viernes, 28 de diciembre de 2012

Oliver Twist de Charles Dickens

La obra de Dickens, como sabemos, se inscribe en el período de la historia británica conocida como victoriana. Son años de engrandecimiento del imperio colonial. Pero no es ésta la sociedad, no es éste el momento que a Dickens le gusta recoger en sus novelas. Él prefiere quedarse con la otra cara de esta historia: miseria, sordidez e injusticia son los temas más tratados en sus novelas. Toda su obra es un fiel retrato de la sociedad de su tiempo. Y la ironía será el arma que mejor use para representar esta sociedad. 

Todo esto se aprecia muy claramente en Oliver Twist. Dickens vuelve a demostrarnos que es un agudo observador de la realidad que le rodea.  Investigando un poquito acerca de la época en que vivió y en que se basó el escritor para crear esta novela, me topo con dos cosas muy importantes para entender mejor esta historia. Por un lado, Dickens se propone con esta novela hacer un alegato contra los partidarios de una ley, New Poor Law, que se aprueba en 1834, y con la que el escritor no está nada de acuerdo. Y por otro lado, no le gustaba a Dickens la moda que estaba imponiéndose en ese momento de novelas que elogiaban a los criminales, que trataban sus fechorías como si fueran grandes hazañas, que tendían a mostrar al criminal como un tipo simpático... Y la respuesta de Dickens a esta tendencia se percibe de forma muy clara también en esta novela, que pone de nuevo al criminal en el sitio donde tiene que estar. 

Oliver Twist, un pobre niño huérfano es el protagonista de esta historia. Desde que nace, su vida está marcada por la desgracia, por la pena. Su paso por los reformatorios, por el orfanato, está marcado por la miseria, por el dolor... Aprovecha Dickens para criticar ferozmente el sistema de los reformatorios, de los orfanatos, de los asilos para pobres... Nada ni nadie se libra de la brutal  e irónica crítica de este gran escritor.  No conseguirá eliminar Dickens estos sistemas en su sociedad, pero sí conseguirá poner en alerta, si conseguirá que todo el que lea su novela se dé cuenta de la hipocresía y la crueldad de este sistema. Quizás, como en muchas de sus novelas, exagera demasiado. Pero Dickens tiene claro sus intenciones y para que la sociedad se dé cuenta de cuáles son, no dudará en utilizar los medios que tiene a su alcance, ya sea la exageración, la ironía, el drama más absoluto... Un ejemplo de ello está en una escena que nos sobrecoge e indigna,cuando Oliver se atreve a pedir más comida al director del orfanato. Las consecuencias de esta petición serán fatales para nuestro protagonista y conoceremos con Oliver la peor cara de Londres: miseria, pobreza, delincuencia...

El contraste entre dos mundos es una táctica usada mucho por Dickens para remarcar las muchas diferencias que lo separan: si por un lado nos muestra las pobres condiciones en que vive la gente más desfavorecida, por otro nos muestra la riqueza y opulencia en la que vive un burgués. Y nos hace darnos cuenta de la injusticia que esto supone. Y vuelve también a Dickens a demostrarnos que es un maestro recreando ambientes, recreando personajes, cada uno con su forma de actuar, de hablar, de comportarse... Domina como nadie el continuo cambio de registros.

En defnitiva, otra novela imprescindible de Dickens, que se disfruta intensamente aunque su historia la conozcamos de memoria gracias a las numerosas adaptaciones para el cine y la televisión que ha tenido.

Sólo añadir una curiosidad más que he descubierto con este libro. Y son las ilustraciones que acompañaron al primer Oliver Twist impreso,  de George Cruikshank, el ilustrador de la mayor parte de las obras de Dickens. La que aparece en esta entrada es una de ellas. Si queréis ver más, pasad por este link.


22 comentarios:

Enzo dijo...

Me parece uno de los diez mejores escritores que ha dado la historia. La denuncia constante de la otra realidad del Imprerio Británico creo que es una de sus mejores aportaciones. Lo que me desasosiega es que sus protagonistas sean niños. Ya se que es la cruda realidad pero no lo puedo evitar.
Una buena reseña.
Besos.

Tatty dijo...

Este todavía no lo he leído y solamente he visto en una ocasión una adaptación que me gustó, el libro lo tengo en la estantería así que supongo que en algún momento caerá
besos

Anónimo dijo...

Charles Dickens es uno de mis escritores favoritos y este, en particular, ya lo he leído; pero siempre es un buen momento volver a leerlo.
Un abrazo.
¡¡¡Felices Fiestas y Próspero Año 2013, en compañía de tus Seres queridos y Amigos!!!
Un abrazo.

MaryLin dijo...

f´ijate que, si no me equivoco, este libro lo tengo en mi estanter´ia hace años y no lo he le´ido (no s´e porqu´e, la verdad).
me has dado ganas de leerlo pronto.
besotes

Maria Fuertes dijo...

Quiero leermelo para este año, con otros de Dickens.
Un saludo

Alice Wonderland dijo...

Yo no he cumplido con Dickens este año, todavía no he leído ningún libro suyo y eso que este Sant Jordi hice un monotemático suyo... A ver en el 2013. Besos.

CuEnTaLiBrOs dijo...

Gracia spor ese enlace, de Dickens se aprovecha todo, hasta en relecturas :) Besitos

Tizire dijo...

Este año he leído varias obras de Dickens y todas me han gustado mucho, por lo que este libro tarde o temprano caerá. 1beso!

Angeles dijo...

Hola!
No leído ningún de Dickens pero este se ve bien, no tiene mal pinta :D
elices fiestas

Yossi Barzilai dijo...

Hola Margari,
Este libro lo leí por primera vez siendo relativamente pequeño y pillé una llantina que me duró días. Más tarde lo releí, y me volvió a gustar mucho. Me trae buenos recuerdos. Un beso.

Shorby dijo...

He visto dos pelis, pero no he leído el libro todavía, ya me vale!!!

Besotes

mientrasleo dijo...

o leí hace un siglo y recuerdo que me encantó.
Tal vez sea hora de quitarle el polvo a esta obra y darle un repaso
Besos

Unknown dijo...

Buen link, pensar que a veces nos olvidamos lo importantes que también pueden ser las ilustraciones. Recuerdo las de una revista argentina antigua que se encuentra en mi biblioteca, pero que hasta ahora no sé de dónde sacaban tan bellas ilustraciones.

Saludos

David de observandocine.com

Mario Salazar dijo...

Este me interesa bastante, pronto lo voy a leer, es su obra capital, la que lo identifica, ya lo haré pronto sin falta. Y quería desearte un feliz año, y uno próximo mejor que el presente, lleno de sueños cumplidos. Besos.

Dorothy dijo...

Éste es uno de esos libros que aún tengo pendientes y que espero no tardar mucho en leer. Mi intención era leerlo este año, pero al final, 2012 está a punto de acabar y sigo sin leerlo.

Besos

Marisa G. dijo...

Me encantan los libros ilustrados. Este no lo he leído y ni siquiera he visto ninguna de las adaptaciones al cine pero es que me da mucha pena de Oliver y eso me impide acercarme a él. Besos

Meg dijo...

No lo he leido, espero darle la oportunidad este año. Creo que es un clásico de lectura imprescindible también. Un besazo!!

Meg dijo...

Por cierto, chulísimas las ilustraciobnes!!!

Oly dijo...

Es un libro que disfruté muchísimo, me encantó... Pero lo leí siendo niña, por lo que me he dado cuenta al leer tu reseña que pasé por alto, o no supe verlas por la edad, cosas que hoy en día apreciaría mucho más. Estoy pensando en releerlo :D
Gracias por la reseña
Besos

albanta dijo...

Tengo que ponerme con este autor.

Carm9n dijo...

Que lástima que no te apuntases a mi reto de Dickens! O lo has hecho? No lo recuerdo...
Un clásico éste también muy navideño...
Besos,

Jara dijo...

Una de los retos personales que me he marcado para este año es leer a Dickens. Conozco un montón de sus historias por el cine y la tele, pero no he leído nada suyo.
Este bien podría ser el primero.
Besos