miércoles, 26 de marzo de 2014

Allí donde el viento espera de Maia Losch

2013

Ana, hija de judíos polacos emigrados a Uruguay poco antes de la Segunda Guerra Mundial, ha avanzado por la vida desconectada de su pasado, sus raíces y sus más íntimas necesidades, hasta que un pequeño accidente y una crisis nerviosa la fuerzan a repasar todo aquello que había dejado apartado en algún rincón de su mente. A partir de ese momento, esta mujer insegura e indecisa se verá obligada a plantearse quién es y quién desea ser, y a hacerse cargo del rumbo de su vida en plena cincuentena.
Allí donde el viento espera —ambientada entre Uruguay, España e Israel— es una novela acerca de las dudas e incertidumbres que acechan en algún momento de la vida y de cómo incluso un pasado que no nos pertenece puede perfilar nuestras vidas y nuestra identidad.
Una historia íntima, sencilla, llena de sentimientos, de emociones, de las que parece que no, pero te va llegando, te va calando. Y cuando terminas de leerla, ya Ana se ha hecho un huequito en tu memoria. 

Y no tiene nada de especial Ana. Quizás por eso nos gusta tanto. La suya es una historia más. Podría ser la historia de tu vecina, de la dependienta que ves todos los días, de esa persona que crees que tiene una vida sencilla pero feliz. Pero si un día empiezas a hablar con ella, resulta que hay mucho más. Que la felicidad es solo una apariencia. Que su vida de sencilla tiene poco. Y eso es lo que hace Maia Losch con Ana en este libro. Ahonda en las profundidades de su alma para explicarnos su vida, sus pensamientos, sus sentimientos, sus reflexiones...

Conoceremos a Ana, que llega a los cincuenta años sintiéndose sola. Sintiendo que todos los años que han pasado no le han servido de nada. No le han aportado nada. Se siente vacía. Su matrimonio es una rutina más en su vida. El amor ya se ha apagado. Si es que alguna vez lo hubo. Es la fuerza de la costumbre lo que hace que sigan juntos. Nada más. 

Cuando Ana decide tomar las riendas de su vida y empezar a actuar en vez de ser una mera espectadora, será el momento en que vuelva a conocer el amor. Será el momento en que no solo su alma, sino también su cuerpo vuelva a despertar. Pero algo no marcha bien en su interior. Y ese algo saldrá hacia fuera en forma de crisis nerviosa. Y para descubrir los motivos de esa crisis, Aná tendrá que recordar su pasado. Un pasado que hace que la comprendamos mejor. Que justifica mucho su comportamiento y las decisiones que ha tomado en su vida hasta ese momento. 

Volverá Ana a su infancia. Y recordará a sus padres, en especial a su madre. Una madre a la que nunca perdonó que la abandonara pronto, que huyera, que se suicidara. Una madre que no fue capaz de adaptarse a la vida en Uruguay, país en el que se refugió huyendo de la Alemania nazi, por su condición de judía.  La tristeza siempre estará presente en la mirada de la madre de Ana, en sus gestos... Y no es hasta su madurez cuando Ana será capaz de comprender a su madre, de perdonarla. Y no será hasta su madurez cuando Ana será capaz de aceptar sus orígenes. 

Narrada en primera persona, Ana nos lo cuenta todo a medida que recuerda. Son sus sentimientos, sus pensamientos, sus emociones, sin intermediario alguno. Es ella la que desnuda su alma, delante nuestra. Y nos remueve, nos cala, nos llega. 

En definitiva, un libro breve y que se hace más breve aún gracias a la exquisita prosa de Maia Losch. Un auténtico placer descubrir a esta autora, tanto por su calidad literaria como por su capacidad para tocar nuestras emociones. 



31 comentarios:

Raquel Campos dijo...

Hola, no conocía la novela ni a la autora, pero me ha gustado mucho tu reseña y el libro para interesante, me lo anoto para una posible lectura!!

Besos!!

Marya dijo...

No he leído nunca nada de la autora pero la tendré en cuenta a partir de ahora. Un besote :)

Marya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aglaia Callia dijo...

¡Hola Margari! Esta novela es todo un descubrimiento, no sabía nada de ella y me la llevo bien anotada; gracias por la recomendación.

Besos.

Espe dijo...

Pues no conocía a esta autora, pero sí que parece todo un descubrimiento.

Pilar González dijo...

Yo tampoco la conocía pero habrá que tenerla en cuenta. Un beso

Jara dijo...

Creo que me va a resultar fácil entender e identificarme con Ana, sentir con ella y emocionarme con su historia. Bien apuntada me la llevo.

Besos

Isi dijo...

Lo tengo en el punto de mira, aunque todavía no he decidido si leerlo o no. Me alegra ver que te ha gustado tanto; la verdad es que el argumento promete, y ya veo que colma las expectativas de los lectores.
Besotes!!

albanta dijo...

La tengo pendiente en el lector.

Judith dijo...

Hola!!
Conocí la novela y a la autora hace poco y la verdad que la trama me atrapo de inmediato ya que soy de Uruguay y por aquí se han vivido historias muy parecidas, justamente mi abuelo se vino de Polonia por la guerra.
Me gusto la reseña y espero poder leerla pronto!
Besos

Laura dijo...

Pues gracias por darnos a conocer esta escritora y esta novela. Apuntada queda :)
Besos!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Qué bonita reseña, la tengo en el lector esperando turno, me gustan mucho estas historias de gente corriente pero que llegan al lector. Parece que Ana tiene por contarnos y si dices que está bien escrita, mucho más.
Besos

Yossi Barzilai dijo...

Lo mejor de los blogs es lo que acaba de ocurrir: en la vida me hubiera fijado en una novela así pero aquí estoy apuntándola en el cuaderno, sé que voy a pasar un rato muy agradable leyéndola. Besos :)

L.I.M dijo...

No conocía la novela ni a la autora pero me gustan los "trocitos de vida", que es como llamo.yo a las novelas protagonizadas por personajes normales y corrientes como cualquiera de nosotros o de nuestro alrededor. La tendré en cuenta que veo que te ha gustado.
besos

Carmen Forján dijo...

Ni conocía la obra ni a la autora pero gracias por la presentación. O mucho me equivoco o creo que me gustará...
Besos,

Meg dijo...

Elegí un título por un sorteo de la editorial, pero no recuerdo si era este, desde luego el ojo se lo tenía echado, esta historia es de las que me gustan, tomo nota. Un beso!

Hojas de Alisio dijo...

Me lo anoto. Tu reseña me ha gustado mucho.

Un besazo y gracias !!!

Lara del Cofre dijo...

Qué buena pinta, aunque parece un poco triste, así que para ahora mismo no me lo apunto, necesito historias más ligeritas!! Besazos!!!!

Ana Blasfuemia dijo...

A mi me gustan las historias de personajes reconocibles, que te permiten reconocerte en ellos. La buena noticia es que este libro lo tengo también (grancias a sinerrata y a Mónica), sólo es cuestión de tiempo que caiga...

Besos

Mientras Leo dijo...

Oye, qué bonito lo has contado. Estoy deseando ponerme con él.
Besos

••I♥[Dolo]♥I•• dijo...

La verdad es que pinta muy bien y mejor como
lo pones.
Un beso.

Buffy dijo...

Aunque lo pones muy bien... no sé, no soy muy fan de los libros ambientados en la Segunda Guerra Mundial. Me entristecen.
Un beso

Tatty dijo...

No conocía esta novela pero por lo que cuentas creo que me gustaría, este tipo de historias las suelo disfrutar
Besos

Maia L.B. dijo...

Margari, vengo personalmente a agradecerte la reseña. Me hace muy feliz saber que la has disfrutado. Ahora me encuentro escribiendo la segunda. Me encargaré de que te llegue cuando esté publicada y espero que te guste tanto o más que Allí donde el viento espera. Un abrazo, Maia

Tizire dijo...

No parece una mala historia, pero con tantas cosas por leer, me cuesta hacerle hueco. 1beso!

Anabel Botella dijo...

No había leído nada sobre esta novela ni tampoco reseñas. Me has picado la curiosidad. Si me la encuentro tal vez le dé una oportunidad.
Besos :D

Laurita lectora dijo...

Hola, me gusta tu reseña, la historia parece muy interesante y la temática sin dudas es la que me gusta, lo apunto para ver si lo encuentro por ahí, abrazo.

Marisa G. dijo...

Me tienta mucho este libro!! Besos

Pinkiland dijo...

No lo conocía, lo anoto : )
Besosss

Mere dijo...

Una mujer normal, como nosotras, que trata de encontrarse a si misma en medio de su rutina diaria. Ese tremendo vacío, la crisis nerviosa y por fin el gran salto hacia adelante. Me gusta porque todos tenemos nuestros altibajos, nuestras dudas, nuestras espinas clavadas... Podría pasarnos a cualquiera. Claro que el exilio y sus orígenes influirán en esa búsqueda y la hace aún más apasionante.
Me gusta conocer a Ana, Margari, gracias por presentármela :) Un beso

Angela Leon dijo...

Pues no había oído nombrar ni a la lectura ni a la autora. Me gusta lo que cuentas, así que me la llevo.

Bs.