.

Elena Beatriz Viterbo dijo...

Lo compré y lo tengo en mi lista de pendientes. Cuando lo lea prometo venir a contarte. Un besito, linda.

Aylavella dijo...

No la he leído ni he visto la serie, pero creo que para estrenarme con la autora prefiero Alias Grace, me llama más la atención.
Besos

El rincón de Marlau dijo...

Hola! Nosotras no hemos leído el libro pero sí hemos visto la primera temporada de la serie. Está claro que el tema de la misma y lo que critica es genial pero el ritmo fue soporífero. Lento, pausado, sin diálogos... Nos costó mucho acabarla. Ya al final se puso interesante. El libro no creemos que vayamos a leerlo por el mismo motivo. La serie sí, al menos le daremos una oportunidad a la segunda temporada.
Un beso

Inquilinas Netherfield dijo...

Lo tengo en la estantería desde que salió, pero quiero leerlo y ver la serie, todo junto, y me parece que hasta verano lo tengo complicado. Y aparte voy con pies de plomo porque os estoy leyendo tantas buenas opiniones (salvo lo del final en tu caso) que me da miedo que luego no me guste....

¡Besote!

Sofia dijo...

Fue uno de mis libros favoritos del 2017. A mí también me dejó mucho sobre lo que reflexionar.
Un besazo.

Espe dijo...

Ostras, si no llegas a decir que es una novela escrita en los 80, habría jurado que es totalmente actual...

Shorby dijo...

Tengo ganas de leerla, además me apetece mucho conocer la obra de esta autora. Aunque dudo entre esta y otra =)

Besotes

Norah Bennett dijo...

A mí me parece una historia brutal que por mi distante que sea el estilo te tiene que dejar una sensación de derrota. Encima final abierto que no me gusta nada. Lo dejo pasar, no me atrevo.
Besos

buscandomiequilibrio dijo...

Yo leí Ritos funerarios, después vi la serie de Alias Grace por Netflix, y aún tengo pendiente de lectura éste y el libro de Alias Grace.
No suelen molestarme los finales abiertos (generalmente), a no ser que lo vea como una tomadura de pelo. Cuando lo lea, comentamos.
Besos.

Marya dijo...

Yo quiero leerlo pero cuando termine la serie porque si no creo que me voy a formar un lío importante. Un besote :)

Violeta J. dijo...

He escuchado hablar muchísimo de este libro y no me he atrevido nunca con él porque hay algo que no me llega del todo. No se si sería capaz de aguantar ahora esa desazón que explicas, así que mejor la dejo para otro momento. Pero gracias por tus reseñas.
Besos

Letraherido dijo...

Lo tengo pendiente desde hace mucho. Pero lo de siempre: no sé cuándo podré leerlo con tanto pendiente :/
No he podido evitar acordarme de 1984, de Orwell, porque lo leí hace pocos meses, y algunas cosas me han sonado muy comunes. Cosa normal, supongo, porque son dos distopías ^^U
¡Un abrazo!

Manuela dijo...

Todo son buenas opiniones de esta novela. Yo he visto la serie, que aun gustándome no me ha entusiasmado.
Besos.

Tatty dijo...

Tengo ganas de ver la serie y el libro no sé si me animaré, lo del final abierto no me convence mucho
Besos

Dorothy dijo...

Ahí la tengo, en espera. Le tengo muchas ganas, pero quiero tener algo de tiempo para poder dedicarle ratos largos de lectura y no leerla a trompicones, como estoy leyendo ahora. Da miedo el mundo que pinta, pero, por desgracia, me temo que no es tan ciencia ficción como debería.

Besines.

mar dijo...

Lo leeré en Marzo para el club de lectura. Besinos.

Rachelín The Cure dijo...

¡Por fin lo tengo en casa!
Estoy deseando leerlo, en serio. Después de leer tantísimas reseñas, de ver el tráiler de la serie..., necesito vivirlo en mis propias carnes, y ver si es tan duro y te cabrea tanto como comentáis la gran mayoría. A ver si consigo convencer a alguna amiga para que también lo lea y debatir.
¡Un saludo!

Rocío CazaEstrellas dijo...

Pues no sabía lo del final, o no lo recordaa, y mira que he leído reseñas. Eso me espanta un poco. Estaba esperando a que pasara un poco el boom, pero no sé. Un besote!

Mª Ángeles Bk dijo...

Pues yo estoy deseando leerla con tan buenas opiniones aun a pesar de ese final abierto.
Besos

Sorokin dijo...

Leí el libro en versión original (The Handmaid's tale) hace ya unos años. Era el primer libro que leía de Margaret Atwood y me sacudió de arriba a abajo. No me importó que el final quedara abierto, para mí es una estratagema para implicar al lector en la historia, que se convierta de alguna forma en autor. He visto también la primera temporada de la serie. La ambientación es perfecta y el trabajo de la prota es perfecto. Lo que pasa es que el final ya no es abierto , convierte el argumento un poco en una película de aventuras. En fin, no es que esté mal, es que es diferente y parece que la Atwood ha aprobado el guión.
Por cierto, Margaret Atwood es una de las candidatas perennes al Nobel de Literatura. A ver si se lo dan de una vez
Besos

Al calor de los libros dijo...

Libros que llevan a debate siempre son interesantes.
Un abrazo

Lorena Álvarez González dijo...

Los libros están más para generar preguntas que para ofrecer respuestas, ¿no crees?
Una gran lectura la que has tenido entre manos.
Besos

Atrapada dijo...

La serie me ha encantado y ahora me arrepiento de no haber leído antes el libro y por lo que leo en tu reseña debería leerlo aunque sabiendo lo que va a pasar no me atrae mucho la idea.

Besos =)

mar dijo...

Lo leeré en Marzo en uno de mis clubes de lectura. Besinos.

Francisco dijo...

Magnífica reseña, Margari. Veo que es una novela que estå gustando mucho. Si tengo ocasión, la leeré. Besos.

Marisa G. dijo...

Vaya, se nota que la has disfrutado a tope a pesar de ese final abierto. A mí no me disgustan pero entiendo que hay historias que requieren un broche por el 'bien' del lector jeje. Yo estoy por ver primero la serie, a ver qué tal. Besos

Maria Vazquez dijo...

A mi me maravillo tanto como a ti, es un novelón. Pero comparto contigo el hecho del final abierto. Y por supuesto que la recomiendo tanto como tu. Besos

Ray dijo...

Tiene pinta de ser una de esas historias que agarran hasta la última página. De todas formas, creo que me decantaré directamente por la serie. Ya más adelante, cuando me quite de encima las que tengo pendientes. Que esa es otra, espero que la serie sea cerrada, y no infinita tipo Juego de tronos, The walking dead y similares.

Un beso ;)

Anónimo dijo...

voy a leerla este mes para un club de lectura, ya te contaré.
Un beso,
Ale.

Paseando entre páginas dijo...

Pues por la situación que presenta me parece muy interesante, pero no sé, no estoy convencida, creo que será una historia demasiado dura, y por otra parte, me han dicho que el ritmo es algo lento, así que...Pero gracias por tu reseña ;)