martes, 3 de noviembre de 2015

Leemos el Quijote (2º parte): Capítulo LXV y capítulo LXVI

Capítulo LXV:

http://bourbonstreet-porlomenix.blogspot.com.es/2015/01/reto-en-2015-leemos-el-quijote.html

En este capítulo descubrimos que el Caballero de la Blanca Luna no era otro que Sansón Carrasco.
Sabed, señor, que a mí me llaman el bachiller Sansón Carrasco; soy del mesmo lugar de don Quijote de la Mancha, cuya locura y sandez mueve a que le tengamos lástima todos cuantos le conocemos, y entre los que más se la han tenido he sido yo; y, creyendo que está su salud en su reposo y en que se esté en su tierra y en su casa, di traza para hacerle estar en ella; y así, habrá tres meses que le salí al camino como caballero andante, llamándome el Caballero de los Espejos, con intención de pelear con él y vencerle, sin hacerle daño, poniendo por condición de nuestra pelea que el vencido quedase a discreción del vencedor; y lo que yo pensaba pedirle, porque ya le juzgaba por vencido, era que se volviese a su lugar y que no saliese dél en todo un año, en el cual tiempo podría ser curado; pero la suerte lo ordenó de otra manera, porque él me venció a mí y me derribó del caballo, y así, no tuvo efecto mi pensamiento: él prosiguió su camino, y yo me volví, vencido, corrido y molido de la caída, que fue además peligrosa; pero no por esto se me quitó el deseo de volver a buscarle y a vencerle, como hoy se ha visto. Y como él es tan puntual en guardar las órdenes de la andante caballería, sin duda alguna guardará la que le he dado, en cumplimiento de su palabra. Esto es, señor, lo que pasa, sin que tenga que deciros otra cosa alguna; suplícoos no me descubráis ni le digáis a don Quijote quién soy, porque tengan efecto los buenos pensamientos míos y vuelva a cobrar su juicio un hombre que le tiene bonísimo, como le dejen las sandeces de la caballería.
La respuesta de don Antonio, al saber esto, no se hará de esperar. Y su opinión seguro que es compartida por muchos.
-¡Oh señor -dijo don Antonio-, Dios os perdone el agravio que habéis hecho a todo el mundo en querer volver cuerdo al más gracioso loco que hay en él! ¿No veis, señor, que no podrá llegar el provecho que cause la cordura de don Quijote a lo que llega el gusto que da con sus desvaríos? Pero yo imagino que toda la industria del señor bachiller no ha de ser parte para volver cuerdo a un hombre tan rematadamente loco; y si no fuese contra caridad, diría que nunca sane don Quijote, porque con su salud, no solamente perdemos sus gracias, sino las de Sancho Panza, su escudero, que cualquiera dellas puede volver a alegrar a la misma melancolía. Con todo esto, callaré, y no le diré nada, por ver si salgo verdadero en sospechar que no ha de tener efecto la diligencia hecha por el señor Carrasco. 
Sigue don Quijote desanimado y Sancho, siempre a su lado, tratará de animarle. Pero no obtendrá buenos resultados.

Capítulo LXVI:

Se inicia este capítulo con una conversación entre don Quijote y Sancho en el que debaten sobre la fortuna. ¿Viene sola o hay que buscarla?
-Tan de valientes corazones es, señor mío, tener sufrimiento en las desgracias como alegría en las prosperidades; y esto lo juzgo por mí mismo, que si cuando era gobernador estaba alegre, agora que soy escudero de a pie, no estoy triste; porque he oído decir que esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y, sobre todo, ciega, y así, no vee lo que hace, ni sabe a quién derriba, ni a quién ensalza.

-Muy filósofo estás, Sancho -respondió don Quijote-, muy a lo discreto hablas: no sé quién te lo enseña. Lo que te sé decir es que no hay fortuna en el mundo, ni las cosas que en él suceden, buenas o malas que sean, vienen acaso, sino por particular providencia de los cielos, y de aquí viene lo que suele decirse: que cada uno es artífice de su ventura.
Para Don Quijote lo importante no son los éxitos. Para él lo importante siempre es intentarlo. Y cumplir la palabra. 
Atrevíme en fin, hice lo que puede, derribáronme, y, aunque perdí la honra, no perdí, ni puedo perder, la virtud de cumplir mi palabra. Cuando era caballero andante, atrevido y valiente, con mis obras y con mis manos acreditaba mis hechos; y agora, cuando soy escudero pedestre, acreditaré mis palabras cumpliendo la que di de mi promesa.
Y siguen su camino, encontrándose incluso con antiguos conocidos. Y aprovecha Cervantes para insistir en lo importante de la educación.
... estudiar y más estudiar, y tener favor y ventura; y cuando menos se piensa el hombre, se halla con una vara en la mano o con una mitra en la cabeza.

10 comentarios:

Buscando- mi -equilibrio dijo...

Me gusta El Quijote, ya lo he comentado varias veces.
Además la considero una lectura de chimenea y vino tinto ;)
Besos.

The An5a dijo...

Venga que ya queda poco^^
Un beso<33

Laura dijo...

A ver si algún día me animo y me pongo con él, aunque con este resumen que nos haces casi casi es como si lo hubiera leído :)
Besos!

Manuela dijo...

Tengo que retomarlo...

Lesincele dijo...

Ya os queda poco ^^
Un beso!

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Ánimo con la lectura! Que ya va quedando menos, jejeje.
Besos!

Happiness life dijo...

buena entrada <3

Tizire dijo...

El final se atisba bien cerca... 1beso!

Atalanta dijo...

Ay! Qué poquito queda ya! :-)

LAKY dijo...

Ya queda menos!