jueves, 15 de septiembre de 2016

Hijos de Atenea de Mercedes Pinto

Hijos de Atenea
Mercedes Pinto,
Amazon, 2014 

En la Angola de 1855 nace Bahati Pasolargo, un bosquimano educado en la sabana por un misionero jesuita heterodoxo. El legado de sabiduría recibido de su amado maestro durante la infancia lo convertirá en un nativo con una formación excepcional en el África austral. Sus conocimientos comenzarán a dar fruto en la travesía que hará como esclavo en 1870 en el último barco negrero que llegó a La Habana. En la bodega del buque, en la situación más hostil e inhumana imaginable, nacerá Ojosdeagua, un niño que desde su nacimiento será el eje de la existencia del joven san. Ya en Cuba, siendo parte de las posesiones de un amo singular, el vínculo afectivo entre el muchacho y el niño forjará el destino de ambos.
La vida de los dos protagonistas encarna un gran paso en nuestra historia. Ellos, como los últimos esclavos vendidos bajo la legalidad y convencidos de que el conocimiento es la llave de la libertad, cierran una puerta que nunca debió abrirse. Bahati y Ojosdeagua representan la lucha y la superación desde la perspectiva de la sabiduría. Son Hijos de Atenea.

"Esta es mi historia, la de un hombre nacido entre las gentes más parias del planeta y vendido a los esclavistas, que gracias a su suerte y curiosa e impar educación siempre se sintió libre."
Con esta frase comienza la novela. Y resume a la perfección el contenido de la misma. Una novela dura de leer, porque la vida de un esclavo es de todo menos fácil. Y nos dolerá tanta crueldad, nos dolerá tantas injusticias, nos dolerá tanto dolor... Imposible comprender cómo hay gente que disfruta haciendo daño, que disfruta haciendo sufrir, que comete una barbaridad tras otra sin el más mínimo signo de arrepentimiento. Y duele porque sabes que situaciones parecidas realmente sucedieron. 

¿Qué salvará a Bahati? El amor. Su amor por el conocimiento, por el saber, por la educación. Será el conocimiento lo que le salve de una vida que aún podría ser peor. Entre los esclavos casi será un privilegiado, porque gracias a su educación, no se verá obligado a realizar trabajos forzados.  

El amor está presente en toda la novela y en todas sus formas. Porque también se enamorará. Y también sufrirá por este amor. Porque el amor "aparece cuando menos te lo esperas y tiene el poder de convertir el sufrimiento en felicidad y la felicidad en sufrimiento". 

De nuevo, Mercedes Pinto consigue seducirme por completo con un personaje inolvidable, como es Bahati, un personaje tratado por ella con mucho mimo, con mucho cuidado. Un personaje al que nos presenta con sus virtudes, pero también con sus defectos. Por eso, aún le queremos más. 

Y también nos regala una historia que nos va a resultar muy dura de leer, pero al mismo tiempo, muy fácil. Porque nos va a resultar imposible abandonar a Bahati en su camino. Porque nos conquista con sus sed de conocimiento, con su sed de vida. Grandísima historia de superación la que nos ofrece Mercedes Pinto con Hijos de Atenea.


31 comentarios:

Ana Trapote Muñoz dijo...

De momento no me llama la atención.
Besos!

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Que buena pinta tiene este libro. La verdad es que no lo conocía, pero me llama mucho la atención. Lo buscaré para leerlo muy pronto.
Besos!

Natàlia dijo...

No me llama demasiado esta vez. Un beso ;)

Tatty dijo...

Me gusta mucho el estilo de Mercedes y esta novela aún no la he leído pero la tengo pendiente
Besos

albanta dijo...

Esta aún no la he leído pero lo haré.

Inquilinas Netherfield dijo...

Menuda pintaza tiene el libro... No me he estrenado todavía con Mercedes Pinto (formamos parte de la lectura conjunta de "Cartas a una extraña" pero será mi compi MB quien lo lea), así que lo mismo empiezo yo con este. Una reseña estupenda :)

¡Besote!

Eyra dijo...

Lo tengo apuntado porque me encanta Mercedes pero antes tengo que leer "Mensajes desde el lago" que ya tiene hueco y está en la línea de salida.

Un beso guapa!

Irunesa dijo...

Este es el único de mercedes que me queda por leer... y se me ha quedado atrás. A ver si algún día le hago un hueco!
Besos

Manuela dijo...

No me apetece ahora mismo este tipo de historia.
Besos.

Lesincele dijo...

Pues no me disgusta, este tipo de historias me gustan. La tendré en cuenta
Un beso!

Rosana Marti dijo...

Parece interesante, aunque tengo un lista casi interminable, en un futuro espero no muy lejano la pueda leer.

Besitos guapa y feliz día:))

Mª Ángeles Bk dijo...

A mi me parece muy atrayente la historia y la tengo pendiente hace bastante tiempo así que me has servido de refresco.
Besos

Norah Bennett dijo...

Tengo la impresión de que esta mujer carga mucho las tintas con lo trágico. Eso me echa hacia atrás y no acabo de animarme a leerla.
Besos

mar dijo...

No he leído nada de la autora así que me lo apunto. Besinos.

Isa dijo...

Me apetece leer algo de Mercedes Pinto pero este en concreto no me atrae.

Rocío dijo...

Hace tiempo que no leo a esta autora pero este no me acaba de llamar. Un beso

Sky dijo...

¡Hola! Me gusta tu blog, está chulo (:
Ya te sigo, ¿me sigues? te dejo mi blog: http://mylifeinsimplelittlewords.blogspot.com.es/
Kisses (:

Mientras Leo dijo...

Esta vez no me termina de convencer, demasiado intenso me parece
Besos

Trescatorce dijo...

Tiene pinta de ser una lectura difícil, con poso. Me cuesta mucho leer este tipo de libros porque me enerva la crueldad, el creernos (algunos) será humanos por encima de otros y con derecho sobre sus vidas solo por el color de piel. Y no nos engañemos, la esclavitud se abolió pero no las barbaridades, algunas infamias siguen sucediendo hoy día.
¿Lo ves? No lo he leído y ya me estoy encendiendo... De momento lo dejo pasar, aunque lo guardaré en la memoria por si me apetece enfadarme algún día.
¡Besotes!

Happiness life dijo...

Buenaaas! no creo que me anime pero gracias por la reseña <3

Roli Rodríguez dijo...

Suena bastante interesante, me llama mucho la atención. Muy buena reseña por cierto ;)

Francisco dijo...

La tengo pendiente de lectura. Está claro que uno de los puntos fuertes de Mercedes Pinto es el carisma de los personajes que crea. Besos.

Conxita Casamitjana dijo...

No he leído nada de esta autora pero a pesar de la dureza que se intuye me gusta que lo que salva al protagonista según tus palabras es el amor: por el conocimiento, el saber, la educación...Ese amor presente como dices en todas sus formas y su poder en situaciones tan terribles como las de la esclavitud.Lo apunto en mi lista.
Se percibe en tus letras que te ha gustado.
Saluditos

U-topia dijo...

Pese a la dureza que señalas, no podría ser de otra manera, qué bonito lo que explicas de Bahati, un personaje que tiene que cautivar con esa sed de conocimientos que hoy resulta tan escasa por desgracia.

No conocía tampoco a la autora, así que gracias por dármela a conocer.

Un fuerte abrazo!!

CuEnTaLiBrOs dijo...

A mi la dureza no me echa atrás, parece que el personaje de Bahati es digno de conocer, habrá que tenerlo en cuenta.
Besos

Jaime Ariza dijo...

Hola!!! aunque como dices es una historia dura, creo que le daré una oportunidad porque pinta bien. Gracias por la reseña
Un abrazo

Anuca dijo...

Me encanta Mercedes y sé que, poco a poco, irán cayendo en mis manos todas sus historias.
Un besin

Estoy entre paginas dijo...

No me animo a leerlo, no me llama mucho, saludos.

Shorby dijo...

Todavía no he leído a esta autora, a ver si me pongo las pilas =)

Besotes

bibliobulimica dijo...

es una autora que aún no he leído.

Preciados Momentos dijo...

No me llama la verdad, no es mi tipo de libro!
pero gracias por la reseña!
besos