miércoles, 6 de abril de 2016

Veinticuatro horas en la vida de una mujer de Stefan Zweig

Veinticuatro horas en la vida de una mujer
Stefan Zweig
Traducción de María Daniela Landa,
Acantilado, 2001

¿Usted no encuentra, pues, odioso, despreciable, que una mujer abandone a su marido y a sus hijas para seguir a un hombre cualquiera, del que nada sabe, ni siquiera si es digno de su amor? ¿Puede usted realmente excusar una conducta tan atolondrada y liviana en una mujer que, además, no es ya una jovencita y que siquiera por amor a sus hijas hubiese debido preocuparse de su propia dignidad?



Vuelve a sorprenderme Zweig por el modo tan prodigioso con el que juega con las palabras. Increíble como describe la pasión de  la protagonista. Una pasión que anulará totalmente su voluntad. Una pasión que llevará a sacrificarlo todo: su posición, su familia, su dignidad, su honor... Hubiera renunciado a todo. Por un joven desconocido. Por un joven polaco adicto al juego. Un joven con el que sólo pasará veinticuatro horas. Pero vividas con tanta pasión, con tanto ardor... Que volverá a sentirse viva. Pero será un día del que no se atreverá a hablar durante veinte años. Porque teme la condena, el rechazo, el desprecio... Porque teme que no van a entender qué le llevo a hacer lo que hizo. Porque se teme a sí misma. Porque no sabe que hubiera hecho si de nuevo se enfrentara a la misma situación...
…Si aquel hombre me hubiera abrazado y me hubiese pedido que le siguiera hasta el fin del mundo, no habría vacilado en deshonrar mi nombre y el de mis hijos; hubiera partido con él, indiferente a todas mis amistades y a todas las conveniencias sociales…, hubiera partido con él, como acaba de hacerlo Mme. Henriette con el joven francés a quien, el día antes, no conocía aún…, y no hubiera preguntado hacia dónde ni por cuánto tiempo, ni hubiera dirigido una sola mirada hacia mi pasada existencia…; y mi fortuna, mi honor, mi reputación, todo lo hubiera sacrificado por aquel hombre…, incluso me hubiese prestado a pedir limosna y probablemente no existe bajeza en el mundo que no hubiera cometido por él. Todo lo que llamamos pudor o respetabilidad entre los hombres, lo hubiera arrojado lejos de mí si él, sólo con una palabra, con un gesto, hubiese intentado llevárseme… ¡Tan seducida me sentía por él en aquellos instantes!

Increíble también como describe la adicción al juego. Es un auténtico mago de las palabras, del detalle... Detalles que pasan desapercibidos para otros autores, pero que él describe y con tanta maestría, que te deja con la boca abierta y rendida absolutamente a su talento.
Nunca (lo repito aún de nuevo), nunca había visto un rostro en el cual se reflejara tan abiertamente, tan impúdicamente, la pasión, el instinto; yo permanecía inmóvil, atraída por la locura de su expresión, tan intensamente como él lo estaba por los movimientos y los saltos de la bolita. A partir de ese momento no vi ya otra cosa en el salón; todo se me antojó vago, sordo, borroso, oscuro en comparación con el fuego que emanaba de aquel rostro; habiéndome olvidado de la gente que me rodeaba observé quizá durante una hora únicamente a aquel hombre y cada uno de sus menores gestos

 Mucha crítica a la clase burguesa de la época hay en este libro. Crítica por la doble moral con que juzgan las cosas. Si no dudan en condenar a la mujer que abandona a su familia sin conocer sus razones, no sucede lo mismo con el hombre que tira su dinero en el juego, que sólo se dedica a tirar su vida por la borda sin aportar nada en este mundo. 

Solo un defensor encontrará la protagonista de su acción. El propio narrador. 
"Encuentro más digno que una mujer ceda a su instinto, libre y apasionadamente, que no, como ocurre por lo general, engañe al marido en sus propios brazos y a ojos cerrados".
Será a él a quién revele su historia. Porque sabe que éste no va a condenarla, no va a juzgarla. Y luego será él quien nos lo cuente a nosotros. Este secreto que ha sido revelado a él en la intimidad.  Algo de traición hay por su parte. ¿O no? Y en todo momento se limitará a escuchar, a comprender.
"No veo por qué he de adoptar el papel de juez –dice-; prefiero actuar de defensor. Personalmente, me causa mayor satisfacción comprender a los hombres que condenarlos".
 Otra pequeña obra maestra de Zweig que hay que leer.

39 comentarios:

mar dijo...

Este no lo he leído así que lógicamente me lo apunto que el escritor me encanta. Gracias por la reseña. Besinos.

Marya dijo...

Creo que trata un tema bastante interesante así que a lo mejor lo leo. Un besote :)

Tizire dijo...

Un Zweig más para la lista: cómo me gusta este autor! 1beso!

albanta dijo...

TE voy a hacer caso y la voy a leer. Poco a poco voy descubriendo a este autor.

Abril no es un mes dijo...

Me lo apunto! Gracias Margari, este no lo conocía.

Maria Vazquez dijo...

Adoro a este escritor y esta novela me la recomendaros, me parece muy interesante la manera de escribir. Besos

Tatty dijo...

Solo he leído un libro del autor y este quiero leerlo desde hace tiempo
Besos

Marina Cordoba dijo...

Aun no me he estrenado con este autor, pero espero hacerlo en breve. Besos

Manuela dijo...

Me gusta muchísimo Zweig y ésta es una de las novelas que tengo en casa pendiente de lectura.
Besos.

Mª Ángeles Bk dijo...

No me he estrenado con este autor y lo tengo más que apuntado. A ver si puedo hacerlo en breve.
Besos

Francisco dijo...

Una verdadera joya literaria esta novela. Me encantó. Besos.

Mustis Lectora dijo...

Aún no he leído nada de Zweig, aunque todo lo que oigo sobre él es fantástico. Éste me lo apunto también, que con lo que nos cuentas me llama mucho la atención.
¡Besos!

Blanca dijo...

Sin duda un gran narrador. Y me gusta mucho como en tan pocas páginas profundiza en los temas que trata.
Un abrazo

Eyra dijo...

Tenía ya en casa María Antonieta y hace poco compré esta. No he leído aún ninguna pero no hay duda de que no puedo tardar mucho en estrenarme con el autor.

Un beso

Rosana Marti dijo...

El libro que hoy nos presentas, es un tema que aboga completamente el instinto de la mujer, abandonar todo por un hombre. Me resulta interesante, gracias por la reseña.

Bsssss guapa!

Buscando mi equilibrio dijo...

Es un autor que tengo pendiente porque todo lo que vais reseñando me gusta mucho.
Besos!!
Gracias por tu reseña.

Lady Aliena dijo...

Sé que me estoy perdiendo buenas obras. A ver si me pongo con el autor ya. Besos.

Isi dijo...

Ay sí, me encantó también este relato. Es que Zweig... cómo nos conoce, a nosotros, los seres humanos...

Mónica-serendipia dijo...

Siempre es un placer leer a Zweig, y además tenemos suerte de que fue bastante prolífico así que si lo vamos dosificando, podemos disfrutar de sus historias durante mucho tiempo (¡y de relectura!). Esta novela breve no la he leído todavía, pero ya caerá. Bss

Norah Bennett dijo...

Llevas toda la razón, hay que leerla. Hace mucho que no leo nada de este autor porque siempre tiene cierto aire triste pero merece la pena.
Besos

Irunesa dijo...

La he leído este finde y como tu dices otra joyita del autor!
Un beso

Marisa G. dijo...

Para mí, que soy incondicional a Zweig, es una gran obra. Poco a poco voy descubriendo más joyas como esta y me alegro que te haya gustado tanto. No es para menos. Besos

Conxita Casamitjana dijo...

Hace tiempo que tengo ganas de releer a este autor y tu reseña me ha despertado las ganas. Me pongo con él y ya te contaré.Saludos

Mere dijo...

Me gusta la figura del "arrador defensor", es muy cercana y empática con el lector. Narrador vs. the world... Hasta tiene su puntillo heróico. Es muy intensa su pasión visceral por el joven polaco y que el narrador nos hará comprender. Y aún así, me da pena de esas niñas. Me recuerda a Ana Karenina. Y la adicción al juego del muchacho no hará sino complicar más las cosas... Snif. Una, que es muy sentida ;)
Un beso, Margari. Grande, Zweig, una lectura conmovedora.

Erianod dijo...

Aun no me he estrenado con este autor, y no es por falta de ganas... ¡Hablan tan bien de él! Sin lugar a dudas, tendré esta obra en mente. Besos.

Natàlia dijo...

No me he estrenado con el autor. Lo tendré en cuenta si se cruza... Un beso ;)

Jan Soleràs dijo...

Sin duda una de mis obras favoritas de este autor, que tanto me llega con cada uno de sus libros.
Besos

Rocío dijo...

Libro que veo de este autor, libro que me llama la atención. Besos Margari

Ligaro li dijo...

Hola!
me he quedado pensando qué es lo que había leído de este autor
y yo creo que fue caleidoscopio
no descarto leer el libro, creo que me puede gustar
pero más adelante :)
Un saludo :D!!!
yeswecanreadtogether.blogspot.com

Espe dijo...

Jo, a ver si me estreno con este autor, que ya me vale...

Aglaia Callia dijo...

Ay, con Zweig no hay pierde; es, como dices, un mago de las palabras, maravilloso. Este no lo he leído, pero seguro que caerá un día de estos ;)


Besotes.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Me lo anoto, a ver si pronto le doy una oportunidad tanto a este libro como al autor.
Besos!

Atrapada dijo...

Interesante lo de esta historia sin duda pero de momento no creo que me vaya a comprar nada nuevo así que estoy reduciendo mi lista de deseos y prefiero no anotar demasiado.

Besos =)

Sara dijo...

Conocía el título, pero no sabía de qué trataba la novela. La verdad es que pinta genial, y tengo pendiente repetir con este autor, así que apuntada queda.
Besos:)

Mientras Leo dijo...

Qué bonito es y qué capacidad tiene este hombre para penetrar en el alma hunmana. Me encanta
Besos

Libros Mundanos dijo...

¡¡Hola!!
Nunca lo he descubierto a este hombre, hasta ahora... qué genial.
Somos Row y Daenerys, y te seguimos y leemos desde http://libros-mundanos.blogspot.com.es/
Muchos besitos y gracias:D

Francis dijo...

Si hay que leerla, la leeré. A mi me vasta que me la recomiendes encarecidamente y yo le doy una oportunidad¡¡ Gracias¡¡ genial reseña¡¡ un beso enorme¡¡

Shorby dijo...

Ais... cómo me gusta Zweig!
Este es uno de los que tengo pendientes suyos =)

Besotes

Ray dijo...

Antes me gustaría comenzar con Mendel el de los libros, y luego a ver qué tal.

Un beso ;)