lunes, 7 de septiembre de 2015

Leemos el Quijote (2º parte): Capítulo XLIX y capítulo L

http://bourbonstreet-porlomenix.blogspot.com.es/2015/01/reto-en-2015-leemos-el-quijote.html


Capítulo XLIX:

Sancho sigue sorprendiendo con la sensatez que parece demostrar gobernando su ínsula.
"...y no se burle nadie conmigo, porque o somos o no somos: vivamos todos y comamos en buena paz compaña, pues, cuando Dios amanece, para todos amanece. Yo gobernaré esta ínsula sin perdonar derecho ni llevar cohecho, y todo el mundo traiga el ojo alerta y mire por el virote, porque les hago saber que el diablo está en Cantillana, y que, si me dan ocasión, han de ver maravillas. No, sino haceos miel, y comeros han moscas."
Este capítulo es un fiel reflejo de la sociedad de la época. Una época de crisis económica, al no haberse sabido administrar todo el oro procedente de América. Una época en la que los labradores empiezan a aspirar a poder vivir igual que los ricos. Sancho es un ejemplo de esto. Una época en la que el juego es ya un problema. Y donde hay gente que quiere aprovecharse del trabajo o de la suerte de otros.

-Lo que se ha de hacer es esto -respondió Sancho-: vos, ganancioso, bueno, o malo, o indiferente, dad luego a este vuestro acuchillador cien reales, y más, habéis de desembolsar treinta para los pobres de la cárcel; y vos, que no tenéis oficio ni beneficio y andáis de nones en esta ínsula, tomad luego esos cien reales, y mañana en todo el día salid desta ínsula desterrado por diez años, so pena, si lo quebrantáredes, los cumpláis en la otra vida, colgándoos yo de una picota, o, a lo menos, el verdugo por mi mandado; y ninguno me replique, que le asentaré la mano.
 Desembolsó el uno, recibió el otro, éste se salió de la ínsula, y aquél se fue a su casa, y el gobernador quedó diciendo:

-Ahora, yo podré poco, o quitaré estas casas de juego, que a mí se me trasluce que son muy perjudiciales.

-Ésta, a lo menos -dijo un escribano-, no la podrá vuesa merced quitar, porque la tiene un gran personaje, y más es sin comparación lo que él pierde al año que lo que saca de los naipes. Contra otros garitos de menor cantía podrá vuestra merced mostrar su poder, que son los que más daño hacen y más insolencias encubren; que en las casas de los caballeros principales y de los señores no se atreven los famosos fulleros a usar de sus tretas; y, pues el vicio del juego se ha vuelto en ejercicio común, mejor es que se juegue en casas principales que no en la de algún oficial, donde cogen a un desdichado de media noche abajo y le desuellan vivo. 
También hay cierta crítica a la mujer que no se conforma y quiere ver mundo....

-No se ha perdido nada -respondió Sancho-. Vamos, y dejaremos a vuesas mercedes en casa de su padre; quizá no los habrá echado menos. Y, de aquí adelante, no se muestren tan niños, ni tan deseosos de ver mundo, que la doncella honrada, la pierna quebrada, y en casa; y la mujer y la gallina, por andar se pierden aína; y la que es deseosa de ver, también tiene deseo de ser vista. No digo más.

Capítulo L:

Descubrimos quienes fueron quienes apalearon a nuestro pobre don Quijote y a la dueña. No fueron otras que  la duquesa y Altisidora, quienes se enfadaron cuando vieron que la dueña se estaba yendo de la lengua.

La duquesa, para seguir con la burla, le encarga al paje que ya anteriormente había hecho de Dulcinea,  que acuda al pueblo de Sancho para presentarse ante Teresa, su mujer, con una carta en la que alababa los méritos de Sancho como gobernador  y unos regalos. Lo cierto es que Sancho está sorprendiendo a todos. Creían que iban a poder burlarse tranquilamente de él, por su analfabetismo e incultura. Pero él, utilizando su lógica, su sabiduría popular y su fe cristiana, está demostrando ser un gobernador justo. 

A través de Teresa también conoceremos cómo era la vida en el pueblo. Y también nos sorprenderá, como Sancho, por el uso de abundantes refranes.
-Yo no puedo creer sino que todos los deste linaje de los Panzas nacieron cada uno con un costal de refranes en el cuerpo: ninguno dellos he visto que no los derrame a todas horas y en todas las pláticas que tienen.

13 comentarios:

Mientras Leo dijo...

Va viento en popa esta lectura. Ya es vuestro
Besos

Lady Aliena dijo...

Qué constantes que sois. Yo me hubiera aburrido hace mucho. Un beso.

Anabel Botella dijo...

Qué hombre tan lúcido era Cervantes. Parece que hay ciertas cosas que no cambian con el paso de los años.
Besos :*

Anabel Botella dijo...

Qué hombre tan lúcido era Cervantes. Parece que hay ciertas cosas que no cambian con el paso de los años.
Besos :*

Mª Ángeles bookeandoconmangeles dijo...

De verdad que os admiro por la constancia. Yo en estos momentos no me podría poner con el Quijote.

Besos

Manuela dijo...

Yo no digo nada ya... Lo he abandonado, a ver cuándo lo retomo.
Besos.

The An5a dijo...

Ya os queda poquito^^
Un beso<3

Yossi Barzilai dijo...

Yo de ti publicaba estas entradas en un libro.... el Quijote comentado por Margari... lo digo muy en serio ;) Besos.

Pinkiland dijo...

Hola guapísima!! Ya ando por aquí!!!!
Un besazo :D

Francis dijo...

Admiro tu constancia.... ya queda menos y otro reto conseguido¡¡¡¡
un beso enorme¡¡¡

Claudia Green dijo...

¡Ya te tiene que quedar poquito! Y menos mal que lo vas comentando poco a poco, porque me imagino lo que tiene que ser hacer una reseña completa de El Quijote... xD

Atrapada dijo...

Veo que sigues con tu reto, yo tan solo leer los fragmentos que pones y ya me cuesta, se nota la diferencia de época y me atranco leyendo la verdad, sería para mí un gran esfuerzo leerlo.

Besos =)

Jesús dijo...

Aún queda trayecto, pero el final ya se va dejando acariciar. ¡Adelante! Muchos besos.